OTAN: un parásito que controla las mentes de sus anfitriones

19.08.2016

Tenemos que mirar primero qué es la OTAN. Es un parásito, que necesita un anfitrión. Las potencias de Occidente necesitan a Irak, Libia, etc., esencialmente para a robarlos y los utilizarlos. La industria de las armas es la industria más grande en el mundo. Los países de la OTAN y sus representantes, que son aproximadamente 88 en total, gastaron más del 80% de todo el dinero gastado en armas en el mundo. Los principales exportadores de armas son los Estados Unidos, seguidos por Gran Bretaña. El único estado que se interpone en esto de alguna manera es Rusia. Es una industria enorme y es una parte de un complejo.

En Gran Bretaña, las llamadas Fuerzas Armadas británicas son poderosas como fuerza política. Si nos fijamos en el Parlamento británico, hay allí una gran cantidad de ex oficiales británicos. El hombre más rico de GB, el Duque de Westminster, Gerald Cavendish Grosvenor, que murió hace poco, era Mayor General, en la parte superior de las Fuerzas de Reserva británicas.

Incluso la industria de los vídeojuegos es patrocinada por la industria de las armas y está conectada a ella debido a la optoelectrónica. De manera similar a Japón. Las bombas inteligentes que utilizan los EE.UU. desde los tiempos de la guerra de Vietnam, el verdadero cerebro de las mismas se hizo en Japón. Los japoneses son los mejores en eso, pero los americanos recogieron lo que más les convino. Japón es muy importante, porque dio a las dos mayores fuerzas navales en el mundo una muy buena carrera para su dinero en la Segunda Guerra Mundial. Japón sólo puede desarrollarse un árbol de armas, Estados Unidos tiene un bosque. Las amas siempre se vuelven contra cualquiera que se oponga al control de la OTAN.

En Irlanda estamos muy a favor de la neutralidad. Nuestra historia está en contra de unirse a algo como la OTAN. Pero ellos tratan de empujarnos a su red de Mordor, incluso a un pequeño país como Irlanda. La mayoría de la gente no quiere ir por ahí asesinando sirios, iraníes y demás. Pero este enorme complejo político militar se aprovecha de los medios de comunicación y se le dicen a la gente mentiras estúpidas. Si repites mentiras una y otra vez, la gente se las cree. Basta con mirar los Juegos Olímpicos, que son parte de una guerra blanda contra Rusia. Todos estos atletas rusos que fueron vetados después de acusaciones de uso de sustancias ilegales. Sí, pero los atletas chinos, irlandeses, británicos, y estadounidenses ya han sido pillados haciendo trampas. ¿Por qué no vetarlos también? El mensaje de los Juegos Olímpicos es el juego limpio. Occidente dice todas estas mentiras en una guerra caliente, en la que cooperan con el ISIS, a través de una guerra blanda. La mayoría de la gente está tan inmersa en sus propios problemas que no prestan ninguna atención a esto. Se les dice que Putin es el diablo. Por lo tanto, a las personas se les dice tonterías que realmente creen. Este sistema incluye la industria de las armas, los medios de comunicación, las organizaciones benéficas, las ONGs y así sucesivamente. Una minoría de personas, que se toma el interés, puede ver que estas mentiras son realmente estúpidas, pero la mayoría las aceptan de forma pasiva. Ese es el problema que tiene que ser resuelto.

El Dr. Declan Hayes es pensador y activista católico.