Padre Jesús Calvo: “Lo único que cabe reprochar a Franco es que fuera tan noble e indulgente con muchos criminales rojos”

05.09.2018

El Padre Jesús Calvo celebróla efemérides del 18 de julio en la campiña leonesa, junto a un grupo de amigos. Allí explicó la importancia para los católicos de la fecha histórica que hoy se conmemora. Expresaó su gratitud a Francisco Franco “por los inmensos bienes que nos proporcionó y por los servicios prestados”.

“Cuando este sistema liberal, ateo y materialista ignora y rechaza esos principios de pura lógica, de Razón y de Fe, convierte así la nación en una lucha de clases (marxista) o de partidos políticos (liberal) desencadenantes de fricciones regionales, chulerías partidistas y secesionistas, de dictadores de pacotilla, creadores de problemas artificiales y protagonismos de líderes de pies de barro”, señaló.

“Herir sensibilidades de gentes manejadas, resabiadas y engañadas, ¿es argumento para negar los honores a los héroes y mártires a cuya sombra vivimos y aumentamos?”, se preguntó en clara referencia al silencio de la jerarquía católica en relación a los sacerdotes que fueron torturados y asesinados por los republicanos.

Cree el Padre Calvo que los católicos españoles deberían decir ‘basta’ y combatir “con la razón de la fuerza” las agresiones contra símbolos religiosos provenientes de elementos de la izquierda radical. “En la sociedad española se está desarrollando, no por casualidad, sino impulsada por ciertos actores de la vida pública, una oleada de anticatolicismo feroz, so capa de tolerancia y progreso. Es necesario que los católicos coherentes con su fe salgan a la calle para expresar su indignación en los términos más severos”, subrayó.

Para el párroco de Villamuñio (León), la actitud “panfilista y cobarde” de la jerarquía católica sólo contribuye a dar alas a los anticlericales y remata rotundo que “hoy, como hace 80 años, tenemos no sólo la fuerza de la razón sino también la razón de la fuerza para combatir a los enemigos de nuestra fe y nuestra civilización”.

Opinó el Padre Calvo que, frente al actual clima de feroz anticristianismo, “los católicos españoles tendrán que responder, de lo que hagan o dejen de hacer, ante Dios y no ante las leyes aprobadas por partidos de obediencia masónica” y culpó al sionismo de estar detrás de estas acciones con el objetivo, según dice, de debilitar “la musculatura moral de los españoles”.

Calvo aseguró que los ataques contra símbolos católicos no son casuales, sino el fruto de un proceso largo, con un responsable colectivo: “La culpa no es sólo de una persona, sino de un ambiente que se va retroalimentando. Empiezan a difundirse los bulos y las difamaciones a través de los medios y otros actores sociales como partidos políticos. Hay actos concretos que coadyuvan a este ambiente: así, La Sexta, Público, Podemos, Esquerra Republicana o el propio PSOE son en gran parte culpables porque están fomentando el odio a la fe, generando un ambiente de cristofobia, como se demuestra en el Informe de Antidifamación Religiosa», sostiene. «Rezamos porque esto no vaya a mayores», auspicia.

Agregó que los ataques actuales son el resultado de un largo proceso que se resume en las siguientes etapas: “Se ridiculiza a la fe y a sus símbolos y no se tienen miramientos a la hora de mofarse de los sentimientos religiosos de los creyentes. Después se pasa al ataque verbal. Posteriormente comienzan los ataques físicos, primero a los edificios y bienes muebles e inmuebles de los cristianos. Por último, la violencia contra los cristianos se incrementa y afecta también a la integridad física de los creyentes, o se llega incluso a su asesinato”.

En referencia a la figura de Francisco Franco, el Padre Calvo lo situó a la misma altura histórica de héroes nacionales como Don Pelayo, Juan de Austria o Alejandro Farnesio. “Fue un grandísimo estratega en el campo de batalla, el mejor estadista en la defensa de los intereses nacionales y un revulsivo de la moral católica nacional”, dijo. Reparó sin embargo que el exjefe del Estado se mostrara excesivamente indulgente con el enemigo. “Lo único que cabe reprocharle es que fuera tan excesivamente noble e indulgente con muchos criminales del bando rojo, como fue el caso de Santiago Carrillo. “Tal vez lo hizo por su condición de hombre de bien y de militar obediente al honor”, apostilló.

El Padre Calvo manifestó en ese sentido que “la represión tendría que haber sido mayor para así evitar muchos de nuestros actuales males” y calificó de “disparatada” la ley de Memoria Histórica, que a su juicio pretende sembrar el odio entre los españoles. “Todos los del bando rojo que fueron ejecutados tuvieron un juicio con todas las garantías. Algo que por desgracia no tuvieron los católicos martirizados por los rojos”.

Por último, tras expresar su certeza de que “el Caudillo disfruta de la paz celestial”, el Padre Calvo pidió a los católicos españoles que recen por la consagración de España a Cristo Rey.