¿Dañarán a Hillary Clinton las acusaciones sobre el Estado Islámico?

Viernes, 26 Agosto, 2016 - 12:00

Las ambiciones de Hillary Clinton de mudarse a la Casa Blanca se podrían ver truncadas por los comentarios de Trump, en los que el magnate acusa a la ex secretaria de Estado y al presidente Obama de ser "los fundadores de Daesh", opina el periodista y analista político ruso-israelí, Israel Shamir.

Según el experto, una elección que parecía asegurada para Clinton, ante un rival tan heterodoxo como Trump, se ha visto comprometida por la facilidad de compartir información que existe en nuestra época.

"El problema resultó siendo Julian Assange, el hacker australiano que se encuentra recluido en la Embajada de Ecuador en Londres hace ya cuatro años —explicó Shamir en un análisis para Svobodnaya Pressa—. (…) Julian Assange reveló correspondencia de Clinton, asegurando que fue madame Clinton, cuando era Secretaria de Estado, quien suministraba armas a Daesh [organización terrorista proscrita en Rusia y otros países]".

Assange agregó que Clinton había mentido al jurar ante el Senado que ella no sabía nada del suministro de armas a los terroristas, detalla Shamir. Seguidamente, las declaraciones de Assange fueron usadas por Donald Trump para atacar a Clinton y a Obama, acusándolos de ser simpatizantes de Daesh y sus objetivos.

Aunque Trump fue atacado por el Pentágono y por el antiguo embajador de EEUU en Rusia, Michael Mcfaul, y un significativo escándalo surgió a causa del hecho, lo importante es que Trump y Assange tenían razón, asevera el analista.

"El suministro de armas a Daesh y su creación ocurrió de la siguiente forma. La secretaria de Estado, Clinton, fue capaz de convencer a Barack Obama (quien supuestamente juega un papel pasivo en esta historia) de entregar armas a los enemigos de los Gobiernos en Siria y Libia. Para lograrlo, un gran número de armas norteamericanas fueron vendidas a Catar. Este pequeño principado en el golfo Pérsico pagó con su gran presupuesto las armas e incluso transfirió una gran suma de dinero a las cuentas de la Fundación Clinton. Las armas fueron entonces enviadas a los extremistas islámicos en Bengasi, al este de Libia, cerca de Egipto. Allí fueron distribuidas por contrabandistas egipcios de poca monta y usadas para sacar a Gadafi del poder".

Una vez logrado el objetivo de tumbar a Gadafi, explica el autor, las armas pasaron de Libia a Siria, a los rebeldes que allí luchaban. Estos rebeldes eran islamistas —información que era conocida por Clinton y Obama— y quienes luego se convertirían en Daesh.

La aparición de Daesh en Iraq también es culpa de Obama y Clinton, apunta Shamir. Mientras Irak estaba ocupado por EEUU, bajo el Gobierno de George W. Bush, un Gobierno chií fue creado en Bagdad, contra el que se rebelaron los suníes. Una vez que EEUU se fue de Irak —bajo Obama y Clinton—, las regiones suníes quedaron llenas de armas y lo único que tuvieron que hacer los islamistas fue tomarlas e izar sus banderas negras.

"Entonces, de acuerdo con el documento revelado por Wikileaks, y usado por Trump, Daesh recibió armas por parte de EEUU. Las armas eran, teóricamente, destinadas a la llamada 'oposición moderada', pero Washington sabía que las armas estaban cayendo en manos de Al Qaeda y Daesh. El líder de los militantes de Daesh en Pakistán ha admitido haber recibido armas por parte de EEUU. Trump, en este caso, tiene razón a la hora de acusar a la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, y al presidente Obama. 'Sueñan con Hillary Clinton', afirmó Trump sobre los terroristas", revela Shamir en su nota.

Según el autor, "el secreto de la creación de este nido de terroristas y extremistas se revela ante nuestros ojos". Por otro lado, era algo de esperar, teniendo en cuenta que una historia similar sucedió cuando EEUU llenó Afganistán de armas y llevó a Bin Laden a tomar el poder del país.

