«Super-fakes» hechos en los EEUU

12.12.2016

El método habitual de la guerra de información es culpar a otros por tus propios pecados

El 24 de noviembre, The Washington Post publicó un artículo titulado “La propaganda rusa se esforzó en ayudar a la difusión de las ‘noticias falsas’ durante las elecciones, dicen los expertos”. Como puede adivinarse del título, el artículo se ocupa de la supuesta interferencia rusa en la campaña electoral en los EEUU. El autor del artículo declara que esto fue hecho con la ayuda de las ‘noticias falsas’ difundidas por medios de comunicación ubicados en Rusia o con simpatías hacia la política rusa.

El artículo menciona el sitio propornot.com que está presentado como una plataforma independiente que contiene materiales sobre desinformación. El sitio también ha publicado una lista de medios de comunicación que supuestamente “difunden propaganda rusa”.

El Centro Analítico Katehon puede encontrarse en la lista, así como los autores de los sitios que regularmente proporcionan a Katehon sus materiales y comentarios tales como, por ejemplo, Paul Craig Roberts y William Engdahl.

Los creadores del sitio afirman ser independientes. Tomando en consideración la falta de profesionalidad, la CIA u otras agencias de inteligencia de EEUU no están detrás de propornot.com. Sin embargo, su cooperación con el “cártel neoliberal” es bastante evidente.

Propornot urge a la gente para que:

1) Obtengan sus noticias de los medios corporativos globalistas tales como la NPR, BBC, The New York Times, The Wall Street Journal, The Washington Post, Buzzfeed, VICE, etc.

2) “Trabajar con nuestros aliados europeos para desconectar a Rusia del sistema de transacciones financieras SWIFT, efectivo desde ya mismo y durando al menos un año, como respuesta apropiada a la manipulación rusa de la elección”.

No es casualidad que The Washington Post se enfocara en el trabajo de Katehon. Sin embargo, muchos ciudadanos de EEUU han percibido este estúpido artículo como un artículo carente de cualquier fundamento serio. En vez de lidiar con sus propios problemas, las principales corporaciones mediáticas de EEUU están creando “noticias falsas” (“fake news”) al referirse a sus propias “noticias falsas”.

Algunas de las recientes declaraciones de la Administración Obama muestran una tendencia hacia la censura política en los EEUU y representan un ataque a la libertad de expresión y a los ideales democráticos, tal como la posible creación de filtros especiales para que las redes sociales bloqueen “noticias falsas”.

Es más, los lectores de The Washington Post están preocupados por esta situación, y han dejado los siguientes comentarios:

Gene Holley
8:11 AM GMT+0300
Estoy totalmente en desacuerdo con este artículo. Fui al sitio Propornot para buscar más detalles y no pude encontrar ninguno. Busqué información sobre los escritores, nombres y biografías de los perfiles, y no encontré ninguna. Este artículo es basura sin pruebas.

patrick one
7:54 AM GMT+0300
Cuando The New York Times devuelva su falso premio por el periodismo que consiguieron por PROMOCIONAR la propaganda de la Rusia soviética, creeré que sois serios. Esto es “promover conscientemente la propaganda rusa”.

Eric Nunez
7:31 AM GMT+0300
Washington Post ha perdido oficialmente toda credibilidad con este artículo. Este artículo es absolutamente ridículo y totalmente sin fundamentos.

bahaha
7:29 AM GMT+0300 [Edited]
En cualquier momento que el Partido Demócrata acusa a otro grupo de un hecho nefasto, podéis saber que eso mismo es lo que ellos hacen. El DNC es el grupo que paga a los trolls para que vayan a los sitios web y hagan comentarios. Los trolls demócratas estuvieron en todas partes y una manera de saber que eran trolls era porque su cuenta de FB no tenía ningún amigo en absoluto. Ellos estaban en todas las secciones de comentarios del sitio web al que fuera. Así que, no fueron los rusos, fue el DNC. Fue realmente estúpido y no consiguieron nada de nada.

[DNC, Democratic National Convention]

SnowflakeMelter
6:53 AM GMT+0300
Chico, me APUESTO que The Washington Post desearía no haber publicado jamás este artículo. Su propaganda les ha resultado espectacularmente contraproducente.

Worried in Minnesota
6:51 AM GMT+0300
WAPO no podéis parar de intentar encontrar modos para elegir al candidato más irritante y con una mala campaña, al menos en la historia reciente. Ella es EL peor ejemplo de la Élite de Wasington – ella coge dinero PARA su fundación de los peores violadores de derechos humanos en el mundo y sin embargo llamáis misóginos y fanáticos a los partidarios Trump. ¡La mujer cogió dinero de países que ejecutan a mujeres y LGBT en las calles! Y después lo usaron para para pagar la boda de su hija. Por cierto, no somos estúpidos – podemos descubrir cuán sesgado es cada uno de los grandes portales mediáticos. Tenéis que trabajar duro para recuperarnos.

SpoilerTheoryIsBunk
6:12 AM GMT+0300
Aparentemente PropOrNot dijo que revelaría sus nombres cuando Putin revele el suyo. Basta con decir Glenn Greenwald de The Intercept los destruyó por ello: https://theintercept.com/2016/11/26/washington-pos...

Groot
11/26/2016 11:47 PM GMT+0300 [Edited]
Esto es desternillante; justo ayer estaba contando chistes sobre las listas de fuentes aprobadas por los medios, y ahora WaPo se está moviendo en esa dirección.

Básicamente, cualquiera que no esté de acuerdo con los medios de comunicación sesgados y corruptos, Fox News incluida, está fuera de las listas de fuentes aprobadas.

scoon421
11/26/2016 11:29 PM GMT+0300
El artículo mismo es un ejemplo de “noticias falsas”. Asume que los votantes estadounidenses fueron fácilmente embaucados por propagandistas rusos.

La caracterización de la inteligencia de EEUU está insultando tanto a los partidarios del presidente electo Donald Trump como a los partidarios de la oponente demócrata Hillary Clinton. Ambos lados se apresuraron a migrar hacia sitios de información que reforzaran sus predisposiciones ideológicas.

The Washington Post en su continua campaña para desacreditar la elección de Trump y para acelerar aún más su propia carrera suicida a la irrelevancia, intenta la siguiente ingenua simulación de equilibrio periodístico.

“No hay modo de saber si la campaña rusa se demostró decisiva en la elección de Trump, pero los investigadores la representan como parte de una ESTRATEGIA ampliamente efectiva para sembrar la desconfianza en la democracia de EEUU y sus líderes”.

Esta es precisamente la cuestión. No hay pruebas de que las denominadas “noticias falsas” inclinaran el electorado hacia Donald Trump.

Así, The Washington Post es tan culpable como los sitios que critica.