La Política social en la Rusia del siglo XXI: la modernización conservadora

22.03.2016

Introducción

"Sin los valores familiares tradicionales,

la sociedad se degrada. Esto,

por supuesto, es conservadurismo"

Vladimir Putin (2014)

Rusia, a inicios de la nueva centuria, comenzó a desarrollar un modelo propio de Política social (en sus tres fines: justicia, bienestar y orden), que parece viable y sostenible, pese a limitaciones nacionales y sanciones externas, como alternativa al diverso sistema euroatlántico vigente en Europa occidental. Pese a que diversos estudios norteamericanos anunciaban la implosión social de la Federación rusa a finales del siglo XX y su inevitable asimilación (Powell, 1993), tras la llegada al poder de Vladimir Vladimirovich Putin y su equipo se pusieron las bases a este modelo que, historiográficamente, podemos definir como “modernización conservadora”; versión rusa (y quizás euroasiática) del emergente paradigma sobre el desarrollo humano integral que analiza la capacidad de síntesis entre las exigencias de la Globalización y la preservación de la Tradición.

La transición de la planificación totalitaria de la extinta Unión soviética a la caótica democracia occidentalizada bajo el gobierno de Boris Yeltsin llevaba a la autodestrucción nacional (Bastida, 2003). Las evidencias cuantitativas mostraban un país en ruinas: crisis demográfica sin precedentes, emigración masiva, graves problemas de salud pública, fracturas territoriales (en especial Chechenia), caída acelerada de la economía, tensiones sociales insostenibles (Kozyreva, 2012). Y dichos estudios proclamaban, como conclusión, que Rusia dejaba de ser ya un Imperio global, siendo su única salida la homologación con el referente euroatlántico, y en especial con el contenido liberal del proceso de debate sobre el futuro de su Política social (Del Valle, 2008).

Pero el año 2000 supuso un punto de inflexión. Se ponía en marcha la citada "modernización conservadora" (Trenin, 2010) bajo el gobierno de Putin (como presidente o primer ministro). Un paradigma tradicionalista en oposición a los modelos neoliberales expandidos por el mundo cultural-social euroatlántico, bajo el cual se fue edificando un nuevo Estado social organizado centralizadamente bajo la reconstruida autoridad política del Kremlin, financiado sobre el crecimiento económico surgido del uso de los amplios recursos naturales, y finalmente legitimado sobre valores morales tradicionales ligados a la noción de un “mundo ruso” original y diferente (Russkiy Mir), y que debía ser referente mundial para el mismo Presidente:

Sabemos que hay más y más personas en el mundo que apoyan nuestra posición sobre la defensa de los valores tradicionales que han constituido la base espiritual y moral de la civilización en cada nación hace miles de años: los valores de la familia tradicional, la vida humana real, incluyendo la vida religiosa, no sólo la existencia material, sino también la espiritualidad, los valores del humanismo y de la diversidad global” 1.

 

Un modelo con amplio apoyo popular y con evidentes éxitos en el plano macroestadístico, pero con importantes desequilibrios: desigualdad mundo urbano-mundo rural, excesiva dependencia de los ingresos energéticos del presupuesto federal, persistencia de desequilibrios soviéticos (amplio aparato burocrático) y de la transición (problemas de salud y mortalidad) (Ochkina, 2014). Riesgos especialmente visibles en la coyuntura 2015-2016, ante la crisis económica provocada por el brutal descenso del precio de los hidrocarburos (una de las principales fuentes de ingresos del país) y el impacto de las sanciones europeas ante la crisis de Ucrania.

Rusia había vivido lo peor del estatismo (la extinta URSS) y del liberalismo (el Mercado desbocado). Por ello su Política social debía buscar esa armonía siempre imperfecta entre autoridad y libertad, en pro de una “identidad social” armónica, similar a la del resto de naciones de Eurasia (Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguizistán). Así daba un contenido particular a los fines político-sociales esenciales: Bienestar, Justicia y Orden (Fernández Riquelme y Caravaca, 2011); fines mediatizados por el mundo sociocultural euroasiático en orden a factores endógenos (ideología nacionalista en boga, cultura militarista, autoritarismo político, ascendientes religiosos) y exógenos (confrontación geopolítica e ideológica con Occidente, crisis de Ucrania y eclosión del orden internacional multipolar).

Así, el sistema político-social finalmente resultante se convirtió en instrumento al servicio de la autodefinida como “democracia soberana” (en palabras de Vladislav Surkov); herramienta de organización y legitimación del poder a mitad de camino de las exigencias de la modernización globalizadora y la reivindicación esa identidad nacional diferenciada (Smith, 2006) en esos tres fines:

  1. El Bienestar: mejora de las condiciones de vida de la población.

  2. La Justicia: protección socio-laboral estatal.

  3. El Orden: defensa de los valores tradicionales rusos.

 

1. El Bienestar. La reconstrucción económica y demográfica.

La modernización nacional y la conservación de las tradiciones exigían, como axioma fundamental, el Bienestar. Las dos primeras prioridades del Gobierno para alcanzarlo, rápida y exitosamente en esta nueva centuria, legitimando al nuevo gobierno, fueron impulsar el crecimiento de la economía y la población, así como el desarrollo de un equilibrado sistema de protección social (Garrido y Puente, 2011).

 

    1. El crecimiento económico.

Durante el amplio mandato de Putin y su equipo, entre 2000 y 2014, el crecimiento del PIB nacional llegó al 5,2% de media, ligada a la explotación intensiva de las enormes fuentes de hidrocarburos y a la aún limitada diversificación productiva. De esta manera, Rusia volvió situarse en el 9º puesto de la lista mundial de PIB nominal en 2014 (2.057.000 millones de dólares)2 y en el sexto del PIB PPA (3,564.5 millones)3.

