Flotilla de Rusia en Ceuta: la OTAN manda y ordena. España, sumisa, obedece

Jueves, 27 Octubre, 2016 - 10:00

La flota rusa liderada por el portaaviones Kuznetsov tenia previsto atracar en el puerto de Ceuta para abastecerse pero el diario británico 'The Telegraph'' publicó este martes un artículo en el que criticaba la operación: "España se enfrenta a la ira internacional", comenzaba el artículo.  La ira será la de su “chistosa majestad”, pues hay que ser majadero para considerar que la OTAN, las fundaciones ultraderechistas yanquis y sus palmeros del nacionalismo catalán, son la “comunidad internacional”.

Todo esto ha provocado una escalada de declaraciones y todo indica que las presiones políticas y el revuelo mediático está debilitando el criterio español acerca de un procedimiento que se realiza con normalidad desde hace años. El Ministerio de Asuntos Exteriores español estaba "revisando" el permiso concedido hace semanas a la flota rusa encabezada por el portaaviones Almiral Kuznetsov para que hiciera escala en Ceuta en su travesía hacia el mar Mediterráneo cuando, respondiendo con la dignidad que le ha faltado al Gobierno español, a primera hora de la tarde de este miércoles, Rusia ha anunciado la retirada de su solicitud para entrar en ese puerto.

En un primer momento, el ministerio de Asuntos Exteriores dio el visto bueno a que los buques atracasen en Ceuta, pero en las próximas horas podría dar marcha atrás debido a la “polémica” que ha suscitado en la OTAN y en la prensa de los piratas británicos, además de los habituales cipayos en el Parlamento Europeo y en la política española.

"Nos preocupa que la flota, que incluye un portaviones, sea empleada como una plataforma para reforzar las operaciones militares contra civiles en Alepo", vomitó en rueda de prensa el ridículo secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, unas declaraciones recogidas por el diario británico.

Un comportamiento "impropio de un aliado"

'The Telegraph' no es el único panfleto alimentado con el fondo de reptiles de los oligarcas atlantistas que ha publicado artículos que critican a España por permitir que la flota rusa se abastezca en sus puertos. Ante el "indiscriminado bombardeo de civiles en Alepo" por parte de Rusia, el hecho de que España haya abierto el puerto de Ceuta a buques rusos ha generado también críticas de otros países miembros de la OTAN al Gobierno español. El "apoyo militar" que provee España al permitir el abastecimiento de los barcos rusos es un comportamiento "impropio de un aliado de la OTAN en el siglo XXI. No debería continuar", denunció Luke Coffey, director del Centro de Política Internacional del 'think tank' ultra 'The Heritage Foundation' en un artículo publicado en la gacetilla imperialista 'The Huffington Post' el pasado 20 de octubre.

El texto se publicó después de que tres buques de la Armada rusa atracaran entre el 16 y 19 de octubre "para avituallarse y descansar unos días" en el puerto ceutí. Al menos 62 barcos lo han hecho desde el año 2011, cuando comenzó a hacerse de forma regular.

"Es el momento para que los líderes de la OTAN presionen a España para que acabe con su asistencia militar a Rusia", pidió públicamente Coffey, una estrategia que "ha funcionado en el pasado" (lamentablemente, aquí se cayó el rufián y nos hemos quedado sin conocer alguna más de las vergüenzas de los gobiernos títeres en España).

"Es extraordinario que cualquier país en Europa, más aún uno miembro de la Unión Europea y de la OTAN, piensa que sea aceptable que dar apoyo logístico a fuerzas militares involucradas en una ocupación ilegal [en Crimea] o que ofrecen un apoyo cuestionable a Assad", argumentó Coffey. "Es irresponsable que Madrid permita los a buques de guerra rusos usar sus puertos. Y es completamente inaceptable que un miembro importante de la OTAN ofrezca apoyo a la Armada rusa cuando Moscú está trabajando enérgicamente en desmembrar Ucrania, apoyar a Assad y socavar la seguridad de los países bálticos. No es tarde para que España empiece a hacer lo correcto", finalizó.

