Por quién doblan los buscones (el regalo ideal)

12.07.2016

VOLVERÁ A REIR LA PRIMAVERA Y EL TERCIOPELO Y EL MAIDAN ¿A QUE SÍ, PABLILLOS?

"Los primeros estadounidenses que vinieron a Europa a luchar contra el fascismo fueron los hombres y mujeres de la Brigada Lincoln. Transmita, por favor, al pueblo estadounidense la gratitud de los demócratas españoles por el ejemplo antifascista de aquellos héroes. Entre ellos estaba Oliver Law, el primer afroamericano que comandó tropas estadounidenses. En memoria de aquellos héroes. Un abrazo, presidente Obama".

ESPAÑA (con X de ahora, o con F de Franco y/o Felipe -esa Efpaña que Matías Prats senior usaba como saleroso trampantojo locucional-, o con la triple A de las Azores -sólo con la S de Suárez la cosa cambió brevemente por la poca vocación usaca de éste y la nula aptitud como mandatario del visitante a la sazón, Carter-) siempre ha sido el más fiel bastión de los intereses pentagonales. Bastión anticomunista durante décadas con el desarrollismo, el priísmo felipista, el engallamiento aznariano, y, tras una década y media de silencio desde la última visita, logra lo esquizofrénicamente milagroso, bastión anticomunista y antifascista a un tiempo, con la común unción de Rajoy, Sánchez, Rivera y Pablillos. Ese mantra ("RUSIA ES CULPABLE") que nos acompaña desde la autarquía y que lampedusianamente siempre se mantiene (no importa lo que pase en Rusia) en perpetuo cambio de atuendo argumental. El antifascismo de Pablillos (con su regalo a Obama del libro sobre la Brigada Lincoln -contribución usaca en nuestra guerra civil, primer oficial negrito, ulterior represión del ogro Stalin a los sufridos brigadistas...-) es un antifascismo simpático, occidental hasta las cachas, como de reposición bélica de 13TV, como aquel POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS de Sam Wood (uno de los directores más anticomunistas de Hollywood), como aquellas danzas spielbergianas de Schindler y el soldado Ryan a la luz de la luna normanda, como el LIBRO NEGRO DEL COMUNISMO y las tesis de Nolte igualando a tirios y troyanos, como el adn trosko siempre dirigido a la defensa de Occidente (en clave socialdemócrata -eso sí, con marchamo de la CIA-, en clave neocon, en clave anticapitalista, hasta en clave neonazi -aquellos precursores aislados como el exaltado Francois Duprat o el medidor de cráneos René Binet, hoy ya por fin reconocidos como Occidente se los merece, multiplicados en las masas maidanescas de los abanderados de Kiev, o legitimados con la negativa de USA y Canadá a apoyar la resolución antinazi de Putin en la ONU...), un antifascismo perfectamente compatible con todas las visitas anteriores de mandatarios pentagonales. Porque, de nuevo, con pelo a cepillo, o engominado, o con melenita de policía secreta del tardofranquismo, o ahora mismo, con rastas y/o coleta, el mantra no ha variado... !!!!!RUSIA SIGUE SIENDO CULPABLE!!!!!

Luminar XXI.