Datos macroeconómicos que se reflejaron en una mejora sustancial de la calidad de vida de los ciudadanos rusos. Así, el empleo se mantuvo en notables y estables cifras en el último lustro: tasa de paro en el 5,9% (2015) y tasa de ocupación del 71,6%. En cuanto a los salarios, pasaron de los 10351 RUB/Mes a finales del siglo XX a los 32508 de marzo de 2015; mientras, el salario mínimo creció de los 1100 RUB/Mes de 2006 a los 5965 de 2014, y la productividad aumentó hasta los 201 puntos desde los 150 de 20064. Por ello, la tasa de pobreza en Rusia descendió del 40% del año 1999 al 13,1% de 2010, creciendo el PIB per cápita entre esos años de 4200 a 17000 RUB/Mes; además, por ejemplo, el consumo de energía ascendió de 4.813.05 Kw por persona en 2000 a 6.017.5 en 20125.

Crecimiento ligado a las políticas de desarrollo educativo y tecnológico financiadas con el acelerado aporte económico (el llamado "boom petrolero"), pero que devolvían valor añadido en recursos humanos y en investigación e innovación. Por ello, el sistema educativo ruso se situó, en 2014, en el 8º lugar en Europa y el 13º en el mundo (siendo el 2º país en nivel y calidad de la lectura y comprensión de textos de los alumnos de escuela primaria en 2011)6. Asimismo, aumentó el doble la inversión pública entre 2006 y 2012 hasta más de 1 billón de rublos, con más de un millón de maestros en las más 53 mil escuelas primarias y secundarias, y 1134 universidades estatales y privadas en enero de 2010 (situándose la Universidad Lomonosov de Moscú en el puesto 25 del Higher Education World Ranking en 2015)7. Pero como hemos señalado con anterioridad, un crecimiento frenado de manera brusca desde 2015 por hechos de naturaleza geopolítica: descenso de ingresos por exportación de petróleo y gas, y aumento de las sanciones occidentales.

 

    1. El renacimiento demográfico.

Entre 1992 y 2012 Rusia perdió más de 5 millones de habitantes. Junto a la emigración, otros indicadores demográficos explican dicha catástrofe: la tasa bruta de natalidad cayó un 8,3% en 1996 y la tasa de fertilidad hasta 1,15 en 1999; asimismo, la tasa de mortalidad creció hasta el 18,5% en 2005 y la esperanza de vida cayó hasta los 64 años en 2003 (siendo la de los hombres solo poco más de 58).

Un problema nacional marcado por la herencia de la transición del comunismo soviético al capitalismo más liberal, generadora de graves problemas de salud pública como los elevados niveles de alcoholismo y tabaquismo (Razvodovsky, 2012), de abortos y suicidios, o de alta incidencia de diversas enfermedades como el VIH (Hamama, Tartakovsky, et al. 2014).

Ante esta grave realidad, la reacción pública fue inmediata como prioridad gubernamental. El documento básico de partida fue el Concepto de la Política Demográfica de la Federación de Rusia para el Período hasta el año 2025, aprobado por Orden del Presidente Nº 1351, de 9 de octubre de 2007.

Pero este renacimiento poblacional solo podía partir de una nueva política de salud pública, que ayudó a la mejora de los indicadores sanitarios mediante el crecimiento progresivo del gasto público en el área, que, según el Banco mundial, fue del 5.78 % del PIB  entre 1995 y 2012, como valor medio. Se alcanzaron 4 millones de personas empleadas en el sistema, con más de 12.000 establecimientos médicos y 650.000 doctores de todas las especialidades. En esta estrategia destacó el Proyecto Salud, en vigor desde el 1 de enero de 2006, iniciativa de “prioridad nacional” elaborada para aplicar las propuestas del Presidente de Rusia en la mejora de la atención sanitaria y en la modernización del sistema de protección de salud pública en la Federación de Rusia, siendo tres las áreas principales del Ministerio de Salud y Desarrollo social: expansión de la atención médica primaria (a través de la red de policlínicas municipales y los hospitales de distrito, aumentando el salario a los médicos de cabecera y del personal auxiliar), promoción de la atención de salud preventiva (mejorando la formación profesional continua de los médicos), y ampliación del acceso a la atención médica de alta tecnología8.

En segundo lugar se abordó la política demográfica y familiar, en una doble dimensión. La inicial se centró en ayudas directas para el fomento de la natalidad y de puesta en valor de la vida matrimonial y familiar, ante la formas de vida individualistas de la transición, ajenas a la pretérita visión comunitaria soviética (Claudín 2002). El Ministerio de Trabajo y Protección social, desde el 1 de enero 2007, comenzó a conceder estas ayudas directas para las familias, entre ellas la prestación por maternidad (nacimiento o adopción) de segundo, tercer o siguiente niño que tuviera la nacionalidad rusa, las cuales podían destinarse a mejorar las condiciones de la vivienda, a guardarlo para la jubilación o para costear los estudios de los niños; prestación que llegó en 2013 a los 408.900 rublos (12.500 dólares)9.

Una dimensión posterior abordó el tema del aborto. Rusia, que había sido pionera en su introducción en 1920, presentaba a inicios del siglo XXI las mayores tasas del mundo. En 2010 la tasa de aborto fue de 37.4 abortos por 1000 mujeres entre 15 y 44 años, llegando a más de 1,6 millones ese mismo año. En 2011 se aprobaron las primeras medidas restrictivas durante la presidencia de Dimitry Medvédev. El 21 de octubre de 2011 el Parlamento ruso sancionó una ley para restringir el aborto hasta las primeras 12 semanas de embarazo, con una excepción hasta las 22 semanas si el embarazo fue resultado de una violación (solo por necesidad médica puede realizarse en cualquier momento). Estableció, además, como obligatorio un período de espera de dos a siete días antes de un aborto, para permitir a la mujer reconsiderar su decisión, y que el aborto solo podría ser realizado en instituciones autorizadas, y que el profesional médico podía negarse a practicar el aborto (aduciendo objeción de conciencia, excepto en los abortos por necesidad médica)10. Paralelamente se establecieron restricciones a su publicidad, y se impulsó una campaña mediática contra el aborto liderada por la Fundación para las iniciativas sociales y culturales (en colaboración con la Iglesia Ortodoxa, IOR). Los resultados de esta nueva política llevaron a reducir los abortos por primera vez por debajo del millón anual (935.000 en 2012) y a abrir un debate nacional. Con el apoyo de los crecientes grupos provida, desde 2013 se debate en la Comisión de Salud de la Duma varios proyectos de Ley para modificar el artículo 35 de la ley federal Relativa a la obligatoriedad del seguro de enfermedad, con el objetivo de excluir el aborto de la lista de servicios médicos gratuitos (excepto cuando esté en peligro la vida de la mujer embarazada). Con la colaboración pública del Patriarca Kirill, en 2014 se aprobó la sanción penal de los abortos realizados ilegalmente.