Otro ultraderechista, el congresista estadounidense Joe Pitts, del Partido Republicano, propuso el pasado mes de mayo una enmienda al presupuesto militar para que el Departamento de Defensa informase al Congreso de los países que permiten a los buques rusos atracar en sus puertos. "Los gobiernos de todo el mundo deberían estar aislando a la Marina rusa, no dándole hospedaje", afirmó Pitts. Al congresista le parece "particularmente importante" el caso de España, que "concede acceso a Rusia a puertos en sus enclaves a lo largo del estratégicamente importante estrecho de Gibraltar". "Espero que esta enmienda haga que los gobiernos se lo piensen dos veces antes de ofrecerle sus puertos a la Armada de Putin", continuó.

"El permiso de España para que los buques rusos usen el puerto de Ceuta socava la solidaridad de la OTAN", denunció el congresista. "La OTAN debería tener una estrategia cohesionada que niegue este tipo de acceso a Rusia".

No sólo España está "apoyando" a la Armada rusa. Los puertos de Malta y Grecia también han dado cobijo a barcos rusos desde 2014, aunque el pequeño país insular no es 'atlantista'.

La infame sumisión del Gobierno “español”

En una muestra incalificable de debilidad, cobardía y sumisión, el autodenominado Ministerio de Asuntos Exteriores español está “revisando” el permiso concedido a la flota rusa encabezada por el portaaviones Almirante Kuznetsov que se dirige al Mediterráneo Oriental. "La últimas escalas solicitadas se están revisando en estos momentos en función de la información que estamos recibiendo de nuestros aliados y de las propias autoridades rusas", manifestó el martes por la noche un portavoz del departamento que dirige José Manuel García-Margallo, tras escuchar la perorata del  secretario general de la organización belicista OTAN, Jens Stoltenberg,

Fuentes diplomáticas españolas han asegurado este miércoles por la mañana que si los tres buques rusos cuya escala en Ceuta se autorizó hace ya algunas semanas, dentro de una práctica que se ha hecho habitual en los últimos años, forman parte de la flota que se dirige hacia las costas de Siria, los permisos serán revocados. "Estamos a la espera de recibir información detallada por parte de la OTAN y de la propia Embajada rusa para tomar una decisión", añadieron.

La flota rusa es un cliente habitual del puerto ceutí, donde han recalado más de 60 buques de su Marina de Guerra desde 2011, dejando pingües beneficios para la economía local. El portavoz de Exteriores ha subrayado que estas escalas se autorizan caso por caso, atendiendo a las características del buque y la seguridad del entorno, la población ceutí y el propio puerto, y que se aprueban con total transparencia, informando de las mismas a los aliados.

Otro personajillo, el líder de los liberales del Parlamento europeo, Guy Verhofstadt, ha enviado un tuit con el siguiente texto: "España firmó la declaración de la UE sobre los crímenes de guerra de Rusia en Alepo la semana pasada, hoy ayuda a repostar a la flota en ruta para cometer más atrociadades. ¿En serio?". Un portavoz británico ha confirmado a France Press que su gobierno colonialista que ocupa Gibraltar, ha trasladado ya al español su "inquietud por la hospitalidad que brinda a la Marina rusa".

El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, decidió huir a toda velocidad de la polémica al asegurar que este asunto es competencia de Exteriores, que será quien pida a los rusos información sobre «la vinculación de esa flotilla con el portaviones Kuznetsov» (¿este hombre sabe de lo que habla?). «El Ministerio de Exteriores está solicitando todas las aclaraciones oportunas sobre cuál es el fin, el destino y el objetivo de estos barcos que quieren entrar ahí, y en función de cuál sea se tomará la decisión oportuna», señaló el ministro, que recordó que España, como miembro de la Alianza Atlántica, está de acuerdo con sus principios y «evidentemente» no permitiría un acto que pudiera tensar las relaciones. «Los objetivos no debían estar claros cuando se dio la autorización, pues no hubiese sido dada», declaró.

