Operación en Siria: los primeros frutos de la cooperación ruso-turca

29.08.2016

Esta operación muestra una mejora en el acercamiento entre Turquía y Rusia. En noviembre pasado, incluso antes de la crisis, Putin y Erdogan se reunieron en Anatolia para llegar a un acuerdo sobre las operaciones en la ciudad siria de Jarabulus. Pero después de los que los gulenistas derribaran el avión ruso, el acuerdo perdió su fuerza. Sabemos que los EE.UU. quieren abrir un corredor kurdo desde el norte de Irak hasta el Mar Mediterráneo. Con este fin, tienen dos herramientas: el Estado islámico y las kurdas "Unión Democrática" y "Fuerzas de Autodefensa del Pueblo".

Después del restablecimiento de las relaciones entre Turquía y Rusia, las fuerzas de Eurasia ganaron una nueva oportunidad de liquidar la presencia de Estados Unidos en Siria y en la región. Esta operación coincide con los intereses de Siria, Irán, Irak y Rusia.

Los estadounidenses no pueden influir en las decisiones de Turquía. El miércoles llegó a Ankara el vicepresidente estadounidense Joseph Biden. La fría forma en que fue recibido en el aeropuerto muestra claramente la actitud de las autoridades hacia los norteamericanos. Biden fue recibido por un mero vicegobernador, ni siquiera por el gobernador o por un ministro.

Turquía va a encontrar su camino euroasiático. Ahora estamos cerca de la creación de un convenio con Damasco. Los últimos ataques terroristas reflejan la reacción de Washington a la política turca de acercamiento con Eurasia. EE.UU. presiona el botón del terror ya desde antes de la visita de Biden. La operación del ejército turco en Siria es una respuesta a dichas acciones de los EE.UU.. Es necesario hacer hincapié en que el jefe de las fuerzas especiales de Turquía se opuso activamente al golpe de estado pro-estadounidense. Necesitamos con urgencia aprobar una asociación estratégica entre Rusia y Turquía.