LA GUERRA EN SIRIA SE ENCAMINA HACIA SU FINAL

23.06.2017

El pasado 10 de junio pudimos ver las primeras imágenes, desde hace años, del Ejército Árabe Sirio junto a la frontera con Iraq. El tema no es baladí pues con esta acción se confirma el triunfo militar de la República Árabe Siria y de su presidente Bashar al Assad. El enemigo no ha conseguido romper el arco chiíta, que era la condición mediata de una guerra que se encamina a su séptimo año de duración.

El Ejército Árabe Sirio llegaba a la frontera con Iraq, justo en el momento en que las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por los kurdos y apoyadas por Occidente, comenzaban a sitiar Raqqa, la capital del Estado Islámico.

Aún queda guerra por delante, pero el Estado Islámico se encamina hacia su fin. Es cuestión de tiempo. Faltaría saber, no obstante, quién toma Raqqa, los pozos petrolíferos junto al Éufrates o si el Ejercito Árabe Sirio consigue liberar el enclave de la ciudad de Dier ez Zor, que ha permanecido fiel al Gobierno desde el principio del conflicto.

Mientras la victoria del Ejército Sirio se constata, la alianza que financió a los grupos terroristas en Siria para derrocar a su gobierno, comienza a desquebrajarse . El Consejo de Cooperación del Golfo denuncia a Qatar de ser el mecenas del terrorismo internacional, mientras que la pequeña monarquía qatarí se niega a romper las relaciones diplomáticas con Irán, principal enemigo de la petromonarquía absoluta saudí. Qatar, que comparte pozo gasístico con el país persa, viendo el final de la guerra y la imposibilidad de construcción del gaseoducto Qatar-Turquía, ha comenzado a negociar con Irán, lo que ha levantado la irá de Arabia Saudi y sus aliados.

Por otro lado, Turquía ha cerrado filas con su tradicional aliado qatarí, abasteciendo a este pequeño sultanato de todo tipo de enseres en el momento que está siendo sometido a un bloqueo por parte de sus vecinos. Turquía, además de ser un país muy próximo a Qatar, se ha mostrado repetidas veces molesto por el apoyo de Occidente a las tropas kurdas.

Es cierto que el Ejército Libre Sirio se mantiene activo junto a la frontera con Jordania por el apoyo militar de este país y la coalición internacional occidental, pero no es menos cierto que su fuerza y el valor de sus hombres es tan exigua, que su situación es de total estancamiento. Si a ello le sumamos el lento avance de la Fuerzas Democráticas Sirias en el norte, todo hace indicar que el Ejercito Árabe Sirio conseguirá engordar sobradamente sus conquistas y el resultado de su victoria.