Para aumentar el ridículo, dos buques españoles “vigilan” al portaaviones ruso Kuznetsov

Dos buques de la Armada Española forman parte del “operativo” de la OTAN que escolta a la agrupación naval rusa. Según publica el monárquico ABC fuentes militares, la fragata Almirante Juan de Borbón y el buque logístico Cantabria se encontraban ayer «monitorizando» los buques rusos «en una zona al sur de Galicia», siempre en aguas internacionales.

Sobre las labores de vigilancia en aguas internacionales, otra fuente militar explicó a ABC que «no tiene por qué implicar contacto visual entre los buques españoles y rusos, sino que en la mayoría de los casos se realiza a millas de distancia y a través de las señales que emiten los buques y son recogidas por los radares».

El origen de la presión a España está en EEUU y usa a los separatistas catalanes como quintacolumnistas en el interior

El grupo parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) fue quien pidió la comparecencia de los ministros españoles de Asuntos Exteriores y de Defensa, José Manuel García-Margallo y Pedro Morenés, para aclaren en sede parlamentaria si España da apoyo logístico a buques de guerra rusos que operan en Siria.

El texto registrado por ERC insta a los dos ministros a "explicar la posible colaboración de España con fragatas rusas que han participado en operaciones militares en Siria". Hay que recordar que quien pide “explicaciones” al gobierno español es una organización política antiespañola que busca romper la unidad del Estado.

El texto de ERC basa sus peticiones en informaciones aparecidas en la edición estadounidense de The Huffington Post, que sitúa la "última visita" de los buques rusos en el pasado día 16 de octubre.

Ya el pasado mes de mayo, once eurodiputados — Ramón Tremosa de Convergencia de Cataluña, un separatista flamenco y representantes de los gobiernos títeres en Polonia y las repúblicas bálticas — denunciaron las escalas de los barcos rusos. Ya entonces se denunció que quien se encontraba tras la denuncia era The Heritage Foundation, un think tank estadounidense vinculado al ultraderechista Centro Margaret Thatcher por la Libertad. Casualmente,  el artículo en The Huffington Post es obra Luke Coffey,  director de Heritage Foundation. Parece indicar que el texto forma parte de las presiones a las que este lobby trata de someter a las autoridades españolas.

Cabe recordar que Ceuta y Melilla, ciudades situadas en continente africano, no forman parte del paraguas defensivo de la OTAN, como tampoco son parte del espacio Schengen. El famoso artículo 5 de la Alianza establece, a grandes rasgos, que el ataque a una de las partes es un ataque contra todos. El artículo 6 concreta los territorios que quedan fuera del Atlántico Norte que son reconocidos por la OTAN: los departamentos franceses de Argelia (lo que cambió en 1962), Turquía o de las islas bajo la jurisdicción de cualquiera de las Partes en la zona del Atlántico Norte al norte del Trópico de Cáncer, lo que deja explícitamente fuera a Ceuta y Melilla. Desde su entrada en la OTAN, España ha sido incapaz de cambiar esta cuestión, incluso cuando la OTAN ha realizado ejercicios tan cerca como en la base de Rota, como los de Trident Juncture el año pasado. Varios militares españoles creen que se trata de una cuestión política y que daría más garantías a la defensa española si la defensa de estas ciudades se incluyese en un protocolo.

La Armada ya respondió en su día  a EEUU: “Ceuta acoge submarinos rusos porque no está bajo el paraguas de la OTAN”

La información fue publicada por El Confidencial Digital sobre la ofensiva republicana en el Congreso de Estados Unidos para prohibir a España escalas de buques rusos.

El congresista republicano por Pensilvania Joe Pitts presentó en Washington una petición para que la administración Obama prohibiera expresamente a España las escalas de buques y submarinos rusos en Ceuta, “enclave” de la OTAN.

Esta situación ha sido fuertemente criticada por el gobierno británico y por las autoridades de Gibraltar. Y desde la pasada semana oficialmente por una parte del poder legislativo estadounidense.

