Patriotismo VS nacionalismo en Pakistán

07.07.2016

Pakistán apareció en el mapa mundial como estado soberano el 14 de agosto de 1947 como resultado de las particiones del subcontinente bajo gobierno británico. El estado de Pakistán tenía dos partes: Pakistán oriental y Pakistán occidental hasta 1971. El Punjab (grupo étnico punjabi) fue dividido en dos partes, una se convirtió en el Punjab indio y la otra se volvió parte de Pakistán occidental. En el lado oriental, los británicos adoptaron la misma fórmula en Bengala. La parte occidental de Bengala se convirtió en Pakistán oriental, mientras Bengala oriental permaneció como parte de India. En Pakistán oriental, el grupo étnico Bengalí era la mayoría mientras que en Pakistán occidental hay muchos grupos étnicos, esto es, Punjabi, Sindhi, Saraiki, Pastunes, y Balochi. Sobre la cuestión del idioma nacional, explotó el conflicto entre los grupos étnicos. Como resultado de la guerra entre Pakistán e India, la gente de Pakistán oriental (Bengali) obtuvo la independencia y formó el estado de Bangladesh.

El rechazo de la autonomía provincial bajo el sistema federal fue una de las razones fuertes para la separación de Pakistán oriental (de Bangladesh). Geográficamente, la parte oriental y occidental de Pakistán estaban separadas por 1.000 millas de territorio indio. A pesar de las diferencias lingüísticas y culturales, la distancia fue la principal barrera en la manera del sistema de gobierno. El lado oriental era de mayoría bengalí como grupo etno-lingüistico, mientras que la parte occidental estaba dividida en cuatro provincias con diferentes grupos étnicos, esto es, Sindhi, Punjabi, Balochi, Saraiki, Pashtunes, y Muhajirs urdu-hablantes (inmigrantes musulmanes que migraron desde la India dominada por los Hindúes). Desgraciadamente, Pakistán occidental con la capital federal como un centro de poder (Karachi, ahora Islamabad), impuso el Urdu como lengua nacional sobre todas las provincias. Como represalia, no solamente los nacionalistas bengalíes, sino también los Sindhi, Balochi, e incluso Pastunes, lanzaron movimientos nacionalistas contra esta decisión. Tal decisión forzó a Pakistán oriental (bengalíes) a afirmar la autonomía provincial con el Bengalí como lengua nacional. También demandaron que la capital federal fuera cambiada democráticamente desde Karachi/Rawalpindi a Dhaka, dado su 55% de la población.

La parte occidental (la actual Pakistán) rechazó proporcionar la autonomía por la imposición de una decisión minoritaria sobre la mayoría. El conflicto condujo a que la federación adoptase un único esquema con las provincias orientales y occidentales. En Pakistán occidental, las provincias de Sindh, Baluchistán, Punjab y Frontera Nor-Occidental (actual KPK) se fusionaron en la provincia occidental. Este nuevo experimento de sistema federal también fracasó porque estimuló los movimientos nacionalistas dentro de ambas unidades. Este sistema de una unidad fue propuesto y lanzado por los líderes Punjabi que estaban controlando la palanca del poder para contrarrestar la fuerza numérica de los Bengalíes. 

En el recién nacido Pakistán, no solamente los Bengalíes, sino también los Balochis se alzaron por la secesión debido a las malas políticas del poder establecido dominante de los Punjabi. El estado central de Baluchistán, Kalat, rechazó unirse a Pakistán. El ejército lanzó una operación el 27 de marzo de 1948. La invasión de Kalat invitó a la insurgencia en Baluchistán. En 1970, Pakistán, con la ayuda militar de Irán, lanzó una operación masiva del lado pakistaní de Baluchistán contra los guerrilleros y separatistas. Aprovechándose de la situación interna de Pakistán, India entonces le hizo la guerra a Pakistán en 1971. Como resultado de la guerra, el ejército pakistaní firmó un tratado de rendición y Pakistán oriental (Bangladesh) obtuvo la independencia mientras que la tierra de Baluchistán todavía quedó soñando por la paz.

Equilibrio de poder dentro de la federación y Punjabistán

Los partidos nacionalistas y eruditos lingüísticos usaron el término Punjabistán para el dominio del poder establecido de los Punjabi sobre Pakistán. Desgraciadamente la palanca de poder en manos del Punjab desató los conflictos étnicos dentro de la federación. Antes de la separación de Bangladesh, los Punjabis eran una minoría en fuerza numérica debido a la mayoría bengalí, pero en este tiempo, el poder establecido Punjabi había adoptado una fórmula discriminadora en relación a la división de la riqueza y el área de recursos de conocimiento bajo el sistema federal, mientras que tras la independencia de Bangladesh en 1971, el grupo étnico punjabi consiguió fuerza numérica a través del recuento por la fuerza del grupo étnico Saraki en la población total del Punjab mientras ignoraban la demanda de creación de la provincia de Saraikistán dentro del Punjab sobre bases étnicas.

