Avance espectacular de Alternativa para Alemania: se impone como segunda fuerza en las elecciones regionales en Brandeburgo y Sajonia

02.09.2019

La  derecha identitaria alemana se preparaba este domingo para lograr un fuerte avance en las elecciones regionales en Sajonia y Brandeburgo, en el este del país, un resultado que podría colocar a la coalición de la canciller Angela Merkel ante nuevas turbulencias precisamente en el 80° aniversario de la invasión nazi de Polonia que dio inicio a la Segunda Guerra Mundial.
En Sajonia y Brandeburgo, dos estados federados del este de Alemania, unos 5,5 millones de electores estaban convocados a las urnas este domingo para elegir a sus nuevos parlamentarios regionales.
Tras el cierre de los colegios electorales, a las 18:00 hora local (16:00 GMT), se publicaron los primeros resultados a boca de urna, a la espera del conteo oficial.
De acuerdo a estos datos, citados por la cadena Deutsche Welle, el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) obtenía el segundo lugar en ambos distritos, lo que significa un enorme crecimiento con respecto a las últimas elecciones, aunque no fue suficiente para que se convirtieran en la primera fuerza en estos distritos.
En Brandeburgo lograban el 22,5% de los votos, superados por la oficialista socialdemocracia (SPD), que lograba el 27,5%. Mientras que en Sajonia alcanzaban el 27,5%, por detrás del 32% de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), mismo partido de Merkel.
En las anteriores elecciones de 2014, AfD había logrado apenas 12,2 puntos en Brandeburgo y cerca de 9,7% en Sajonia.
Si bien estos dos estados suponen sólo el 12% del electorado alemán, estas elecciones, que se completarán con una tercera el 27 de octubre en Turingia -otra región de la exRepública Democrática Alemana (RDA, comunista)- , están siendo seguidas con lupa en el país, que este año celebra también el 30° aniversario de la caída del Muro de Berlín.
En Brandeburgo, el Land (estado) que rodea a Berlín, AfD había obtenido en el último sondeo un 21% de intención de voto, un punto por detrás del partido socialdemócrata, que hoy en día tiene el control de la coalición de la izquierda que gobierna en el estasdo y con estos resultados preliminares lo estaría reteniendo.
En la vecina Sajonia, la otra región que votaba el domingo, la derecha identitaria era superada en los sondeos por los conservadores de la canciller Merkel (CDU), que tienen a ese Estado como su feudo.
En caso de confirmarse los resultados, se trataría de una progresión espectacular con respecto a las anteriores elecciones de 2014, cuando cosecharon apenas 12,2 puntos en Brandeburgo y cerca de 10 en Sajonia.
En cualquier caso, esto no alcanzará a AfD para acceder al poder en esas regiones: los partidos tradicionales, en particular CDU, ya han advertido que no formarán coalición con AfD.
En estos Länders (estados) de la ex-RDA, de los que muchos jóvenes siguen emigrando cada año hacia el oeste de Alemania por sus salarios más atractivos, muchos ciudadanos sufren una sensación de desvalorización, a pesar de la fuerte caída del desempleo en la última década.
La generosa política de acogida de refugiados de Merkel en 2015 también hirió a una parte de la población, que sintió que el Estado se ocupaba más de los migrantes que de ellos.
AfD explotó esos temores e hizo campaña contra los partidos tradicionales, a los que asimiló al expartido comunista de la RDA.
Estas elecciones regionales sirven de ensayo en tamaño real para la canciller, al frente desde el año pasado de una coalición frágil con los socialdemócratas del SPD, y que ya anunció que abandonará el poder en el otoño de 2021.
Las dos elecciones podrían provocar una «tormenta» en la coalición, según Der Spiegel.
«El problema es simplemente que el gobierno no ha logrado ofrecer una perspectiva a la gente del Este tras la caída del comunismo», opinaba Karl-Heinz Landgraf, de 75 años.
«Espero que ganen otros partidos que defienden la apertura, la democracia y la protección del medio ambiente», afirmaba a su lado Monika Schneider, de 49 años.
Pero no parece sencillo. Merkel, oriunda de otro Estado del este (Mecklenburgo-Antepomerania) y muy impopular entre los simpatizantes de AfD, se abstuvo de hacer campaña y prefirió dejar el terreno a los barones locales de su movimiento.
El SPD, sin dirigente desde hace varios meses y en caída libre en los sondeos, están una situación aún peor.