Según la versión  expuesta por los republicanos, la presencia de buques y submarinos rusos en Ceuta –a 19 millas náuticas de Gibraltar- pone “en riesgo” a las unidades de la US.Navy que atracan en el puerto de la colonia. La última visita fue la de un submarino nuclear USS Florida, que fue protagonista de una agria polémica entre la Royal Navy y la Guardia Civil –estos llegaron a considerar una “soberana estupidez” las acusaciones británicas-.

Entre estos riesgos se valoran cuestiones de “inteligencia y seguridad”. En pocas palabras, el temor a que estas unidades rusas ‘espíen’ los movimientos norteamericanos en aguas del Estrecho. Para el congresista Pitts, la posición de España no es la esperable en un “aliado de la OTAN”.

Malestar en la Armada

Esta información de ECD tuvo una rápida respuesta –extraoficial, obviamente- por parte de mandos de la Armada. Puestos en contacto con este confidencial, algunos de ellos consideran una “maniobra desafortunada” las críticas de los republicanos estadounidenses hacia las escalas rusas.

“Estados Unidos utiliza la base de Gibraltar en cualquier momento y casi siempre sin avisar de su paso por aguas españolas. De hecho, solicitan la presencia y protección de la Royal Navy, y son unidades británicas las que les escoltan por aguas de soberanía españolas” aseguran.

Sobre la polémica con Ceuta, indican que “la OTAN siempre ha mirado para otro lado en el tema de Ceuta y Melilla”, haciendo referencia a que la Alianza nunca ha incluido explícitamente a ambas ciudades autónomas como territorio de pleno derecho en términos de protección.

“Si para Estados Unidos Ceuta y Melilla no son territorio OTAN, entonces los submarinos y buques rusos pueden atracar allí cuando quieran. De otra forma, si son considerados territorios OTAN, merecen el mismo estatus que cualquiera de las colonias británicas por ejemplo” concluyen estas fuentes militares.

Inciden, además, en que no hay ningún tipo de clausula o normativa que impida a buques rusos hacer escalas en puertos de la OTAN siempre y cuando no se estén realizando maniobras militares de cualquier tipo. “España está cumpliendo las normas. En el caso británico o estadounidense no siempre es así” aseguran.

¿Cuándo vamos a hablar en España del delito de traición a la Patria y crímenes contra el Pueblo?

Análisis: Buques de guerra rusos en puerto español: Una excusa para antihispanismo anglosajón

Dr. Lajos Szaszdi Leon-Borja

España de traicionar a sus aliados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), como también a sus socios de la Unión Europea, por permitir que hasta la fecha al menos 57 buques de guerra rusos, incluyendo submarinos, hayan parado en el puerto español de Ceuta en la costa del Norte de África.

Recientemente el diario inglés The Times de Londres reportó que el congresista angloamericano del Partido Republicano Joseph Pitts, representante por un distrito del estado de Pennsylvania en la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU.,acusó a España de traicionar a sus aliados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), como también a sus socios de la Unión Europea, por permitir que hasta la fecha al menos 57 buques de guerra rusos, incluyendo submarinos, hayan parado en el puerto español de Ceuta en la costa del Norte de África. Los buques de la Armada Rusa paran en Ceuta en escalas técnicas para llevar a cabo y solo de paso tareas de reaprovisionamiento logístico y descanso de sus tripulaciones en sus viajes al Mar Mediterráneo, desde sus bases en el Mar Báltico y el Mar de Barents en el Océano Ártico, como también en sus travesías de regreso y en sus viajes de comunicación con el Mar Negro. Incluso podrían parar barcos de guerra pertenecientes a la Flota del Pacífico rusa en tránsito a los Mares Báltico y de Barents. Ceuta y el Gobierno Español solo cumplen con el derecho internacional de permitirle a cualquier buque extranjero, que cumpla con las leyes españolas, el poder entrar a puerto español como descanso temporal y breve en su travesía.

