¿Por qué debe salir Turquía de la OTAN?

25.08.2016

El fallido golpe de estado respaldado por Estados Unidos e intentado por la FETÖ (Organización terrorista fettulista) en Turquía el 15 de julio, no sólo amplió la brecha entre Turquía y las potencias atlantistas, sino que también reveló la verdad de que el destino inevitable de Turquía se encuentra en el eurasianismo.

Gracias a la intervención de los EE.UU., su papel en la conspiración y en su ejecución, y en el apoyo al golpe de estado fallido, junto con el silencio de la UE, siempre abogando irónicamente por la democracia, tanto los políticos turcos como grandes segmentos de la nación (incluyendo neo-kemalistas, conservadores, nacionalistas y socialistas) han comenzado a dar una voz más fuerte al eurasianismo.

Turquía se unió a la OTAN en 1952 debido al miedo a la URSS comunista. Pero incluso en el período de la Guerra Fría, Turquía y la URSS tuvieron relaciones diplomáticas bastante normales y tanto los primeros ministros de Turquía como los de la URSS visitaron los países del otro. Sin embargo, con la desintegración de la URSS y la eliminación de la amenaza comunista, agravado por el gobierno del Partido AK, que persigue una política exterior más independiente y multidimensional, surgieron enfrentamientos cruciales entre Turquía y la OTAN. Hay que recordar que en 1974, cuando Turquía, en el uso de sus derechos garantizados obtenidos con el tratado de 1960, intervino militarmente en Chipre, que no es un miembro de la OTAN, los EE.UU. aplicaron sanciones de armamento a Turquía que duraron hasta 1978. Por lo tanto, los EE.UU. mostraron su nivel de sincero compromiso con Turquía, ¡incluso cuando el enemigo ya no eran los comunistas soviéticos!

Tras el final de la Guerra Fría, cuando los EE.UU. se esforzaron por ocupar Irak en 2003, sólo un año después del inicio del gobierno del Partido AK, Turquía declinó la solicitud de los EE.UU. para utilizar el territorio turco. Esto produjo un aumento de las tensiones y, como resultado, doce soldados que sirvían en las fuerzas especiales turcas en Irak fueron detenidas por las fuerzas de ocupación de Estados Unidos. Por lo tanto, está claro que Turquía y los EE.UU. tenían agrias relaciones desde el inicio del gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Siria es otro caso evidente en el que los EE.UU. una vez más se destacaron como enemigos de Turquía, en lugar de apoyarlo como un país de la OTAN. Turquía tenía muy buenas relaciones con la Siria de Bashar Assad antes de 2011, incluyendo un acuerdo de libre comercio firmado en 2007, ejercicios militares conjuntos en 2009 y 2010, y una reunión de asociación estratégica de alto nivel en 2009. Sin embargo, con la connivencia de los elementos pro-estadounidenses en Turquía, las relaciones con el gobierno de Assad se deterioraron. Debido a la guerra civil de Siria, Turquía perdió a su vecino y amigo, sufrió económicamente debido a los 3,5 millones de refugiados sirios, y tuvo que pasar a ser parte en la guerra civil para ayudar a los turcomanos, parientes cercanos de los turcos que habitan en el norte de Siria. Pero el resultado más devastador de la guerra civil fue la potenciación de la curda YPG, considerada por Turquía una extensión del PKK, contra el que Turquía ha luchado militarmente desde hace 30 años.

Aunque el presidente turco Erdogan indicó claramente que Estados Unidos debía elegir entre Turquía, como miembro de la OTAN y el YPG, los EE.UU. siguieron apoyando política y militarmente al YPG.

El intento de golpe militar del 15 de julio fue el ataque militar directo de EE.UU. sobre otro miembro de la OTAN, Turquía, a través de los soldados pro-americanos miembros de la FETÖ que estaban sirviendo en las Fuerzas Armadas de Turquía. Turquía se ha enfrentado a tres golpes militares en la historia, pero el último es único. Por primera vez, los civiles fueron abatidos, la Asamblea Nacional fue bombardeada, y líder del golpe vivía y recibió un apoyo claro desde fuera de Turquía. Gülen, el líder de la FETÖ, huyó a Pensilvania, EE.UU., en 1999, alegando presiones religiosas contra él por parte del gobierno (no del partido AK) durante ese período, y no ha regresado a Turquía a pesar de que el presidente turco lo llamó personalmente hace tres años. De ahí la razón por la que la nación turca en su conjunto ha considerado este golpe no como uno "nativo" o "local", sino como un ataque militar directo de EE.UU., y en consecuencia ha luchado contra el golpe. A pesar de la petición oficial del Gobierno turco de extraditar a Fethullah Gülen, al día de hoy sigue siendo reacio.

Además de las innumerables traiciones a su compañero miembro de la OTAN, Turquía, y del más reciente ataque militar directo de la FETÖ, los aspectos geopolíticos, económicos, históricos y culturales de Turquía en realidad señalan un futuro eurasianista.

