Guerra híbrida en Armenia

17.07.2016

Los hombres armados que tomaron la estación de policía en Ereván, exigien concesiones por parte de las autoridades. En manos de los bandidos siguen retenidos 5 rehenes. El jefe adjunto de la Policía de Armenia, el General Vardan Yeghiazaryan, y el Subjefe de Policía de Ereván, Coronel Valery Osipyan, son algunos de los rehenes.

Los criminales

En la víspera, el domingo, la estación de policía en la capital de Armenia fue capturada por hombres armados relacionados con el grupo "Parlamento Constituyente". El grupo exige la renuncia del presidente del país y la liberación de su líder, Jirair Sefilian, que está bajo arresto por cargos de adquisición ilegal y posesión de armas. En el ataque al edificio un policía perdió la vida.

El cabecilla

Jirair Sefilian es un nativo del Líbano que llegó a Armenia para participar en la guerra de Karabaj en los años 90, y tiene experiencia en los combates militares en su tierra natal. En Karabaj se convirtió en uno de los más famosos líderes militares, y cuenta con el apoyo de los veteranos de guerra y de la diáspora armenia en Karabaj. Agudo crítico de la posición del Ereván oficial en la cuestión de Karabaj, exige la reanudación de las hostilidades contra Azerbaiyán después de la guerra reciente, ocurrida en abril de 2016. El 20 de junio de 2016, Jirair Sefilian fue detenido bajo la sospecha de contrabando y posesión de armas.

El movimiento "Parlamento Constituyente" fue creado por Jirair Sefilian y es una organización radical de la oposición. En el 2015 se unió a la junta directiva de la campaña de la oposición "Nueva Armenia", que intentó una revolución de color, utilizando como pretexto la iniciación por las autoridades de un referéndum sobre la transición a una forma de gobierno parlamentario. La oposición está encabezada por Raffi Hovannisian, que ganó las elecciones presidenciales de 2013, por más del 36% de los votos. Ahora, "Nueva Armenia" utiliza activamente el problema de Karabaj, acusando a las autoridades de la entrega de las posiciones nacionales.

El propósito de la operación

Los acontecimientos en Armenia forman parte de una estrategia de guerra híbrida, iniciada por los Estados Unidos  contra las fuerzas continentalistas, principalmente Rusia. El objetivo es un cambio de gobierno o de la política de las autoridades de Armenia, menos flexible con respecto a Rusia. En la actualidad, el gobierno ruso está tratando de encontrar una fórmula de compromiso entre Armenia y Azerbaiyán con el fin de garantizar la paz a largo plazo, lo que, naturalmente, requiere unas concesiones desde el lado armenio. Los Estados Unidos, a su vez, utilizan sus agentes de influencia en Armenia y Azerbaiyán con el fin de hacer fracasar el proceso de paz, para encender una guerra, en la que, naturalmente, se verán implicados Rusia y Turquía.

Las actividades de los radicales armados son un elemento natural de una estrategia de guerra híbrida. El ataque tiene varios objetivos: ejercer presión sobre el gobierno armenio para prevenir un compromiso sobre Karabaj; la creación de un descontento general ante la política para iniciar una revolución de color, y mostrar la debilidad del gobierno ante las acciones militares de las formaciones paramilitares y su incapacidad para controlar la situación, reforzando el sentimiento de la oposición.

El objetivo final es la incitación de la guerra en Karabaj, un cambio de gobierno, y la retirada de la base militar rusa.