WikiLeaks: "EE.UU. financió el ataque de los 'papeles de Panamá' contra Rusia y Vladímir Putin". EEUU buscaría ser el “gran Paraíso fiscal”

Jueves, 7 Abril, 2016 - 11:00

Tal como publicó Elespiadigital.com el pasado martes (ver: El identificativo #PanamaPapers de la “investigación” de los papeles de Panamá pertenece a un agente del Departamento de Estado norteamericano que recibió más de 6 millones de dólares para sus “actividades”), el escándalo desatado por la revelación de los así llamados 'papeles de Panamá', que relacionan a varios líderes mundiales con empresas opacas, fue organizado por la organización Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), así como por el fondo de Soros, según ha comunicado WikiLeaks.

"El ataque de los 'papeles de Panamá' contra Putin fue organizado por la OCCRP, tiene como objetivo Rusia y los países de la URSS y fue financiado por la USAID y Soros", ha anunciado WikiLeaks en su cuenta de Twitter.

Asimismo, el portavoz de WikiLeaks, el periodista de investigación islandés Kristinn Hrafnsson, ha pedido que los 'papeles de Panamá' se publiquen por entero para que sean accesibles al público. Los documentos "deberían ser accesibles para el público general, de tal forma que cualquier persona, y no solo el grupo de periodistas que trabajan con los datos, pueda estudiarlos", sostiene Hrafnsson citado por 'Belfast Telegraph'.

"La OCCRP estadounidense puede hacer un buen trabajo, pero el hecho de que el Gobierno de EE.UU. financiara directamente el ataque contra Putin con los 'papeles de Panamá', socava gravemente su integridad", ha comunicado WikiLeaks en otro de sus mensajes. "El Gobierno estadounidense financió la historia del ataque de los 'papeles de Panamá' contra Putin a través de la USAID", ha agregado WikiLeaks en otro mensaje.

El domingo pasado, se produjo la filtración masiva de los llamados 'Papeles de Panamá' –documentos financieros sobre paraísos fiscales– que han revelado la vinculación de 12 jefes de Estado y numerosas personalidades de ámbitos políticos, culturales y deportivos a sociedades opacas. Aunque el nombre de Vladímir Putin no aparece en ninguno de los documentos, muchos medios occidentales se han centrado en el presidente ruso como la principal revelación.

"Hemos entrado en la última fase peligrosa de una campaña concertada de los medios de comunicación dirigida contra Rusia en general y en particular contra Putin", ha dicho el escritor y periodista estadounidense Robert Bridge en su artículo para RT. Según él, podría tratarse de "otro patético intento de arruinar la reputación del líder ruso".

El escándalo de los paraísos fiscales redirigirá billones de dólares a EE.UU. ¿Objetivo conseguido?

Tras la polémica de los 'Papeles de Panamá', el fenómeno de los paraísos fiscales no va a desaparecer, siendo únicamente redirigidos los flujos financieros.

El escándalo de los llamados 'papeles de Panamá' es un intento de redirigir los grandes flujos financieros de las zonas 'offshores' o paraísos fiscales hacia EE.UU., sostiene el periodista y experto financiero alemán Ernst Wolff en una entrevista a Sputnik. Según Wolff, el hecho de que las filtraciones no afecten a ninguna empresa estadounidense, podría indicar que el escándalo es parte de una estrategia del país norteamericano.

"Lo que está sucediendo ahora es que EE.UU. está tratando de 'secar' ciertos paraísos fiscales para presentarse a sí mismo como el nuevo y mayor paraíso fiscal del mundo", afirma el periodista. Anteriormente, Washington logró socavar el principio del secreto fiscal en Suiza, que actualmente está obligada a proporcionar a EE.UU. los datos de ciudadanos estadounidenses.

Billones de dólares distribuidos

Mientras tanto, en territorio estadounidense está vigente un secreto bancario ilimitado y los Estados de Nevada, Dakota del Sur, Wyoming y Delaware son "paraísos fiscales absolutos", explica Wolf, añadiendo que tras este escándalo multitud de individuos y corporaciones retirarán sus fondos de las compañías 'offshore' para redirigirlos a los dos primeros Estados.

"En estos 'offshores' hay distribuidos alrededor de 30-40 billones de dólares. Y EE.UU., claramente, está interesado en redirigir estos fondos a su país", ha indicado.

La revelación de los llamados 'papeles de Panamá', la filtración masiva de documentos financieros sobre empresas en paraísos fiscales, se convirtió rápidamente en el tema principal de la actualidad informativa de todo el mundo. Según los materiales descubiertos, 11 millones y medio de documentos procedentes del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca, doce jefes y exjefes de Estado, así numerosas figuras del ámbito político, cultural y deportivo de diferentes países, estarían vinculados a empresas en paraísos fiscales. En un mensaje en Twitter, el exempleado de la CIA Edward Snowden ha calificado la revelación como "la mayor filtración en la historia del periodismo de datos".

¿Por qué EE.UU. es el patio de juego del dinero sucio mundial?

