Protestantes radicales atemorizan a los católicos en EEUU

Al grito de “¡El Papa es Satanás!” grupos de exaltados han irrumpido en varias iglesias de Las Vegas.

Politica y religion

Con una cámara en la mano y grabando el asalto, los miembros del grupo evangélico radical Koosha Las Vegas han irrumpido en varias iglesias católicas profiriendo insultos contra el Santo Padre y condenando la doctrina de la Iglesia católica.

Los católicos de varias comunidades en Las Vegas han denunciado en los últimos días haberse sentido atemorizados después de que varios ex musulmanes conversos entraran en las iglesias durante las celebraciones litúrgicas gritando frases como “¡El Papa es Satanás!”, “¡María es Satanás!” o “¡Arrepentíos y volved a Jesucristo!”.

Con el atentado de San Bernardino todavía reciente en la memoria de los estadounidenses, los católicos del estado de Nevada contemplaron como protestantes radicales irrumpían en las celebraciones. Las grabaciones de los asaltos han sido colgadas por los propios radicales en internet.

Medios de comunicación
Algunos de los presentes durante los asaltos han confesado al canal Action News que llegaron a temer por sus vidas tras los recientes atentados yihadistas y al percatarse de que los asaltantes eran de origen musulmán.
 
“¡Dejad de adorar a los ídolos!” o “¡Los ídolos no van a salvarte!” son algunos de los gritos que profiere un hombre  durante la celebración de la eucaristía en la iglesia de Nuestra Señora de Las Vegas el pasado 5 de diciembre y de los que ha quedado testimonio en una grabación distribuida a través de internet.
 
Un suceso parecido tuvo lugar el pasado 2 de diciembre en un colegio católico de Las Vegas. Un vídeo muestra a un hombre increpando a los niños de la escuela con frases que atacaban la religión católica: “Si nos fijamos en el catecismo de la Iglesia católica y nos fijamos en las Escrituras, ¿sabes por qué Dios odia este sistema religioso?”.
 
Varias asociaciones civiles han pedido a las fuerzas de seguridad de Las Vegas que paren los asaltos y actúen contra “los ataques de una banda organizada”. Sin embargo, el Departamento de Policía de Las Vegas ha negado que los asaltantes hayan cometido un delito y que por tanto puedan ser arrestados.