Parece ser que tanto Pitts como los ingleses desconocen del derecho internacional y del Derecho del Mar con respecto al tratamiento de buques extranjeros, incluyendo los de guerra en tiempos de paz. Esto no ha de extrañar en el caso del representante de la cámara baja, siendo conocida la proverbial falta de conocimiento de muchos americanos, incluyendo al menos a parte de sus políticos del Congreso. España en cambio conoce sus obligaciones dentro del derecho internacional marítimo, como lo establece en sus “Normas para las escalas de buques de guerra extranjeros en puertos o fondeaderos españoles y su paso por el mar territorial español, en tiempo de paz”, normativa aprobada por la Orden 25/1985 del 23 de abril de aquel año. Estas normas, según su explicación jurídica, “están basadas en el Derecho Internacional Marítimo, los Convenios Internacionales ratificados por España y las tradicionales costumbres de cortesía arraigadas desde muy antiguo en nuestra práctica marítima, que siempre estuvo de acuerdo con los usos internacionales”. Y esto no es exageración, por la historia del Reino de Castilla y la Corona de Aragón como potencias marítimas durante la Edad Media, y después en la Edad Moderna por la condición de España como potencia naval tanto en los Océanos Atlántico, Pacífico e Índico como en los Mares del Norte, Mediterráneo y Caribe. De esto doy fe, como descendiente del Capitán-General español y vasco Don Tomás de Larraspuru.

Sigue el texto de las Normas: “1. Definiciones.—Para los efectos de estas normas y entenderá: … 1.2. Por escala, toda permanencia temporal de un buque de guerra extranjero, tanto en puerto como en paraje de aguas interiores o del mar territorial español, previamente solicitada y concedida, ya sea atracado, amarrado, fondeado, en dique o en varadero”.

Según las Normas: “2. Clasificación de las escalas.—Se clasificarán en: … Tipo B: Escala no oficial. Tiene este carácter la escala debida a una petición de un Gobierno extranjero de entrada en puerto o fondeadero de un buque o buques por motivos operativos, logísticos o descanso de su dotación.

“Se observarán las normas preceptivas sobre ceremonial marítimo en lo que respecta a intercambio de saludos y visitas protocolarias. No se redactará programa de actos, pero no se excluye que pueda celebrarse algún agasajo, actividades culturales o deportivas, en honor de la dotación por parte de las Autoridades locales o de la Armada, ofrecida con carácter privado o de camaradería”. Y mientras haya paz entre Rusia y España, ésta última no tiene por qué negarle la entrada a sus puertos a buques de guerra rusos que pasen por sus aguas territoriales en régimen de paso inocente. No es ello traición a la OTAN, al no haber una situación de guerra entre la Alianza Atlántica, de la cual es miembro España, y la Federación Rusa.

El derecho de paso inocente por aguas territoriales de un país, de buques civiles y de guerra de otros estados, se halla cubierto por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, en sus artículos 17, 18, 19 y 20. Según el Artículo 17: Derecho de paso inocente, de la Convención sobre el Derecho del Mar: “Con sujeción a esta Convención, los buques de todos los Estados, sean ribereños o sin litoral, gozan del derecho de paso inocente a través del mar territorial”.

Hay también una gran actividad de intercambio comercial entre Rusia y la Unión Europea, sobre todo en el ámbito energético, de la cual Alemania es la principal consumidora de gas natural ruso. Por ello es extraño que Pitts tilde de traición española a la Unión Europea, el que Ceuta reciba las tripulaciones de barcos de guerra rusos donde éstas puedan gastar su dinero, pudiendo la ciudad venderle a los rusos combustible, agua y víveres, beneficiándose de dichas ventas, a la vez que Alemania a la cabeza le paga millones de euros a Rusia por su gas y petróleo, dinero que Moscú puede utilizar para modernizar y fortalecer sus fuerzas armadas. Curioso.

Hace falta conocimiento de la historia y del derecho internacional para comprender la postura española, lo que no suelen tener muchos estadounidenses. Uno de los padres del derecho internacional, el fraile dominico español Francisco de Vitoria del siglo XVI, propuso el ius communicationis, en latín el derecho de comunicación, como un derecho natural de los hombres y las naciones a comunicarse y poder libremente tener contactos a través de las distancias geográficas. El derecho a la navegación y a las relaciones entre naciones por mar se deriva del principio del ius communicationis.

