Rusia se alista para la guerra con Occidente

23.11.2017

Las ambiciones notables y crecientes de Rusia han hecho que -según explica el presidente de Ucrania Petro Poroshenko- realice ejercicios militares de una magnitud de 100.000 soldados en las fronteras orientales de la Unión Europea la próxima semana en Bielorrusia.

 

Por esta razón, el gobierno ucraniano, ha aumentado e incrementado la seguridad en los imites fronterizos. Los esfuerzos de Rusia por atacar a la Unión Europea pone a la expectativa a la comunidad internacional.

Durante un discurso ante el parlamento de Ucrania, el mandatario ucraniano Poroshenko comentó: “No hay señales de que Moscú esté dispuesto a retirarse de Donbás o salir de Crimea. De hecho, cada vez hay más pruebas de sus preparativos para una guerra ofensiva de proporciones continentales”.

Las autoridades Ucranianas aseguran que Moscú, mantiene una constante presencia en las regiones independentistas del Este, y que Rusia no ha mostrado indicios de querer retirarse de Donbás o salir de Crimea.

Aunque el gobierno ruso ha declarado, a través del Teniente General Alexandr Fomin que tales ejercicios militares solo son “estrictamente defensivos”, el gobierno de Ucrania y la comunidad internacional se mantienen muy atentos de tales acontecimientos, que debido a la magnitud que se observa en los mismos, dejan a todos en un estado de alerta, de que el gobierno de Rusia se esté preparando realmente, para una Guerra.

Bajo el disfraz de ejercicios estratégicos de mando, no estamos descartando la creación de un nuevo grupo de asalto de tropas rusas para atacar el territorio de Ucrania”, aseveró Poroshenko. “Cerca de 2000 transportistas con soldados y equipos se han acercado y se están acercando a nuestras fronteras. No es garantía de que después del final de estas maniobras todo esto volverá a Rusia”.

 

Incluso se ha considerado que, los ejercicios de Rusia, podrían ser el simulacro militar“más grande en Europa”. Así mismo, de acuerdo al portal estadounidense Newsweek, Mijail Saakashvili, ex mandatario georgiano, anunció que este simulacro podría emplearse como “un frente para emplazar a las tropas rusas en Bielorrusia como precursor de la anexión”.

 

Se estima habrá una participación de más de 13.000 soldados en las maniobras rusas conocidas como Zapad 2017 (Oeste 2017), según el Kremlin y algunos observadores occidentales. Además, es sabido que van a intervenir unos 70 aviones y helicópteros, así como 10 buques, 250 carros de combate aproximadamente, hasta lanzacohetes múltiples y morteros.

Todas estas circunstancias llevan al gobierno ucraniano a tomar medidas, así como, crear planes de defensa, que consideren adecuados a lo que pueda surgir, por lo que el Ministro de Defensa de este país, Stepan Poltorak, aseguró que Ucrania está preparada para la posible “invasión” rusa.

Ante la advertencia de la “amenaza” latente del gobierno ruso por los ejercicios planeados a ejecutarse en Bielorrusia, tanto Ucrania como otros países exsoviéticos, se asegurarán de conseguir del Gobierno estadounidense la ayuda militar que crean necesaria, la cual, de ser cierto lo que se ha dicho de las posibles verdaderas intenciones de Rusia, resultarán de mucha utilidad para estas naciones.