Qatar, una cuestión de disputas entre élites

22.06.2017

La semana pasada saltó a las portadas mediáticas la cuestión de Qatar, cuyo emir declaró algo que cruzó todas las líneas rojas, pero las líneas rojas de la casa de los Saúd. Aquel emir dijo que: “Irán es un contrapeso en la región que debe ser tenido en cuenta”, además de señalar las buenas relaciones con grupos cercanos a Irán como Hezbolá del Líbano y también, expresando la posibilidad de que Donald Trump no dure mucho en la presidencia de los EEUU.

La respuesta no se hizo esperar y de repente, el régimen de los Al Thani en Qatar fue acusado de financiar el terrorismo yihadista en todo el mundo. Lo más infame de tal acusación es quien la realizaba, y era el mismo régimen saudí, conocido desde hace más de 30 años por apoyar el terrorismo yihadista, allá donde fuera necesario por sus valedores del gobierno de los EEUU. Así mismo, los saudíes arrastraron en su tormenta contra los Al Thani qataríes.

Recordemos, antes de proseguir, un detalle crucial para entender la situación ya que siempre hemos de mirar el contexto, tanto en la historia reciente, como la pieza que esta situación ocupa en el mosaico de tensiones y conflictos en todo el mundo. El detalle cruciales el reciente contrato armamentístico mil millonario que llevó el presidente Trump, desde los EEUU a Arabia Saudí. Unas armas necesarias para que los Saúd sigan manteniendo las guerras que ellos mismos han abierto y mantenido a base de petrodólares. Guerras como la invasión a Yemen desde 2015, provisionamiento de armas y recursos de todo tipo para los grupos terroristas que operan en Siria desde 2011, y el mismo apoyo para los terroristas que invadieron y derrocaron a Gadafi en Libia. Una y otra vez, se encuentra el dinero saudí en los terroristas que manchan de sangre, precisamente, aquellos países que son marcados como objetivo a derrocar ya que no guardan pleitesía a los gobiernos de EEUU, Israel, y Arabia Saudí.

Por otra parte, Irán, el gran enemigo de los saudíes. Ofreció sin dudarlo todos los alimentos y suministros que necesitaran en Qatar tras el bloqueo terrestre, marítimo y aéreo, ordenado por los gobernantes saudíes y secundado por los gobiernos de Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto. Recordemos también que Irán sufrió un triple atentado terrorista en su capital, Teherán. Asimismo, tomemos en cuenta toda la serie de atentados terroristas que han sacudido a diversos países europeos desde 2015 y especialmente a Reino Unido en los últimos meses.

Visto así, parece que este conflicto por Qatar es una cuestión de rivalidad entre élites, entre los Al Thani de Qatar y los Saud de Arabia Saudí. ¿Y por qué tanta rivaliadd? Hay que mirar al subsuelo para encontrar el motivo: Recursos energéticos, petróleo y gas natural. Estos recursos mueven el mundo capitalista actual. Hacen que toda esta estructura siga funcionando día tras día, y a los propietarios de esas explotaciones energéticas les reportan inmensos beneficios. Así se convirtieron desiertos estériles en ciudades de rascacielos y 

En este sentido tenemos una situación de conflicto entre élites, que repite patrones pasados, donde otras élites tribales árabes lujos increíbles.peleaban entre sí por incrementar sus dominios, pero ahora no es en clave local, enmarcada en la costa sur del golfo pérsico, sino que ahora es en clave global, pues sus recursos económicos les permiten comprar todo lo necesario para estar en la arena global, aunque en el fondo sean los mismos jefes tribales que guardan las mismas inquinas entre ellos para ampliar el poder de unos en detrimento de otros. Lo cual también es posible que se vea aumentado por una especie de maldición del dinero, pues aquellos que centran su vida en la acumulación material, entonces, cuanto más dinero tienen, más dinero ambicionan… en una escalada imparable que les llevará hasta su propia destrucción, no sin antes destruir a todos y a todo aquello que crean que se les interponga en ese anhelo oscuro por el dinero creado con la venta de recursos energéticos.