Estas medidas consiguieron el objetivo deseado. En primer lugar se detuvo el declive demográfico, y en segundo se elevaron las tasas de fertilidad y natalidad. En 2013 se registró el primer crecimiento natural de la población en Rusia tras 20 años, con 24.013 nacimientos más que fallecimientos; tendencia que prosiguió en 2014 con un saldo positivo de 33.688, llegando la tasa de fecundidad maternal a 1.76 (una de las más elevadas de Europa Central y oriental) al registrarse la cifra record en dos décadas de 1.947.301 nacimientos, pese a la persistencia de altas tasas de mortalidad (especialmente masculina). Así, a enero de 2015, tras la reincorporación de Crimea, la población de Rusia aumentó hasta los 146.267.033 habitantes, y en enero de 2016 la misma se estimaba ya en 146.370.959 (tras un tercer año consecutivo de crecimiento natural)11.

 

2. La Justicia. La protección social y laboral del Estado.

La Constitución de la Federación de Rusia (12 de diciembre de 1993) recoge, en su artículo 7, que Rusia es un Estado social cuyas políticas deben orientarse a crear las condiciones necesarias para garantizar una vida digna y el libre desarrollo de sus habitantes. Por ello, el poder público es responsable de garantizar el trabajo y la salud de los ciudadanos, un salario mínimo suficiente, un conjunto de pensiones, beneficios y otras prestaciones sociales, un sistema de servicios sociales público, y ayudas estatales para la familia, la maternidad, la paternidad y la infancia, así como para las personas con discapacidades y los ancianos (García Álvarez, 1994).

Pero este sistema, a mitad de camino de las antiguas estructuras comunistas y los modernos sistemas capitalistas, se mostró altamente ineficiente en la primera década postsoviética. Al respecto Tatiana Rusakova apuntaba ya la necesidad de recuperar la dimensión espiritual y comunitaria del Trabajo social y los Servicios sociales, como instrumento de dicho Estado, recuperando “la institución familiar y la salud social y cultural”. Por ello señalaba que:

es imposible transferir la experiencia occidental de una forma no adaptada a Rusa. No hay que olvidar que Rusia es la suma del Este y el Oeste (…). Con todo, el elemento más importante para nosotros es la experiencia pasada de la Rusia prerrevolucionaria, con sus tradiciones de bondad, de misericordia y de libertad” (Rusakova, 1991/1992).

 

Esta nueva dimensión de la Política social rusa se plasmó en la labor del ministerio de Trabajo y Protección social, responsable de hacer realidad el fin de la Justicia social en el país eslavo por medio de diferentes áreas de acción:

  • Análisis social y laboral integrado.

  • Personas con discapacidad.

  • Salarios y relaciones laborales.

  • Protección laboral y condiciones de trabajo.

  • Fomento del empleo (Servicio federal de Trabajo y empleo, Rostrud).

  • Pensiones (Fondo de pensiones).

  • Seguro social (Fondo de Seguridad social).

  • Servicio civil.

 

2.1. Derechos laborales.

El artículo 37 de la Constitución de Rusia (en adelante CFR) señala los derechos laborales fundamentales como la libre elección del tipo de actividad y profesión, la prohibición del trabajo forzoso, el derecho a unas condiciones laborales que cumplan determinados requisitos de seguridad e higiene, la remuneración sin ningún tipo de discriminación, el salario mínimo que establece la ley federal, la protección contra el desempleo, el derecho a resolver conflictos laborales individuales y colectivos, el derecho a la huelga, la garantía de la duración estatutaria del período laboral, los días de asueto y vacaciones, así como un período anual de vacaciones remuneradas. Asimismo el artículo 30 de la CFR prevé que todo individuo tiene derecho a disfrutar de la libertad de asociación, que incluye el derecho a crear sindicatos para proteger sus intereses (Gupta, 1994).

Desde el punto de vista legislativo, se mantuvo el Código Laboral (1971), enmendado en 1992 y 2001 (en adelante CLFR) que faculta al Estado a una amplio control de las relaciones de trabajo, configurando un auténtico capitalismo de Estado en pleno siglo XXI. La regulación estatal viene marcada, además, por la Ley de Convenios y Acuerdos Colectivos de 1992 (última enmienda, 1 mayo 1999), la Ley de Solución de Conflictos Laborales Colectivos (1995), la Ley de Sindicatos (1996), del Salario Mínimo (2000), de Empleo de la Población (1991, con la última enmienda en 1999), de Seguridad Social Obligatoria para la Prevención de Accidentes y Enfermedades Ocupacionales (1998, última enmienda de 2 enero 2000) y de Salud y Seguridad (1999). A esta profusa legislación se unen los decretos normativos emitidos por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo, siendo los principales elementos de la protección del trabajo los siguientes (Burkhard, 2006):

  • Se garantiza la protección legal contra el despido improcedente, que se detalla en el artículo 40(1) del CLFR, especialmente por discriminación en razón de sexo o nacionalidad, siendo ilegal en el caso de mujeres embarazadas o mujeres con niños menores de tres años (excepto en el caso de cierre total de la empresa, artículo 170 del CLFR).