"Ahora, en Siria, Clinton y Obama están cumpliendo la voluntad del 'lobby' israelí, que sueña con una guerra eterna en Oriente Próximo. En Irak y Siria, Washington está luchando contra la influencia iraní".

Por ahora, Assange ha prometido revelar evidencia adicional que implica a Hillary Clinton con el abastecimiento de armas a Daesh, explica el experto. Es posible que cuando esta información llegue al electorado estadounidense, ellos podrían darnos una sorpresa en noviembre, mes en el que se realizarán las elecciones.

Clinton lanza un video que vincula a Trump con el Ku Klux Klan

Un nuevo video de campaña de Hillary Clinton vincula a su rival, Donald Trump, con la organización racista estadounidense Ku Klux Klan.

La candidata presidencial demócrata publicó el jueves en su cuenta oficial de Twitter una grabación en la que ataca a su rival republicano, al relacionarle con la organización racista estadounidense Ku Klux Klan (KKK).

El vídeo comienza con un miembro del KKK encapuchado y vestido de blanco que declara: "la razón por la que a muchos miembros del Klan les gusta Donald Trump se debe a que creemos en muchas de sus creencias".

A continuación, aparece el fundador de la revista American Renaissance (descrita como supremacista blanca), Jared Taylor, quien sostiene en una entrevista que "expulsar a todos los ilegales, construir un muro y una moratoria a la inmigración de los musulmanes es algo muy atractivo para la gente blanca común".
Miembros del grupos racista Ku Klux Klan (KKK) en Estados Unidos.

Descripciones como "esta gente apoya a Trump porque ellos creen que Trump les apoya" o "si Trump gana, ellos pueden estar dirigiendo el país" aparecen intercaladas a lo largo del vídeo.

El Klan también apoya a Clinton

Mientras Clinton trata de relacionar a Trump con KKK, el pasado abril, el destacado miembro del grupo Gran Dragón, Will Quigg declaró que la campaña de la candidata demócrata había recibido alrededor de 20.000 dólares en donaciones anónimas aportadas por miembros de la misma organización racista.

Al respecto, el líder de la rama del KKK en estado de California (oeste), Quigg, afirmó recientemente que Clinton es amiga de la organización y, para argumentar sus dichos, dijo que ella mantenía una relación de amistad con el fallecido senador senior demócrata por Virginia Occidental, Robert Byrd, quien a su vez fue un destacado miembro de KKK.

El contraataque de la demócrata viene tras afirmaciones de la secretaria de prensa de la campaña del candidato republicano, Katrina Pierson, quien aseguró que estado de salud de Clinton la inhabilita para ocupar una responsabilidad tan alta como la Presidencia.

Por otro lado, David Duke, exdirigente del KKK, ha elogiado a Trump por los ideales que él defendió e impulsó durante años atrás. No obstante, el aspirante niega que tenga cualquier relación con el KKK.

En esta misma línea, el líder del Partido Nazi Americano, Rocky Suhayda, también ve en Trump una ‘oportunidad real’ para la supremacía de los blancos en EE.UU., si este logra llegar a la Casa Blanca.

Assange critica a Hillary Clinton por "histeria" antirrusa

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, criticó la campaña electoral de la candidata demócrata, Hillary Clinton, al calificarla de histeria antirrusa "Hay una politización increíble de los medios en estas elecciones. Son muy preocupantes las afirmaciones, desde el lado de Clinton, de que todos son agentes de Rusia. Es inquietante", declaró Assange en una entrevista con la televisión Fox News.

Assange promete nuevas filtraciones explosivas sobre Hillary Clinton

Para el fundador de WikiLeaks, la demócrata Hillary Clinton se posiciona ahora como "candidata de la seguridad" y "se ha agarrado a una especie de histeria neomacarthista con respecto a Rusia" en su campaña. El republicano Donald Trump, a juicio de Assange, también comete muchos errores durante la campaña, pero "por lo que vemos, no figura entre aquellos el de ser un agente de Rusia".

A finales de julio pasado, un representante de la sede electoral de Clinton declaró que los servidores del Partido Demócrata fueron hackeados por piratas informáticos rusos, lo que apuntaría, en su opinión, a que Moscú intenta ayudar al candidato republicano Donald Trump.

Katehon - Al Manar - HispanTV -