La OTAN está invitando a la guerra nuclear

29.09.2016

El mundo ya está en una situación muy tumultuosa, que está cerca de una situación que históricamente se evitó en el momento álgido de los conflictos de la Unión Soviética con Estados Unidos. Es decir, estamos al borde de una guerra nuclear.

Tras el fin de la Unión Soviética, hubo esas ideas del "fin de la historia", y de cómo Estados Unidos habían ganado, y que todo el mundo sería entonces, como los Estados Unidos, una entidad capitalista.

La cuestión es que una vez que terminó la Guerra Fría, la OTAN se hizo una institución redundante. Si no tiene ningún enemigo a combatir, ¿cómo justifica su existencia? Parece que una parte de la política estadounidense se ha basado en esta idea de crear enemigos y mantener enemistades. Esto no es una crítica de los Estados Unidos, sino una crítica de la política exterior de Estados Unidos, como es dictada por la Doctrina Wolfowitz y la doctrina Brzezinski.

En otras palabras, la OTAN sobrevivió. Y parte de este mecanismo de supervivencia, en la forma en que el presidente Eisenhower llamó al complejo militar-industrial, es esta idea de la guerra y el conflicto. Se inició en Yugoslavia y ha continuado hasta el presente a través de Irak, Libia y ahora Siria.

Es una situación muy peligrosa, porque Rusia tiene intereses en Siria, tiene una base naval allí. También tiene un interés en la lucha contra el Islam radical a través del ISIS y Al-Nusra, que amenazan a Rusia y sus fronteras, que amenazan a todo el mundo.

Es un hecho muy preocupante que los EE.UU. hayan desarrollado ahora una política que se basa en el militarismo. Porque la Doctrina Wolfowitz se basa en la idea de que Estados Unidos debe ser una potencia hegemónica, debe dominar el mundo económico, militar. Y al hacerlo, los Estados Unidos se reservan el derecho de no cumplir con los tratados internacionales y las obligaciones multinacionales. Esto se menciona muy específicamente.

Por lo tanto, cuando se pone esto en el contexto de Siria, se encuentra que este último alto el fuego no se observó principalmente porque Estados Unidos estaba en contra. Ellos no le dieron oportunidad de tener éxito. Y de la misma manera, la reciente matanza de 62 soldados sirios no fue accidental. Esto tiene un sentido particular desde la perspectiva de Estados Unidos. Ellos están luchando una guerra de poder. Su objetivo es derrocar el régimen secular de Bashar Al-Assad y crear una Siria atomizada, consistente en estados separados basados en nacionalidades étnicas y religiosas.

Toda esta idea de la OTAN y su papel en el Medio Oriente, en Siria es muy contraproducente.