Los ingleses no tendrían que preocuparse que el submarino ruso de propulsión convencional Novorossíisk haya parado en el puerto de Ceuta, a 30 km de Gibraltar, de haber devuelto Gibraltar a España al menos ya desde el establecimiento de la democracia española, a partir de 1975. Originalmente cedido el Peñón de Gibraltar y su ciudadela en términos jurídicos sólo como base militar naval, por España a Inglaterra por el Tratado de Utrecht de 1713, que puso fin a la Guerra de Sucesión española, Gran Bretaña violó el tratado al unilateralmente cambiar en 1830 la condición de base naval británica que tenía Gibraltar a la condición de colonia británica, estableciendo ilegalmente su soberanía sobre territorio español.

Mas bien, quien ha traicionado a alguien es el ahora llamado Reino Unido, realmente Inglaterra bajo otro nombre, a su aliada España dentro de la OTAN, traicionando la mutua confianza y seguridad que debería haber entre Inglaterra y España, al Londres tratar a Madrid como una enemiga potencial, no confiándole la base de Gibraltar a la democrática España - socia también dentro de la Unión Europea de los ingleses - en la defensa de la OTAN. En contraste, el Reino Unido no ha tenido problema en cederle a EE.UU. el uso de las islas de Ascensión y Diego García por motivos de defensa.

Londres podría finalmente remediar una injusticia histórica como es el haber mutilado por agresión militar en 1704 la unidad nacional de un país actualmente amigo, socio, aliado y democrático como es España, pero el no hacerlo es traicionar su alianza, supuesta amistad y asociación dentro de la Unión Europea con Madrid. Inglaterra ha optado por preservar la única colonia que existe en Europa, Gibraltar, y la vigila militarmente para evitar que España intente recuperarla y así recuperar su unidad nacional. Son los ingleses los traidores de la confianza entre dos importantes aliados y socios comerciales europeos, no los españoles. Y la mala voluntad inglesa, que alude a derechos democráticos de autodeterminación para Gibraltar que no concedió en su momento a la mayor población de su antigua colonia de Hong Kong, se debe a los prejuicios históricos antiespañoles – y antihispánicos como en los casos de las Islas Malvinas (que afecta a la Argentina), Belice (que afecta a Guatemala) y el Esequibo (que afecta a Venezuela) - típicos de los anglosajones que aparentemente aquejan a una mayoría de la nación inglesa y de su élite gobernante.

Segunda descarga de artillería. Es EE.UU. el que traicionó a España al agredirla en la Guerra Hispano Americana de 1898, después que España le dio a los nacientes Estados Unidos durante su Guerra de Independencia su apoyo económico – su plata americana de México - su apoyo militar al abrirle otros frentes de guerra a los ingleses como en la Florida o en el Mediterráneo y su apoyo logístico en forma de armas, municiones y suministros, incluyendo apoyo logístico en puertos españoles a los buques de guerra americanos independentistas. Sin el apoyo español – como tampoco sin el apoyo francés – los Estados Unidos de América no habrían podido ganar su Guerra de Independencia contra Gran Bretaña y lograr así su estado de república soberana.

Inclusive, la plata del situado mexicano de Santo Domingo, el dinero que España enviaba de México a su colonia de Santo Domingo en La Española anualmente para mantener su administración allí, fue usado de manera improvisada e imprevista para pagarle a los suplidores franceses de provisiones y suministros de la colonia vecina francesa de Santo Domingo (actual Haití), para que así le vendiesen al Almirante Conde de Grasse francés lo necesario para que su flota pudiese zarpar del norte francés de La Española, para apoyar navalmente a las fuerzas bajo el mando del General Jorge Washington que asediaban por tierra al ejército británico bajo el General Cornwallis en el pueblo de Yorktown, Virginia. Al tener los suministros y provisiones para poder zarpar del Santo Domingo francés, la flota francesa bajo de Grasse pudo así imponer un bloqueo naval de Yorktown, donde se hallaba atrapado el ejército británico de Cornwallis, lo que provocó la rendición de las fuerzas británicas allí asediadas y atacadas por tierra, siendo dicha Batalla de Yorktown de 1781 la batalla decisiva que le dio la victoria a Estados Unidos en su Guerra de Independencia de la Gran Bretaña.

