La Iglesia Católica ha perdido el misterio

29.11.2016

La situación con la religión en Italia es completamente igual que en otros países europeos, hay una completa secularización. Incluso cuando más del 80% de los italianos afirma ser católico, esto no significa que ellos sean practicantes o vayan a la iglesia o respeten lo que la iglesia está diciendo.

Este proceso es claro: Estamos siendo testigos de una gran secularización. Otro problema es que la iglesia está intentando ir por el “camino progresista”. Por ejemplo, tenemos esta idea en lo que respecta al matrimonio homosexual. En Italia, tenemos una ley que permite una forma de matrimonio homosexual (acuerdo de unión civil y cohabitación), que no es un matrimonio civil. Pero no hay ninguna palabra del Papa Francisco contra esto.

Por tanto, si el vaticano no dice nada sobre el matrimonio homosexual, entonces, hay algo definitivamente extraño sobre este tema. ¿Cómo la gente puede confiar en la iglesia cuando no defiende sus propios principios básicos?

Hay una cosa interesante: Allí en Bari, está la Basílica de San Nicolás, donde van muchos peregrinos ortodoxos rusos. Cuando veo a esos peregrinos llegando desde Rusia y su devoción, me recuerdan a mis abuelos. Ellos tienen una devoción muy fuerte y están muy convencidos.

Hoy, vivimos en una especie de espiritualidad confusa. Y este gran problema viene con los mismos sacerdotes. Están gastando mucho tiempo en hablar sobre construir iglesias feas y modernas y no ponen mucha atención en la liturgia. Por tanto, no pueden encontrar el misterio en la iglesia.

Cuando entran en una iglesia ortodoxa, sienten el misterio. Y esto es extremadamente importante para un creyente. Nuestras vidas son tan estresantes y rutinarias. Cuando van a la iglesia, quieren encontrar algo diferente. Pero realmente, nuestras iglesias han perdido el misterio.

La gente cree que participar en masa es un tipo de acción social, que no hay relación con Dios. Y en este sentido estamos aproximándonos más a la iglesia protestante.

La liturgia católica está estrechamente relacionada con la liturgia ortodoxa. Es importante lo que ven, y todos los sentidos deben estar concentrados. No es conveniente entender cada palabra o gesto, pero es muy importante que sientan la presencia de algo que no pueden ver.

Desgraciadamente, en nuestras iglesias, no hay sentimiento de misterio. Y esta es la razón por la secularización. Empezó dentro de la iglesia, no en la sociedad.