Al igual que Panamá, Washington no comparte los estándares internacionales contra la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

En medio de las revelaciones de los 'papeles de Panamá', una característica asemeja al país centroamericano con EE.UU.: ninguno de los dos se sumó al compromiso de compartir información impositiva con las autoridades de otras naciones, como sí firmaron casi un centenar de Estados que respaldan los estándares propuestos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Por ello, la representante de la organización anticorrupción Testigo Global Stefanie Ostfeld advirtió tras la revelación de Panamá que EE.UU. también es una "jurisdicción secreta" al igual que varios países del Caribe. "EE.UU. es el patio de juego del dinero sucio del mundo", aseguró.

No en vano, el rechazo de Washington a aceptar las propuestas de la OCDE se convirtió en un atractivo para quienes necesitan de paraísos, como los estados de Nevada o Dakota del Sur, para ocultar dinero a sus gobiernos, publicó el portal Bloomberg.

Tal es el rol de EE.UU. como lugar de lavado de dinero y evasión de impuestos que hasta las cámaras del Congreso presentaron proyectos de ley para conocer a los verdaderos propietarios de las empresas registradas en su país.

En la misma situación que EE.UU. se encuentra Panamá ya que, aunque en noviembre pasado aceptó sumarse a los estándares de la OCDE, las condiciones que puso marcaron un debilitamiento de su posición. Con todo, una gran cantidad de capitales aún se instalan en este paraíso fiscal. "La oficina en Panamá estuvo muy ocupada porque numerosas personas están mudando su domicilio de las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán a Panamá", expresó Alice Rokahr, presidente de Trident (uno de los principales proveedores de servicios en paraísos fiscales), de Dakota del Sur.

En consecuencia, en febrero pasado, la OCDE eliminó a Panamá de la lista de jurisdicciones comprometidas con compartir información.

Además, mientras la OCDE presiona a algunos países y los acusa de permitir que se "escondan fondos 'offshore'" y que no paguen impuestos, EE.UU. no es mencionado en sus declaraciones y sigue operando con libertad gracias su "poder político", tal como denunció Bruce Zagaris, abogado especialista en temas impositivos internacionales y en regulaciones sobre lavado de dinero.

Una mujer celosa o un nuevo Snowden: ¿Quién está detrás de 'la mayor filtración de la historia'?

El Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación ha revelado de todo, menos lo más importante: ¿cómo y de dónde aparecieron los 'papeles de Panamá'?

Según los periodistas, los llamados 'papeles de Panamá' —una filtración masiva de documentos financieros sobre empresas en paraísos fiscales procedentes del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca— primero los consiguió el periódico alemán 'Suddeutsche Zeitung', que después se los facilitó al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

El conocido asesor financiero Kenneth Rijock afirma que la filtración de los datos no fue consecuencia de la acción de unos piratas informáticos, sino a través de una antigua empleada de Mossack Fonseca que tenía acceso a esa información y, supuestamente, mantenía una relación íntima con uno de los socios del despacho de abogados. Según indica Rijock, la pareja terminó "mal" y la empleada decidió "vengarse" haciendo públicas las listas de clientes del despacho y otros datos relacionados.

Los materiales descubiertos, que incluyen 11,5 millones de documentos procedentes de Mossack Fonseca, indican que 12 jefes y exjefes de Estado y numerosas figuras del ámbito político, cultural y deportivo de diferentes países podrían estár vinculados a empresas con sede en paraísos fiscales.

Esta filtración proporciona datos sobre las supuestas actividades financieras de 128 políticos y cargos públicos de diferentes países, entre quienes se encuentran el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson; el rey de Arabia Saudita, Abdalá bin Abdelaziz al Saúd; el presidente de Argentina, Mauricio Macri; el actual presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko; o el presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Khalifa bin Zayed bin Sultan Al Nahyan. También los ex primeros ministros de Georgia, Jordania y Catar; un antiguo vicepresidente de Irak, un exemir catarí, un expresidente de Sudán y el condenado ex primer ministro ucraniano, Pavel Lazarenko.

Sin embargo, ninguna parte implicada ha confirmado la autenticidad de los documentos  de manera oficial. Además de Panamá, las autoridades de Australia, España y Francia también han prometido analizar los informes filtrados e investigar los posibles delitos.

Además, varios comentaristas aseguran que muchos de los vinculos destacados en la investigación son muy vagos y no incriminan de manera directa a ninguna figura, pese a lo que pretenden los autores de las filtraciones.

Por su parte, el bufete Mossack Fonseca considera que la acción de los periodistas infringe la ley y tacha la publicación de estos materiales de "crimen" y "ataque" contra Panamá.

Análisis: ¿Quién filtró los Documentos de Panamá?

Por Mark Maguire

La fuga de los documentos de Panamá es la mayor filtración de información que el mundo ha visto. Los 11.5 millones de documentos liberados superan a Wikileaks por un margen considerable. No sabemos quién está detrás de la fuga, pero dada la magnitud de la filtración y los medios sofisticados y encubiertos por el cual la información se ha pasado a la Süddeutsche Zeitung excluye la posibilidad de que esto sea obra de un rebelde solitario: este es una operación llevada a cabo a escala industrial y con propósitos específicos.

