La crisis griega es parte de la guerra económica

19.12.2016

Grecia es un caso especial en el contexto sur-europeo. Estamos viviendo en un momento muy dramático en nuestra historia.

Los acuerdos que el gobierno griego firmó con el Banco Central Europeo y con el Fondo Monetario Internacional han llevado a la catástrofe social y económica sin precedentes que está sucediendo. Es la mayor crisis financiera y social en la Europa capitalista desde 1945. El único fenómeno que es de algún modo comparable, es el colapso de la Unión Soviética.

Grecia está realmente destruida y al mismo tiempo está puesta bajo control neocolonial por los acreedores. Por acreedores quiero decir, la UE y el FMI y también los EEUU que siempre han tenido una influencia geopolítica directa sobre Grecia.

La situación es realmente dramática. No hay fuerza política importante que se oponga a este régimen neocolonial.

Por supuesto, el programa es neoliberal pero es algo más que neoliberal. Grecia es el primer país donde podemos ver la transición desde un modelo neoliberal de capitalismo a un modelo desastroso de capitalismo. La pérdida de producto interior bruto en los años que aplicamos este programa es superior al 27%. Es un porcentaje más alto que la pérdida material de Francia y Alemania tras la primera guerra mundial. Es incluso peor que la ocurrida en los EEUU durante la gran depresión.

Por tanto, no estamos hablando sobre un modelo de gestión del país que es antisocial en algún modo. Estamos hablando sobre el programa de distracción de una nación entera, que es un experimento sin precedentes del mundo occidental.

Es realmente una especie de guerra económica, ellos nos destruyeron: Nuestra economía, nuestra sociedad, nuestra cultura. Ellos nos quitaron nuestro país de las manos.