EL RECAUDADOR NO GANO PARA SUSTOS