  • En el caso de rescisión de un contrato de trabajo en las condiciones contempladas en los artículos 29(6) o 33(2), o como consecuencia de una violación del contrato o de un convenio colectivo por parte del empleador, se pagará al trabajador una indemnización por despido no inferior a la remuneración media de dos semanas de trabajo (artículo 36 del CLFR).

  • Si se despiden trabajadores de una empresa debido a la disolución de ésta o a una reducción de plantilla, el empleador debe notificarlo personalmente con acuso de recibo con más de dos meses de antelación, e informar al respecto al organismo sindical (art. 40-2 del CLFR). Los trabajadores despedidos recibirán una indemnización por despido equivalente a su remuneración media mensual; además, podrán mantener su remuneración media durante el tiempo que dediquen a buscar un nuevo empleo, siempre que no exceda los dos meses desde la fecha de rescisión del contrato, además de la indemnización por despido. 

  • El artículo 42 del CLFR establece que la duración del horario laboral normal no debe ser superior a las 40 horas semanales.

  • Todos los trabajadores tienen derecho a no menos de 24 días laborables de vacaciones pagadas (art. 67 del CLFR).

  • Según el artículo 170 del CLFR está prohibido rechazar la contratación laboral de mujeres y reducir su remuneración por razones relacionadas con el embarazo ni de mujeres con hijos de hasta tres años de edad (o de madres solteras con un hijo de hasta catorce años o un hijo discapacitado de hasta dieciséis años) por iniciativa del empleador.

  • El artículo 165 del CLFR prevé setenta días naturales de permiso prenatal y otros setenta de permiso tras el parto. Además, si la trabajadora así lo solicita, se le garantiza un permiso adicional sin retención de ingresos para el cuidado del niño hasta que éste cumpla los tres años de edad

  • La Seguridad Social del Estado establece una asignación económica en los casos de incapacidad laboral temporal debidos a enfermedad o lesión ocurrida en el trabajo (en el caso de la enfermedad laboral, se asigna la remuneración completa, según el art. 239 del CLFR).

 

2.2. La protección social.

El crecimiento económico y demográfico sostenido dio los recursos necesarios y la sostenibilidad oportuna para la reconstrucción del Estado social ruso. Modernización de los medios de gestión y Conservadurismo en las formas de protección. Por ello se fue consolidando, inicialmente, un amplio sistema público de protección social contributiva del trabajador, y posteriormente, un sistema asistencial competencia de autoridades locales y organizaciones religiosas en aras de la integración social y lucha contra la pobreza de los colectivos desfavorecidos (Clement, 2007).

En primer lugar, la Federación rusa establece un Seguro social obligatorio, dotado de unos requisitos específicos para cada caso y con unas prestaciones asociadas. Establecido a principios del siglo XX por primera vez, desde el 1 de enero de 1991 se estableció el moderno Fondo de seguro social, en virtud de la decisión del consejo de Ministros y de la federación de sindicatos independientes de 25 de diciembre de 1990, N 600/9-3 "Sobre la mejora de la administración y del procedimiento de financiación de los gastos de la seguridad social de los trabajadores de la Rsfsr"; Fondo que desde 1993 se convirtió en la institución crediticia del Gobierno en el campo de la previsión social, completado con las siguientes normas:

  • El decreto del Presidente de la Federación de Rusia de 7 de agosto de 1992, N 822 "Sobre el Fondo de la seguridad social de la federación de Rusia";

  • Decreto del Presidente de la federación de Rusia, de 28 de septiembre de 1993, N 1503 "Sobre la gestión pública de la seguridad social en la federación de Rusia",

  • Reglamento del Fondo de seguro social de la federación de Rusia,

  • Ley federal Sobre el seguro social obligatorio, de 16 de julio de 1999, N 165-fz.

  • Ley federal de 22.08.2004 N 122-fz, sobre "Gestión del Fondo de los medios del presupuesto federal para los servicios sociales sanitarios".

 

Este Fondo organiza la ejecución del presupuesto público de la seguridad social, aprobado anualmente por la ley federal, y controla el uso de los recursos asignados. En los casos necesarios, el Fondo redistribuye los fondos de la seguridad social entre las regiones y sectores, apoyando la sostenibilidad financiera del sistema. Este sistema se compone de tres niveles de previsión y asistencia, gestionados mediante el Fondo controlado por el Ministerio de Trabajo y protección social, que establece una estructura especializada de funcionamiento del sistema de Seguridad social (con oficinas en cada sujeto federal o región).

  • El seguro social obligatorio en caso de la incapacidad temporal y en relación con la maternidad

  • El seguro social obligatorio ante accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (con unas tarifas generales en función de las clases de actividades económicas con riesgos profesionales), con prestaciones económicas concretas, con asistencia médica y de rehabilitación y con sanatorios adscritos.

  • Las prestaciones asistenciales y los medios de apoyo técnicos para personas con discapacidad, siempre en función del presupuesto general.

 

Por ello, podemos sistematizar el conjunto de prestaciones que se establecen en el conjunto de la Federación rusa:

  1. Prestaciones por vejez, invalidez y supervivencia12: cubiertas a través del Seguro Social, las aportaciones definidas (NDC), cuentas individuales y el sistema de asistencia social. La cobertura general abarca a los ciudadanos empleados, autónomos y agricultores independientes, contando con sistemas especiales para los funcionarios civiles, militares, agentes de policía, veteranos de guerra y otros grupos especificados (devengando el 26% de la nómina). El gobierno asume el costo total de las pensiones sociales (en especial para los grupos especificados) mientras las autoridades regionales y locales pueden financiar prestaciones complementarias de sus propios presupuestos.

  • Pensión laboral por vejez: jubilación a partir de los 60 años (hombres) o de los 55 (mujeres), con al menos 5 años de cobertura (las condiciones de calificación se reducen para las personas que han trabajado en el extremo norte del país o en puestos de trabajo con riesgo de peligro, para las madres que tienen cinco o más hijos o niños con discapacidad).