En resumidas cuentas, sin la plata española del situado mexicano, el Almirante de Grasse francés no habría tenido el dinero (Francia no se lo había suministrado) para pagarle a los comerciantes franceses del Santo Domingo francés lo que necesitaba para poder partir con su flota y así enfrentarse y rechazar en la Batalla de la Bahía de Chesapeake a la flota británica que venía a rescatar e intentar evacuar por mar al ejército británico asediado por Washington en Yorktown, decidiendo así la guerra y la independencia de EE.UU.

Y antes de aquella traición americana de 1898 hubo otra, cuando el general Andrew Jackson (el de los billetes de $20 dólares), criminal de guerra, asesino y genocida de indios americanos, invadió la Florida, posesión española, en 1816 y 1818, forzando por sus acciones de agresión militar la cesión del territorio al imperialista EE.UU., lo cual dejó expuestos a los indios seminolasde la Florida, protegidos hasta entonces por España, al genocidio y la limpieza étnica a manos de los americanos. Una traición americana a quien le ayudó a hacerse independiente de Gran Bretaña. Habría que enseñarle a Pitts el refrán español “es de bien nacidos ser agradecidos”.

Es más, tomando en cuenta que el apoyo de España fue clave para la independencia de EE.UU. de la Gran Bretaña, y que Washington y Madrid son aliados desde la segunda mitad del siglo pasado, es EE.UU. el que ha traicionado a España al no presionar al Reino Unido como parte del proceso de descolonización para que devuelva Gibraltar a los españoles, siendo el Peñón territorio histórica y geográficamente unido a España, siendo todos supuestamente aliados iguales dentro de la OTAN. Y por su anglofilia y parcialización a favor del Reino Unido, el Gobierno de EE.UU. tampoco ha presionado a Londres para que devuelva las Islas Malvinas a la Argentina, sino más bien la ha apoyado en ilegalmente retenerlas a costa de la justa soberanía argentina.

Pero quizás el interés de políticos americanos en atacar a España, por recibir a buques de guerra rusos que pasan por puertos españoles, se deba a sus aparentes ideas preconcebidas en contra de los mexicanos y de los hispanoamericanos, perseguidos bajo el pretexto de que son inmigrantes indocumentados. Hay que observar que Pitts es miembro de la nación o etnia estadounidense de los wasps (de White Anglo-Saxon Protestant o anglosajones blancos protestantes), dominante política y económicamente en EE.UU.

Aunque EE.UU. ha experimentado muchos cambios a favor de los derechos civiles de las minorías raciales, históricamente la nación wasp americana ha sido mayormente racista y xenófoba desde el nacimiento de EE.UU., ya desde que estos eran todavía 13 colonias británicas e inclusive desde sus primeros años como colonia inglesa. Los wasp estadounidenses han sido responsables del genocidio de los indios norteamericanos, de la segregación racial contra americanos de raza negra, contra indios americanos y contra mexicanos, chinos, japoneses y puertorriqueños, han sido responsables del genocidio contra los filipinos (que hablaban español y fueron hasta la Guerra Hispano Americana de 1898 súbditos de España) de comienzos del siglo XX, que habrá matado alrededor de 1 millón y medio de isleños de las Filipinas, si no más, por la orgía genocida racista wasp del Ejército de EE.UU., etc.

