Convoy de la ONU en Siria: dron estadounidense sobrevoló la zona del ataque

Jueves, 22 Septiembre, 2016 - 10:00

Rusia y EE.UU. intercambiaron acusaciones mutuas por el bombardeo del convoy humanitario en la ciudad siria de Alepo, después de que EE.UU. responsabilizara a Rusia del atauqe sin presentar ningún tipo de prueba.

“La intervención de la delegación estadounidense no fue más que un espectáculo para millones de personas; se trata de un espectáculo malo, pues resulta muy pobre, no cuenta con ningún dato, y resulta demasiado fácil de desmentir”, dijo el miércoles la portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova.

La portavoz rusa respondía así a las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, quien horas antes había dicho en una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que el papel de Siria o Rusia en el ataque contra el convoy humanitario resulta indudable.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) envió el lunes dos convoyes de ayuda humanitaria a sendas localidades de las provincias de Alepo (norte) y Homs (centro). Horas después, el organismo informó de que una de las caravanas había sido atacada en el oeste de Alepo.

Rusia, que demuestró mediante imágenes que junto al convoy humanitario atacado en Alepo (Siria), los terroristas trasladaban un mortero de gran calibre, aseguró también que un dron estadounidense con capacidad de efectuar bombardeos aéreos fue detectado en la zona del ataque al referido convoy humanitario en la misma jornada del miércoles, algo que a su vez fue rechazado por el Pentágono.

Serguei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia reaccionó a las acusaciones de su homólogo estadounidense y volvió a negar toda responsabilidad de Moscú o de Damasco en el bombardeo del convoy humanitario. “Insistimos en una investigación imparcial y a fondo del ataque”.

El embajador sirio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari, acusó por su parte a EE.UU. de haberse basado “en el testimonio de un solo miembro de la oposición” que aseguró haber visto aviones sobre el convoy, cuando “los vecinos de la zona” no los vieron.