  • Pensión por discapacidad, limitada al asegurado que ha sido empleado previamente (lesión en el trabajo, enfermedad profesional o servicio militar).

  • Pensión laboral de sobreviviente. Accesible para todos los sobrevivientes de un trabajador empleado, especialmente si son viudas mayores de 55 años de edad (o viudos mayores de 60 años de edad), desempleados y al cuidado de niños menores de 14 años de edad o con discapacidad; niños de hasta 18 años de edad (la edad de 23 años si son estudiantes); los hermanos y hermanas de hasta 18 años de edad; y a los abuelos de 61 años de edad o más y abuelas de 56 años de edad o más (se abona una pensión asistencial si el difunto no era elegible para una pensión contributiva).

  1. Prestaciones por Enfermedad y Maternidad13:  la cobertura se realiza con dinero en efectivo para los empleados, y beneficios médicos para todos los ciudadanos y refugiados. En cuanto a la maternidad, se cubre todo el proceso de embarazo y se abona entre el 60% y el 100% del sueldo durante la baja (dependiendo de la cotización y de los dependientes a cargo). En cuanto al seguro médico obligatorio, éste cubre los servicios médicos generales proporcionados directamente a los pacientes por los proveedores de servicios de salud públicos y privados, y el copago de los medicamentos prescritos (gratuitos durante la hospitalización, y a precios reducidos para las personas con ciertas categorías de enfermedad, las personas con discapacidad, y los veteranos de guerra); mientras, el seguro voluntario cubre la atención especializada y los medicamentos de coste elevado. Seguro administrado a nivel nacional y contributivo por el Fondo de seguridad Social de la Federación de Rusia, mientras los fondos regionales atienden los casos de enfermedad y de maternidad para desempleados o no cotizantes, así como los programas de prevención regional de prevención y atención de salud.

  2. Pensión por lesiones en el Trabajo14: sistema de Seguro Social que cubre a los todos los empleados, mediante el pago de contribuciones del empleador.

  3. Prestaciones médicas: el Estado garantiza una sanidad pública y universal a partir del Seguro médico obligatorio, que cubre los servicios médicos públicos y privados generales proporcionados directamente a los pacientes.

  4. El desempleo15: en este campo existen dos tipos de programas, bien el Seguro social bien el sistema de asistencia social, financiados desde el presupuesto del gobierno federal o de las entidades locales (estas últimas establecen las prestaciones complementarias para las personas desempleadas y sus dependientes).

  5. Las Asignaciones Familiares16: destinadas a las familias con niños menores de 16 años de edad (hasta 18 años de edad son estudiantes), financiadas por los presupuestos de los gobiernos regionales y el federal (nivel general o complementario). Podemos señalar, en primer lugar, las Prestaciones por hijos a cargo, para familias con ingresos por debajo de determinado nivel mínimo de subsistencia; subsidio por hijo que resida en el hogar familiar, existiendo suplementos cuando el padre no paga la pensión alimenticia en caso de separación, si se es madre soltera o si se cuida a un niño enfermo. Y en segundo lugar podemos apuntar el ya citado Subsidio familiar por maternidad, o pago de fomento de la natalidad que cubre tres años después del nacimiento o adopción del segundo hijo.

 

Asimismo, en 2009 se creó el Fundación de apoyo a los niños en una situación difícil (Фонд поддержки детей, находящихся в трудной жизненной ситуации), organismo destinado a la cofinanciación de programas regionales y municipales con organizaciones sin fines de lucro que desarrollen formas y métodos de trabajo eficaces para el cuidados de las familias y de los niños en situación de riesgo de exclusión social. Por lo tanto, la Fundación decide las tareas de:

  • promover el desarrollo de la coordinación interinstitucional para la solución de los problemas de precariedad de los niños, elaborando modelos exitosos de trabajo a nivel local (creando una verdadera red de seguridad para el niño);

  • la identificación, difusión y apoyo de las mejores prácticas de trabajo;

  • el avance de la programación de objetivos para la solución de tareas en la mejora de la situación de los niños;

  • promoción de los cambios necesarios en la infraestructura para la reducción de la prevalencia de niños en precariedad;

  • contribuir a la reducción de la brecha entre los territorios en la organización del trabajo social con los niños que se encuentran en una situación difícil;

  • el apoyo a los profesionales de la comunidad que trabajan con niños en situación difícil.

 

Un programa de gran difusión nacional, con tres grandes conjuntos de programas en función de las principales problemáticas infantiles-juveniles:

  • La prevención de la disfuncionalidad familiar y social en la orfandad de los niños (La nueva familia, La Liga de la ayuda, La protección de los niños contra la violencia o El derecho del niño a una familia).

  • El apoyo social a las familias con niños con discapacidad (No estás solo, El derecho a ser igual, El camino hacia el éxito, Intervención temprana, En el círculo de amigos, Podré vivir de forma independiente).

  • La rehabilitación de los niños en conflicto con la ley.

 

3. El orden social. La defensa de los valores tradicionales.

El 31 de diciembre de 2015, el gobierno ruso situó a “la defensa de los valores espirituales y morales tradicionales” como uno de los cinco “intereses nacionales de la Federación rusa” en su Estrategia de seguridad nacional (junto a la protección de la soberanía, la reconciliación social, el aumento de la competitividad de la economía, y la preservación de las culturas)17. Estrategia compartida incluso con el históricamente anticlerical Partido comunista (PCFR) de Guennadi Ziuganov.

