Novorussia

La culpa del estado-nación

08.09.2016

Parece que en este Año de Nuestro Señor de 2016 el conflicto de la Nueva Rusia se ha congelado. Ya no importa demasiado para los medios, para unos medios que se apresuraron a montar un circo en el que personajes tan expertos en provocar guerras –y por ende, tan siniestros- como John McCain, John Kerry, Hillary Clinton o Bernard Henry-Lévy fueron máximos protagonistas. Un tema del que casi nadie sabía y, de la noche a la mañana, surgieron expertos por doquier en las interminablemente histéricas tertulias televisivas. Por supuesto, el pseudoanálisis estaba fácil: La culpa de todo la tenía Rusia, que había invadido una pacífica y modélica nación ucraniana que quería formar parte de la gran civilización que ofrecen la Unión Europea y la OTAN a toda costa.