Resulta que Pitts como legislador ha votado a favor de la cerca con México para impedir el flujo de inmigrantes indocumentados que solo buscan trabajo y una mejor vida en EE.UU., pero cuyas leyes y prácticas de inmigración discriminan contra sus números de entrada al país anualmente. Pitts ha votado por una enmienda de ley para que no se empleen fondos federales para informar y alertar a las autoridades mexicanas dónde en la frontera del lado de EE.UU. operan voluntarios de la milicia de vigilancia fronteriza americana del Proyecto Minuteman, gente armada, racista y antimexicana, algunos de cuyos miembros han cometido crímenes. Pitts también votó a favor de un proyecto de ley que le exige a los hospitales a reunir información sobre posibles inmigrantes ilegales que han atendido para pasar sus datos personales a las autoridades. Dicho proyecto de ley permitiría a los hospitales rehusar dar atención médica a indocumentados si estos pueden ser transportados a sus países de origen sin que haya un “chance” considerable de que empeore su situación.

Pitts también ha apoyado legislación que obligue al gobierno a dar servicios solo en inglés, prohibiendo así que se den también en español como una ayuda a los que no han aprendido todavía a hablar inglés. Peor todavía, Pitts ha firmado un proyecto de ley que le negaría la ciudadanía americana a los bebés de madres indocumentadas nacidos en territorio estadounidense, un derecho sacrosanto de la XIV Enmienda de la Constitución de EE.UU. Pitts ha votado en contra de que se le concedan a inmigrantes indocumentados “beneficios educativos, bienestar social y servicios de cuidados de salud”. Esto a pesar que los inmigrantes indocumentados trabajan y pagan impuestos y al hacerlo sufren deducciones a favor de la Seguridad Social y del Medicare, pero por su condición de indocumentados no podrán beneficiarse de ese dinero que se les deduce. Y sabemos que la inmensa mayoría de los inmigrantes indocumentados son hispanoamericanos en general y mexicanos en particular, aquellos mexicanos que habitan el país que antes los españoles llamaban Nueva España y a quienes en la guerra de 1846-1848 los invasores americanos llamaban “castellanos” (“Castilians”) por su pasado colonial español.

Pitts también defiende la propuesta de hacer del inglés la lengua oficial de EE.UU., lo que niega el derecho histórico y el derecho humano a la lengua española, su lengua materna, a los puertorriqueños, los novomexicanos, los texanos mexicanos y a la población mexicana en general de los territorios que EE.UU. conquistó a México en el siglo XIX en guerras de expansión imperialista hacia el oeste. El español es también lengua de EE.UU. desde sus orígenes, empezando con su adquisición de la Luisiana española en 1803 y de su posesión de la Florida en 1821, pero esto no parece importarle al angloamericano Pitts. Con tal rechazo por lo hispánico no ha de sorprender que su campaña persecutoria contra los hispanoamericanos indocumentados y la lengua española en EE.UU. se extienda ahora contra España. Parece ser que los barcos rusos son solo una excusa para satisfacer ideas preconcebidas en contra de lo hispánico, de los hispanoamericanos y en contra de los españoles típicas de muchos anglosajones. ¿El 4 de julio de 1776? Es de bien nacidos ser agradecidos.

Moscú revela que España ha admitido la presión de EE.UU y la OTAN con respecto a los barcos rusos

España considera "inoportuna" la entrada de buques rusos en Ceuta debido a la presión de EEUU y la OTAN, comentó el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, mayor general Ígor Konashénkov.

"Las autoridades españolas comunicaron hoy (el 26 de octubre) que la presión de EEUU y la OTAN hace inoportuna la entrada de buques rusos en el puerto de Ceuta", indicó Konashénkov. Además, el portavoz negó que el portaviones ruso Almirante Kuznetsov planeara repostar en puerto español.

"El Ministerio de Defensa ruso no solicitó a las autoridades españolas ningún permiso de entrada en el puerto de Ceuta para el repostaje del portaviones Almirante Kuznetsov", dijo el general. Según explicó, el grupo naval ruso "ya está dotado de todos los recursos necesarios para cumplir misiones de navegación lejana en régimen autónomo".

Los buques rusos ya pasaron el puerto de Ceuta sin detenerse y continúan su travesía.

El Espía Digital - Agencias