Se daba rango institucional y estratégico a la concepción político-social desplegada hasta ese momento, situando los valores tradicionales como la esencia última del Estado social nacional que eran reivindicados como los propios de una civilización distinta, y que debían ser defendidos y promocionados para asegurar el Orden social del país ante amenazas externas percibidas de colonización liberal y necesidades de estabilidad comunitaria del régimen político. Un régimen construido como “democracia soberana”, limitada o controlada, por un poder ejecutivo fuerte, un legislativo integrado por partidos “sistémicos” (Rusia Unida, Partido comunista, Rusia Justa, y Partido liberal-democrático), y una distribución regional adaptada al equilibrio entre centralismo y regionalismo en los 85 “sujetos federales” de su inmenso territorio (desde las Repúblicas autónomas a los Óblasts y Krais subordinados).

Y en dicho régimen ciertos valores considerados tradicionales (desde la moralidad pública a la protección de la Familia natural) se situaron como la “identidad colectiva” básica del proyecto de "modernización conservadora" liderado por el ejecutivo de Putin. Una estrategia identitaria criticada como dictatorial o represiva por sus oponentes externos e internos, pero ampliamente apoyada por la ciudadanía rusa y sus grupos ideológicos afines; aparecía para gran parte de la población como el fundamento de cohesión ante las exigencias modernizadoras liberales y ante la diversidad multicultural del enorme país, y tanto frente a posibles tentativas separatistas como a la creciente influencia del mundo occidental, al que desde el poder atribuían las distintas “revoluciones de colores” (desde Georgia a Moldavia) que amenazaban su histórico espacio vital (del Imperio zarista a la dominación soviética).

Estrategia centrada, por un lado, en la protección de los principios morales considerados tradicionales mediante una amplia legislación específica de control de los medios de comunicación y las manifestaciones públicas; y por otro, a través de una supervisión pública restrictiva de las organizaciones y asociaciones ajenas a los postulados de autoridad del gobierno ruso.

 

3.1. Cultura y moral tradicional.

Como signo distintivo de la dimensión cultural y moral del proyecto político-social ruso, inserto en su discurso ideológico nacional (Fernández Riquelme, 2014), se han ido aprobando diferentes medidas en tres niveles:

En primer lugar se aprobó el 11 de junio de 2013 por unanimidad (con solo una abstención) la Ley de protección de los menores ante la información nociva y contraria a los valores tradicionales, siendo firmada por el presidente Putin el 30 de junio de 2013. Promovida por la responsable de la Comisión de Familia, menores y mujer del parlamento, la diputada de Rusia Justa Yelena Mizulina, recogía las primeras iniciativas de Arkhangelsk, Kaliningrado, Krasnodar Magadán, Novosibirks, Riazán, Samara o San Petersburgo. Con ella se modificaban el art 6.21 del Código federal de infracciones administrativas (desde la multa hasta la suspensión de actividad, incluso la expulsión para los extranjeros), la Ley sobre las garantías básicas de los derechos del niño en la Federación de Rusia (Gorokhova, 2014), y la Ley federal de protección de los menores en la información; así se establecía la responsabilidad administrativa por "la propaganda de las relaciones sexuales no tradicionales entre menores de edad", y se prohibía la distribución de información de las mismas por cualquier medio de difusión18.

En segundo lugar, a nivel sociocultural en 2014 se aprobó una ley que prohibía el uso de lenguaje soez o inapropiado (el llamado "mate") en los medios audiovisuales y las creaciones culturales y artísticas. Desde el 1 de julio de 2014 entró en vigor La Ley federal nº101-F3 "Sobre la inserción de los cambios en la ley Federal en la lengua oficial de la federación de Rusia, y algunas actas legislativas de la federación de Rusia en relación con la mejora de la regulación jurídica en el ámbito del uso de la lengua rusa", donde se prohibía el uso de lenguaje soez en las obras de la literatura y el arte, en la producción de los medios de comunicación, en películas en salas de cine, en ejecuciones públicas de obras de la literatura, exposiciones de arte y de artesanía, en la realizaciones teatrales, en actividades recreativas, culturales, en espectáculos y eventos de entretenimiento. Las personas físicas que realizasen la actividad con el uso de palabras soeces serían sancionados con una multa de 2 mil a 2,5 mil rublos, y los funcionarios entre 4 mil a 5 mil, legales, de 40 mil a 50 mil (si los infractores fueran reincidentes, las sanciones pecuniarias aumentarían, aplicándose la suspensión de las actividades de las instituciones a tres meses)19. Legislación aplicada, igualmente, en los territorios bajo control prorruso en el sureste de Ucrania: Lugansk y Donetsk (2015)20.

Y en tercer lugar, a mediados de 2015 la duma estatal aprobó la ley que introducía la responsabilidad penal por la propaganda de las drogas en las redes sociales y los medios de comunicación, por iniciativa de la diputada de Rusia Unida Irina Yarovaya. Por una parte a través de la Ley sobre estupefacientes y sustancias psicotrópicas, que sancionaba la propaganda de las drogas en los foros sociales y en la prensa digital (desde la imagen de las drogas a la aparición de sus nombres en los medios de comunicación, cine, libros e internet), tanto a nivel administrativo como penal, para las personas físicas y jurídicas.

Medidas que reflejaban el ideal gubernamental de defensa de la tradición social y cultural rusa. "Ha llegado la hora de formular nuestra propia visión de nosotros mismos como herederos de Rusia a la gran, única civilización", señalaba en 2015 Vladimir Medinsky, ministro de cultura; ideal que debía impregnar toda la acción estatal21. Por ello, el Ministerio de cultura señaló las directrices para financiar películas nacionales en 2015, en función de los valores patrióticos y familiares. El director de cinematografía del Ministerio, Vyacheslav Telnov, confirmaba como los temas multiétnicos, militares y familiares seguirían siendo los ejes del apoyo público:

  • Historias inspiradoras (actividades sociales, comerciales e industriales).

  • Crimea y Ucrania en los 1000 años de historia del Estado ruso.

  • La gloria militar de Rusia.

  • Referencias o nuevas versiones de películas clásicas rusas.

  • Héroes modernos en la lucha contra la delincuencia y la corrupción.

  • Una sociedad sin fronteras: autorrealización de las personas con discapacidad.

