¿Por qué no habrá acuerdo de paz con los EE.UU. sobre Siria?

23.09.2016

Porque el objetivo de los EE.UU. no es ver la paz, sino más víctimas.

Porque cuando hay más personas muertas, entonces hay más "espacio humano" libre para traer a otros "humanos" como se había planeado.

Porque el objetivo se está cumpliendo no importa lo que pase. Todavía hay más muertos. Haya o no una tregua, las atrocidades continúan y la gente muere.

Porque sus rituales son ayudados por el aumento del número de bajas.

Porque los soldados/mercenarios universales de todo tipo, desde los robots takfiris a los nazis ucranianos, la policía de Estados Unidos, la IDF [Fuerzas de Defensa de Israel], y los wahabitas no son capaces de otra cosa. Su presencia en cualquier sociedad significa más muerte. Creando un "hábitat natural" para este tipo de máquinas de matar humanos, se está cumpliendo básicamente la doctrina del Lebensborn.

Porque hay demasiada enfermedad construida en las bases de los EE.UU. quien, no teniendo una gran cantidad de colonias, tuvo que acelerar la historia. La doctrina del Estado de los EE.UU. es producir su propia historia estatal desde sus cimientos. Esta es una historia que carece. Del inglés, el holandés, el francés, heredó el conocimiento de extender la muerte y conquistar el mundo en un mar de sangre siempre que sea posible.

Las nuevas estrategias de guerra occidentales son las de un cobarde. Un policía armado es un héroe en la Alemania ocupada si arresta a un científico de 93 años que afirma que no hubo Holocausto. Es una gran victoria militar si, bajo amenaza económica, el ejército de un país es destrozado y después los EE.UU. se precipitan en picado como los ganadores y celebran una victoria que en realidad nunca ocurrió. Esto ni siquiera sucede en los dibujos animados.

La dualidad europea racional "teórica" se convirtió en la dualidad norteamericana pragmática "práctica". El demonio maligno de Descartes y sus engaños están vivos y perfectamente - la dualidad de cuerpo y alma, materia y espíritu, idea y experiencia - todas estas dualidades son aplicables en la sociedad estadounidense. Mientras retransmite a gente resplandeciente vacía de mente, alimentada de prozak, Jabbas el Hutt comiendo cubos de alitas de pollo OMG, frente a pantallas de televisión domésticas de gran tamaño, las guerras están en su apogeo en otras partes del mundo, emprendidas por las mismas personas que transmiten gente resplandeciente a sus propios ciudadanos viviseccionados. Ellos, los ciudadanos, ni siquiera saben dónde están "las otras partes del mundo". Ellos ni siquiera saben que, mientras vacían las cestas de alitas de pollo OGM, sus conciudadanos son drogados, robotizados por el Ejército de Estados Unidos, y enviados a la guerra a matar gente, tomar sus tierras, recursos, y todo. Entonces ellos culpan a alguien más y conectan la maquinaria de los medios de comunicación. A continuación, juegan a la víctima. Se está volviendo cada vez más evidente que los EE.UU. e Israel son el Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

La política y la diplomacia que justifican la industria de la muerte y los diferentes tipos de guerra (convencional, biológica, química, electromagnética, psicotrónica...) ya no son más política y diplomacia, sino una industria de la muerte en acción disfrazada. Sus representantes son marionetas que no operan ya al nivel de los seres humanos. No hay ninguna característica humana que pueda ser encontrada en ellos. Están viviseccionados como aquellos que comen cubos de alitas de pollo - de Washington D.C. a Londres, de Bruselas a Tel Aviv, y a Riad. No estamos tratando con seres humanos en la Tercera Guerra Mundial. No existe ninguna estrategia de guerra, no hay ninguna cosa tal como acuerdos, y no hay ningún código moral, no hay personas. Sólo hay un ejército de robots en trajes y uniformes que lleva a cabo el programa de la industria de la muerte.

 

A principios de este siglo, se anunció que la palabra más fea en el idioma alemán del siglo XX era Menschenmaterial.