En esta situación nueva y emergente, Baluchistán se había convertido en la provincia más grande de Pakistán, adquiriendo el 44% del área total de Pakistán. Sin embargo, en aquel tiempo la federación encabezada por el Punjab había adoptado una fórmula revisada para dividir el premio de la NFC entre provincias de población culta, y esto incrementó el odio para otras provincias más pequeñas.

Recientemente, durante el debate presupuestario para 2016-2017 en el parlamento, los partidos políticos que pertenecen a las provincias más pequeñas acusaron al partido punjabi gobernante que el presupuesto propuesto no es el presupuesto de Pakistán sino que es el presupuesto de Punjabistán.

Desgraciadamente, la intervención de EEUU en Pakistán había cultivado el nacionalismo extremo para debilitar la estructura estatal. Los anteriores enfrentamientos culturales y étnicos en Pakistán resaltaron que América había instrumentalizado el nacionalismo en Pakistán para debilitar el patriotismo y ahora la situación era mucho peor en Pakistán ya que los Sindhi, Balochi, Pastunes, y Saraiki necesitan el certificado de patriotismo del Punjab.

Solución política de Baluchistán y la formación de la provincia de Saraikistán

El esquema de la revolución de color de EEUU estimuló a los movimientos nacionalistas y los conflictos étnicos en Pakistán para debilitar la federación, y para lograr así que los objetivos occidentales fueran logrados mediante la creación de hostilidades. En esta situación, la separación de la federación no es una solución. Esto se debe a que a pesar de las revueltas guerrilleras y operaciones militares, la mayoría de líderes patrióticos Balochis han alzado sus voces con otras provincias más pequeñas contra el dominio del Punjab y demandaron soluciones políticas en la federación según la constitución de Pakistán. Esto permite la formación de una nueva provincia bajo la federación, pero desgraciadamente la formación de la provincia de Saraikistán ha sido bloqueada por el Punjab. Se considera como una de las etnicidades más antiguas del sur de Asia y el Pacífico con el mayor número de hablantes saraiki de Pakistán viviendo en el centro de una antigua civilización, el valle del Indo. La creación de la nueva provincia de Saraikistán en el Punjab sur no solo crearía un equilibrio dentro de la federación, sino también desalentaría al separatismo, al extremismo y al terrorismo en el país. Históricamente, la región de Saraiki tiene una gran influencia del Sufismo (ideología islámica de paz y tolerancia) que puede derrotar al separatismo, al extremismo, y a la violencia sectaria. Los legisladores han introducido una enmienda a la constitución por constituir un mecanismo para la distribución igual de recursos y riqueza con referencia a la autonomía provincial. En este sentido, la enmienda número 18 a la constitución de Pakistán fue aprobada en 2010. Pero ponerla en acción es todavía un desafío ya que el poder y la burocracia dominantes de los Punjabi están creando obstáculos en este sentido, igualmente ellos ya bloquearon la demanda muy popular de la formación de la provincia de Saraikistán. El poder establecido de los Punjabi ya ha desviado la ruta del Corredor Económico China-Pakistán (CECP), y esta decisión del poder establecido no solamente creó confusión entre las provincias sino también condujo a la incertidumbre en relación a las iniciativas de China en Pakistán.

Inestabilidad política: Jugando al escondite entre democracia y dictadura

Desde 1947 (la partición del sub-continente), Pakistán se está enfrentando a un juego del escondite entre la democracia civil y la dictadura militar gobiernos civiles y electos fueron derrocados por el ejército cuatro veces en la historia de Pakistán. El ejército se ha convertido en la principal fuerza de poder, por tanto, Pakistán todavía es políticamente inmaduro y todo gobierno político electo se enfrenta a la amenaza de un golpe militar debido a la lucha institucional por el poder. 

Todos los gobiernos militares sobre Pakistán fueron apoyados por América; una y otra vez, Washington reemplazó gobiernos civiles electos a través del patrocinio de golpes militares en Islamabad para lograr los objetivos occidentales en la región.

Desgraciadamente es cierto que los americanos patrocinaron regímenes militares que han intercambiado la independencia de Pakistán por ganancias materiales. Una serie de acontecimientos –golpes militares patrocinados en Pakistán- condujeron al país a su destrucción. Si miramos los detalles, fácilmente puede observarse que las guerras de 1965 y 1971 contra India fueron combatidas por regímenes militares, mientras que el trágico acontecimiento de la historia de Pakistán en relación a la separación de Bangladesh, también ocurrió bajo un gobierno militar. Es más, el dictador militar patrocinado por los americanos, General Zia ul Haq, hizo la guerra americana sobre Pakistán y Afganistán contra la URSS. Además de esto, la invasión de los EEUU-OTAN contra Afganistán también tuvo lugar durante un gobierno militar en Pakistán.

Estos pocos hechos describen cómo los EEUU han contaminado las instituciones políticas de Pakistán. Según los documentos desclasificados de la CIA, los EEUU han asesinado a los populares primeros ministros de Pakistán, Liaquat ali Jan, y Zulfikar Ali Bhutto, mientras que la mayoría creen que el dos veces primer ministro, Benazir Bhutto también fue asesinado por los EEUU.

Para Pakistán, la cita de Frank Zappa (músico y compositor americano) se vuelve cierta: “La política es la división de entretenimiento del complejo industrial militar”.