Es evidente que la liberación de los documentos es un ataque a Mossack Fonseca, que está acusado de lavado de dinero y ayudar a la élite y ricos del mundo para evadir impuestos. Esto puede parecer un loable objetivo contra la existencia de empresas "en alta mar" para eludir las normas nacionales e internacionales en materia de impuestos y propiedad financiera. Tales normas se constituyen para garantizar que los responsables de la riqueza pagan las cantidades prescritas de los ingresos fiscales a las autoridades competentes y para asegurar que el producto de la actividad criminal no puede ser lavado para beneficiar a los delincuentes.

Lo que es evidente a partir de la publicación de los documentos de Panamá es que Mossack Fonseca está fuertemente implicada en ambas actividades; por lo que parece ser un asunto de interés público global que sus actividades serán expuestas y restringidas. Sin embargo, para este tipo de trabajo ético sea legítimo debe ser aplicado a todos los delincuentes sin favoritismos; nunca deben ser selectivos y apuntar a algunos malhechores, mientras se ignoran a otros. Eso parece ser un supuesto indiscutible para la mayoría.

Pero está claro a partir de los informes revelados  que hay un sesgo enorme e improbable en lo que se expone sobre los papeles de Panamá: los objetivos principales parecen ser la jerarquía política de Rusia y su establishment; las naciones BRICS están fuertemente representadas también; los líderes chinos y de otras numerosas bestias negras de los Estados Unidos también están presentes. De mayor interés es la ausencia en la lista de todos y cada uno de los políticos de Estados Unidos de la lista y no hay un solo  multimillonario estadounidense. Dado que EEUU es la nación con el mayor número de millonarios en dólares per cápita sería razonable esperar que los ciudadanos estadounidenses tendrían un peso considerable en la lista; como los políticos estadounidenses son los legisladores del país más rico del mundo (la mayoría del Congreso son ahora millonarios y la riqueza media de un senador es de $ 2,5 millones). Sería de esperar que tuvieran una gran presencia en los dichosos papeles. Pero no están.

De hecho, su ausencia es sorprendente. Los EE.UU. sale indemne del informe y por lo tanto, hay que suponer que, o bien los EE.UU. es un país notablemente no corrompido y honesto en estos asuntos o el principal motivo de la publicación de los documentos de Mossack Fonseca es para favorecer la perspectiva política de los Estados Unidos. Hay algunas excepciones: un puñado de aliados aparentes de Estados Unidos han sido incluidos entre los documentos publicados, pero estos: 1) brillan por su rareza y 2) son generalmente en tercera persona, en lugar de estar implicados directamente. También puede conjeturarse razonablemente que como es axiomático en las operaciones de inteligencia, se disponen los daños colaterales para dar cobertura a su fuente, por lo que un elemento menor de autoincriminación es inevitable en este caso.

Puede haber un gran número de gobiernos y autoridades financieras internacionales, así como de organismos encargados de hacer cumplir la ley, que desearían atacar este mundo crepuscular del lavado de dinero y evasión de impuestos,  pero pocos son los que tienen la capacidad de penetrar en el mundo  secreto y extraordinariamente enrevesado de organizaciones como Mossack Fonseca, cuyo negocio es  secreto y altamente descentralizado.

De hecho, sólo una poderosa entidad de inteligencia con amplios recursos y tecnología de vigilancia tiene la capacidad de llevar a cabo una operación de este tipo. Es indudable que existe una creciente ola de intolerancia internacional hacia las elites ricas que tratan de ocultar su riqueza y evitar el pago de impuestos tal como la mayoría de los ciudadanos están obligados a hacerlo, pero estos principios deben aplicarse por igual a todos y han de ser justos. La ausencia completa de las elites estadounidenses - y casi todas las élites occidentales - a partir de los documentos sugiere que la liberación es altamente selectiva y parcial en su naturaleza. Eso en sí mismo establece una señal de alarma y sugiere que el motivo es sólo parcialmente el de un asalto al mundo offshore.

Entonces, ¿cuál es el verdadero motivo de la liberación de los documentos de Panamá? A partir de sus efectos y de la atención que se ha tomado para mantener alejadas a las élites occidentales de la lista, se debe suponer que su propósito principal es socavar la oposición a los EE.UU. y para distraer la atención de las actividades de la Alianza Occidental. Suponiendo que los documentos de Panamá sean una operación patrocinada por la CIA, la gran pregunta es: ¿una operación que consiste en la exposición de no menos de 11 líderes de países soberanos tienen cobertura política y están autorizadas? Es de suponer que dicha cobertura requeriría la autorización de la más alta dirección política y sería una fuente de gran preocupación si un organismo de inteligencia fuera capaz de llevar a cabo una acción de este tipo sin ese control político.

El Espía Digital