Los demócratas imputan a Donald Trump cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso

12.12.2019

Los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes desvelaron hoy los dos cargos formales de imputación del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump: abuso de poder y obstrucción al Congreso.
En el primero de ellos se acusa a Trump de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional; y por el segundo por obstruir los intentos de investigación del Congreso, dijo Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara baja.
«Nuestro presidente ostenta la mayor confianza pública. Cuando traiciona esa confianza y se pone por delante del país, pone en peligro la Constitución, pone en peligro nuestra democracia y nuestra seguridad nacional», remarcó.
Nadler estuvo acompañado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el resto de presidentes demócratas de comités de la Cámara baja.
«Los hechos son incontestables; es una cuestión de deber», aseguró Adam Schiff, el presidente del Comité de Inteligencia, en el que se llevaron a cabo varias de las audiencias de la investigación.
Se espera que el Comité Judicial vote este semana los cargos anunciados hoy y de este modo se trasladarán al pleno de la Cámara baja.
El voto en la Cámara baja, que hará oficial la imputación de cargos contra Trump -es decir, su juicio político («impeachment»)-, no tiene todavía fecha, aunque se espera que sea antes de que finalice este 2019.
Los demócratas mantienen una mayoría en la Cámara baja de 235 legisladores frente a 198 de los republicanos, lo que supone que su aprobación es casi segura.
A continuación, el proceso pasaría al Senado, donde tendría lugar el juicio político. Allí lo más probable es que fracase, ya que los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 y, además, la destitución requiere una mayoría de dos tercios.
Los comités de la Cámara baja del Congreso, dominados por los demócratas, trabajan desde hace cerca de tres meses en la construcción de un proceso de juicio político contra Trump por la petición al Gobierno de Ucrania de investigar a sus oponentes políticos.
La oposición considera que Trump abusó de su poder al condicionar el desembolso de ayuda militar a Ucrania y un encuentro con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, a que este ordenase abrir una investigación sobre el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter por presunta corrupción.
También consideran que Trump ha obstruido al Congreso al tratar de bloquear la investigación en su contra prohibiendo el testimonio de funcionarios de su gobierno.
Caza de brujas
Trump, que acusó a Pelosi de tener «un ataque de nervios» al aprobar el ‘impeachment’, ha negado cualquier desviación de sus funciones presidenciales, tachando de «caza de brujas» el juicio político en su contra.
«¡Caza de brujas!», ha escrito en Twitter. «Nadler ha dicho que presioné a Ucrania para interferir en nuestras elecciones de 2020. Ridículo, y él sabe que no es verdad. Los dos, el presidente y el ministro de Exteriores de Ucrania, han dicho muchas que no hubo presión. Nadler y los demócratas lo saben pero se niegan a aceptarlo», ha denunciado.
También ha cargado contra el jefe de la Comisión de Inteligencia, al que ha llamado «astuto Schiff», al que ha acusado de hacer una «declaración fraudulenta» ante el Congreso sobre las maniobras de Trump con Ucrania. «Le pillaron, fue muy vergonzoso, pero no le ha pasado nada», ha criticado, confiando en que finalmente tendrá que responder por ello.
En la misma línea se ha expresado el jefe de Gabinete, Mick Mulvaney. «Este es un proceso político, no un proceso legal», ha sostenido interrogado por la prensa.
Además, ha aclarado que, en el caso de que haya un ‘impeachment’ en el Senado y le citen para declarar como testigo, hará «lo que el presidente quiera». «Si el presidente nos dice que lo hagamos, lo haremos. Si decide que no, no lo haremos», ha recalcado.
Por su parte, el jefe de la campaña de Trump para los comicios del próximo año, Brad Parscale, ha considerado que «los demócratas están haciendo este teatro político porque no tienen un candidato viable para 2020 y lo saben».