  • Los aniversarios: el centenario de los acontecimientos de 1917, y el vigésimo quinto aniversario del golpe de Estado de agosto de 1991.

  • Los valores familiares como el fundamento de la sociedad.

  • Rusia: un país multiétnico (Kottasova, 2015).

 

El mismo Ministerio desarrolló, en consecuencia, el programa "La educación patriótica de los ciudadanos de la federación rusa en 2016-2020”, coordinado por la agencia federal de asuntos de la juventud y la Universidad Lomonosov de Moscú. Su objetivo era "aumentar la responsabilidad civil por el destino del país", la preparación de los ciudadanos para la defensa de la patria, el aumento del nivel de consolidación de la sociedad para afrontar los desafíos de garantizar la seguridad nacional y el desarrollo sostenible de la federación, la participación de los ciudadanos en el proceso de protección, preservación y fortalecimiento del poder Rusia, garantizando la continuidad de las generaciones de los rusos, así como el fortalecimiento del sentido de pertenencia de los ciudadanos a la historia y la cultura rusa. La definición de Patriotismo en el Programa se establecía como “el amor y lealtad a la Patria, con el deseo de servir a sus intereses y tener la voluntad de su protección”. El programa constaba de cinco secciones temáticas que reflejaban la importancia de las prioridades en la mejora del sistema de formación patriótica.

En 2015 esta defensa del orden social y moral apareció ampliamente en la prensa. Se despidió al director del teatro de la ciudad siberiana de Novosibirsk por permitir la representación de una versión insultante de la ópera Tannhäuser con la figura de Jesucristo; se prohibió en los cines la proyección a la película norteamericana "Child 44" ante las críticas de los veteranos de guerra; se expulsó de un colegio de San Petersburgo a una profesora por consideradas acciones consideradas “degeneradas” en las redes sociales; se presentaron cargos penales por un baile lascivo de unas chicas, subido a la red, frente al Memorial a los héroes de la II Guerra mundial "Malaya Zemlya" en Novorossiisk; se clausuró una escuela de danza en Orengurg tras convertirse en viral un video escolar de sus alumnas bailando "twerking" mientras llevaban leotardos con los colores de la patriótica cinta de San Jorge (Bovt, 2015); y se acusó penalmente a Miss Rusia 2015 por fotografiarse desnuda solo cubierta con la bandera nacional22.

 

3.2. Autoridad y Orden público.

Y, como era inevitable, el control del orden social necesitaba también del control del orden público. En Rusia, amén de un amplio desarrollo de los tradicionales medios policiales (incluyendo las nuevas milicias cosacas) y penales de vigilancia y sanción, se fueron construyendo sistemas legales de represión de las conductas en las novedosas redes sociales y en las tendencias culturales modernas, que infringiesen la normatividad de los valores que se habían convertido en intrínsecos a la identidad nacional, y por tanto, que por su amplia y rápida difusión pudiesen alterar la estabilidad comunitaria.

En 2013 los legisladores rusos decidieron, a partir del suceso del grupo punk-anarquista "Pussy Riot", aprobar un marco legal para enjuiciar a aquellos que ofendiesen los sentimientos religiosos de los ciudadanos. El 29 de junio de 2013 se revisó el Artículo 148 del Código Penal, ampliando la tipificación como delito la "obstrucción ilegal de la actividad de las organizaciones religiosas o de la ejecución de los ritos religiosos", añadiendo la disposición que penaba las "acciones públicas que expresen evidente falta de respeto para la sociedad y provocasen insultos a los sentimientos religiosos de los creyentes", así como la comisión de tales actos "en los lugares especialmente designados para el culto y otros ritos religiosos y ceremonias" (Catapano, 2014).

En mayo de 2015 el presidente firmó la Ley que define y restringe las organizaciones no gubernamentales que sean consideradas como "indeseables", y que pueden suponer una amenaza para el orden público o la seguridad del país. En ella se establecía que el Ministerio de Justicia sería el encargado de clasificar negativamente a las ONGs y las que pueden seguir, de momento, funcionando. Así prohibía tanto las actividades como la apertura de sedes en Rusia, como la divulgación de información sobre las organizaciones que finalmente sean incluidas en esta lista de "indeseables". La ley detallaba por ello multas, trabajos forzados, restricciones de movimiento y hasta seis años de cárcel cuando la organización fuese señalada como una amenaza para el orden constitucional, no tolerada o prohibida, y siguiera funcionando tras la calificación realizada directamente por el fiscal general o sus adjuntos previa consulta con el Gobierno. Legislación que completaba la primera norma de 2012 que obligaba a las ONGS con vínculos con otros países a registrarse obligatoriamente como "agente extranjero" para seguir funcionando aunque con restricción de libertad y financiación23.

 

Bibliografía.

Bastida Vila, B. (2003), “Consecuencias sociales de la transición en Rusia”, en Información Comercial Española, ICE: Revista de economía, 805: 133-144.

Bovt, G. (2015), "Russia's Morality Police Are on the Warpath", en The Moscow Times, 28/04/2015.

Burkhard, B. (2006), Labour Law in Russia. MIGA: Washington.

Catapano, P. (2014), "Pussy Riot, Putin and the Law of the Cossack", en The New York Times, 20/02/2014.

Claudín, C. (2002), "La sociedad de Rusia: entre el cambio y la continuidad", en Revista CIDOB, 59.

Clement, M. (2007), "Ensayo de evaluación de la incidencia de las transferencias públicas en la dinámica de la pobreza: el caso de Rusia", en Revista internacional de Seguridad social, 60, 1: 63-86.

Del Valle, A.H. (2008), “Pluralismo del Bienestar y estructuración política de la demanda social”, en Aposta digital, 38: 1-22.

Fernández Riquelme, S. (2014), “Rusia como Imperio. Análisis histórico y doctrinal”, en La razón histórica, 25: 128-148. 