1. Geográficamente, como Rusia, Turquía tiene territorios tanto en Asia como en Europa.
2. La UE comenzó a desintegrarse con el Brexit, pero la solicitud de adhesión de Turquía se ha negociado desde 1987. La UE cree que las características culturales y demográficas de Turquía no son adecuadas para la visión de la UE.
3. Turquía no ha tenido disputas fronterizas con sus vecinos desde hace un siglo, a pesar de que está rodeada por países musulmanes y cristianos que vivieron muchos siglos bajo el dominio del Imperio Otomano. Por ejemplo, Turquía firmó un acuerdo de libre comercio y de cooperación militar con Serbia y, a pesar de que Turquía es un país musulmán sunita, no ha habido una guerra con el Irán chií desde 1683.
4. Los turcos son parientes de los países de Asia Central y de las naciones túrquicas del Cáucaso. Similitudes lingüísticas y culturales enlazan Turquía a Asia.
5. Los turcos son musulmanes. Por lo tanto, vínculos religiosos unen a Turquía con Irán y con los países árabes. En la lengua turca hay miles de palabras persas y árabes. Por otra parte, los turcos y los árabes viveron juntos en paz durante quinientos años bajo el dominio otomano.
6. Las creencias musulmanas y ortodoxas coexistieron en paz en el Imperio Otomano. Sólo los bosnios y la mitad de los albaneses se convirtieron al Islam en cinco siglos de dominio otomano. Los sultanes del Imperio Otomano se llamaban a sí mismos los protectores de las naciones ortodoxas contra el Occidente Católico.
7. Durante mil años, los turcos han luchado contra Occidente política y militarmente.
8. Los valores y las costumbres de los turcos se oponen a la ideología occidental. En lugar del individualismo y del ultraliberalismo, el estado, la nación, la familia y los valores morales se han vuelto especialmente importantes en Turquía, al igual que en muchos otros países de Eurasia.
9. Turquía comercia  con Eurasia, ya que Alemania, China y Rusia son los principales socios comerciales internacionales de Turquía. La participación de los países fuera de la UE en la balanza comercial internacional de Turquía aumenta cada año.
10. Rusia, Turkmenistán, Kazajstán, Azerbaiyán e Irak son los principales países en los que operan los contratistas de construcción turcos.
11. Los alemanes y los rusos son las principales nacionalidades que visitan Turquía por turismo.
12. Iraquíes, saudíes, kuwaitíes, y rusos son los principales compradores extranjeros de casas en Turquía.
13. Los turcos se casan con sirios, alemanes, azeríes, rusos y ucranianos.

El intento de golpe militar del 15 de Julio es considerado como un ataque directo de los EE.UU. sobre la soberanía de Turquía y la democracia. Por otra parte, las diferentes capas de la sociedad turca se unieron contra la amenaza externa. Para muchos pensadores, esta es la segunda guerra de liberación nacional de Turquía.

Durante la fundación y la liberación nacional de la Turquía moderna en 1921, fue la Rusia de Lenin entre las grandes potencias quien primero reconoció y apoyó a la República turca de nueva creación. Del mismo modo, en la segunda guerra de liberación nacional, Vladimir Putin fue el primer líder que llamó y apoyó al gobierno turco legítimo contra el intento de golpe. Bastante emocionante, la primera visita al exterior del presidente turco después del intento de golpe fue a Rusia.

Si el conflicto sirio se puede resolver mediante la cooperación de Rusia y Turquía, esto allanará el camino para la voluntad conjunta de Rusia y Turquía de trabajar en otras confrontaciones regionales, tales como la de Nagorno-Karabaj. Si la competencia ruso-turca conducida por la OTAN puede ser convertida en cooperación estratégica ruso-turca, fallarán las provocaciones atlantistas para perturbar la estabilidad en la península de los Balcanes, en Oriente Medio, el Cáucaso y Asia Central - la zona de influencia conjunta de Rusia y de Turquía. No sólo Rusia y Turquía se beneficiarán, sino que la soberanía nacional en estas regiones y la unidad territorial pueden ser protegidas.

A medida que aumenta la cooperación entre Rusia y Turquía, y el resultado se hace visible, la confianza en el eurasianismo impregnará Turquía y salir del eje de la OTAN y Occidente será más fácil. Ambas verdades estadísticas y experiencias históricas aclaran el inevitable destino euroasiático de Turquía. Esta carga histórica está sobre los hombros de los líderes del gobierno turco: acelerar la trayectoria euroasianista de Turquía y no ser engañados por cualquier maniobra de Estados Unidos para devolver a Turquía de nuevo al ámbito occidental, una amenaza que se encontrarán. Este viaje es inevitable. Este camino requiere la paciencia y la perseverancia de Rusia.