Fernández Riquelme, S. y Caravaca, C. (2011),La Política social: fundamentos teóricos y horizonte histórico”, en Aposta digital: revista de Ciencias sociales, 50: 3-46.

García Álvarez, M. (1994), “Rusia: del estado "socialista" al estado social”, en Sistema: Revista de ciencias sociales, 118-119: 125-132.

Garrido, M. y Puente, M. (2011), "El retorno de Rusia: cambios políticos, económicos y sociales desde 1991", en Revista de Historia actual, 9: 97-112.

Gorokhova, K. (2014), “Traducción directa del ruso al castellano de la Ley aprobada por la DUMA de la Federación Rusa del 21 de diciembre de 2010 que regula la protección de los niños de la información nociva para su salud o su desarrollo”, en Revista crítica de Historia de las relaciones laborales y de la Política social, 9.

Gupta, S. (1994), "Rusia: protección social y la transformación económica", en Finanzas y desarrollo, 31, 4.

Hamama, L., Tartakovsky, E., Eroshina, K, Patrakov, E., Golubkova, A., Bogushevich, J., Shardina, L. (2014), “Satisfacción laboral y actitudes de las enfermeras hacia personas que viven con VIH/sida en Rusia”, en International nursing review en español: revista oficial del Consejo Internacional de Enfermeras, 61,1: 143-151.

Kozyreva, P. M. (2012), “The Social Adaptation of the Russian Population in the Post-Soviet Period”, en Sociological research, 51, 5: 74-96.

Ochkina, A. (2014), “El Estado social en Rusia. Lecciones del pasado, desafíos del presente y lineamientos del futuro”, en Nueva sociedad, 253:105-119.

Powell, D. E. (1993) “Social problems in Russia”, en Current history: A journal of contemporary world affairs, 576: 325-330

Razvodovsky, Y. E. (2012), “Estimación de la fracción de la mortalidad en Rusia atribuible al alcohol”, en Adicciones, 24, 3, 2012: 247-252.

Kottasova, I. (2015), "Las películas perfectas según Vladimir Putin", en CNNExpansión, 03/03/2015.

Rusakova, T. (1991/1992),Sobre el futuro del Trabajo Social en Rusia”, en Cuadernos de Trabajo social, 4-5: 283-288.

Smith, M. (2006), Sovereign democracy: the ideology of Yedinaya Rossiya. Londres: Defence Academy of the United Kingdom..

Trenin, D. (2010), "Russia's Conservative Modernization: A Mission Impossible?", en SAIS Review of international Affairs, 30: 27-37.

1 Discurso a la Nación de 13 de diciembre de 2013. Véase La Razón histórica, nº26 (mayo-agosto de 2014).

2 CIA World Factbook. June 2, 2012.

3 Report for Selected Country Groups and Subjects (PPP valuation of country GDP). IMF, 2015.

4 La productividad en Rusia es analizada por el Vienna Institute for International Economic Studies (wiiw).

5 CIA World Factbook, January 1, 2011.

6 Economist Intelligence Unit. Pearson PLC, 2014.

7 "МГУ выше Сорбонны". Gazeta.ru, 12/03/2015.

8 Министерство здравоохранения РФ,2014.

9 Ria Novosti, 24/06/2013.

10 Постановлению Правительства РФ № 98 от 6 февраля 2012 г. «О социальном показании для искусственного прерывания беременности».

11 ПРЕДВАРИТЕЛЬНАЯ ОЦЕНКА ЧИСЛЕННОСТИ НАСЕЛЕНИЯ на 1 января 2015 года и в среднем за 2014 год. Федеральная служба государственной статистики, 2015.

12 Legislación referida: discapacidad (1995), obligatorio el seguro de pensiones (1996), fondos de pensiones no estatales (1998), pensiones públicas (2001), pensiones laborales (2001), seguro de pensiones obligatorio (2001), período de seguro (2002), código tributario (2004), cotizaciones a la seguridad social (implementado en el año 2005 y 2009).

13 Legislación referida: seguro médico (1991), prestaciones por hijo (1995), obligatorio del seguro social (1999), código de trabajo (2001), y enfermedad y maternidad (2006).

14 Legislación referida: accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (1998-2000), código de trabajo (2001), clasificación de riesgo (2005), Fondo de seguridad Social de presupuesto (2008), y contribuciones (2008).

15 Legislación referida: 1991 (empleo), de 1997 (registro), 2001 (código de trabajo), 2004 (caja de compensación), y 2006 (beneficios).

16 Legislación referida: prestaciones por hijo (1995), caja de compensación (2004), fondo de seguridad social (2005), y familias con niños (2006).

17 Владимир Назаров, “Традиционные ценности отнесли к национальным интересам России”. Lenta,12 января 2016

18 Федеральный закон Российской Федерации от 30 июня 2013 г. № 135-ФЗ «О внесении изменений в статью 5 Федерального закона „О защите детей от информации, причиняющей вред их здоровью и развитию“ и отдельные законодательные акты Российской Федерации в целях защиты детей от информации, пропагандирующей отрицание традиционных семейных ценностей»

19 Федеральный закон от 05.05.2014 № 101-ФЗ "О внесении изменений в Федеральный закон "О государственном языке Российской Федерации" и отдельные законодательные акты Российской Федерации в связи с совершенствованием правового регулирования в сфере использования русского языка" 

20ДОНЕЦКАЯ НАРОДНАЯ РЕСПУБЛИКА ЗАКОН ОЗАЩИТЕДЕТЕЙОТИНФОРМАЦИИ, ПРИЧИНЯЮЩЕЙВРЕДИХЗДОРОВЬЮИРАЗВИТИЮ.ПринятПостановлениемНародногоСовета02.10.2015

21 "Russian morality drive swings into cultural sector". Malaymail, 03/05/2015.

22 За обложку с Мисс России виновной грозит до года тюрьмы. «Взяла на себя полную ответственность»”. Ura, 28/05/2015.

23 El mundo, 24/05/2015.