GENERALES AL CONGRESO

25.03.2019

En algunos medios se han recogido con criticas y escepticismo los fichajes de militares retirados para presentarse al Congreso.
Durante mas de 40 años los militares han quedado alejados de la política, en la que sin embargo han ocupado diferentes puestos de los diferentes niveles de gobierno muchos arribistas e incompetentes.
He conocido personalmente militares franceses, italianos, estadounidenses,… que han entrado en política sin que nada ni nadie en sus democracias, no burladas, haya abierto la boca o se haya extrañado. La dictadura de lo políticamente correcto invoca de nuevo un fantasma ridículo ante la luz de la realidad que no puede ocultar la desvergüenza, mentira y corrupción aunque la historia se “dikta” por “dekreto”.
La deslealtad de los partidos políticos a España durante estos 40 años ha sido única y manifiesta, vendiendo o regalando no solamente el patrimonio agrícola, industrial, pesquero,…sino también la unidad de España, federación de reinos de 500 años, con la oferta de una nueva federación de autonomías que, amen de debilitar el todo, nada aportaría a las partes en un mundo globalizado y sin embargo sí ha alimentado las esperanzas de los secesionistas y las ansias de poder de los reyezuelos “taifonomistas”.
Los currículum de los Generales elegidos reflejan un servicio a España con una LEALTAD, Preparación, Experiencia, Austeridad, Espíritu de sacrificio y sentido de la RESPONSABILIDAD hacia sus subordinados, hacia España y hacia la humanidad  difíciles de encontrar en buena parte del entorno político. Sus edades permiten asegurar que saben de lo que hablan y han conocido la España desde los años 40.
Los militares, con su  experiencia nacional, conociendo la realidad de las capas sociales, cuando aun había servicio militar, y sus experiencias políticas internacionales se sitúan muy por encima de marxistas perdedores del siglo pasado que pretenden instaurar la diktadura de sus amigos o de “expertos en diabetes”…, arruinando España.
Los Institutos, Servicios y Empresas Nacionales del anterior régimen, creadas para elevar la economía y crear una clase media, suprimidos o vendidos en aras de la rentabilidad han sido sustituidos por votos cautivos a los partidos gobernantes. España está llena de abrevaderos creados en la suma de niveles de la “macroadministración” y en “empresas” ¿públicas? (Empresas son para ganar dinero nada de servicio altruista) en los que gran parte de nuestra sociedad domesticada ha participado y participa recogiendo las migas de un liderazgo de partido “casero”.
No hay ni ha habido ofertas de mejora de Servicio a España ni a los españoles. La política de la ocurrencia, del complejo, de la decisión cortoplacista e irresponsable, la política exclusiva del IBEX 35,…de las tumbas, han dejado a España inerme.
Una ingeniería social destructora de la familia, un guerracivilismo, una doctrina de género, un adoctrinamiento político escolar, una corrupción capitalista de izquierdas, una injerencia revolucionaria en la universidad, un ataque a la religión católica, una memoria de los años 30 y una desmemoria del terrorismo desde los años 60 hasta el 2010, …una manipulación de las mujeres como tálamo de votos, se han ido infiltrando a través del negocio mediático en las personas, en las familias y en la sociedad, perdiendo los valores, la cultura, el respeto a los abuelos y a las tradiciones seculares de los pueblos, e incapacitando la transmisión de algo que no sea ganar dinero y rencor.
Para la Sanidad y las pensiones, hipotecadas, se lanzan programas de guerra psicológica, de influencia, para llevarnos al convencimiento de un cambio a un sistema que les permitirá seguir gastando el dinero de los impuestos en numerosos garitos y asociaciones de influencia.
Si hablamos de la Educación faltan medios, lo mismo podemos decir en Defensa y en la Justicia mientras se dispendian, sin rubor, nuestros impuestos en grupos de ideología afín al gobernante de turno.
La presión fiscal sobre el IRPF es la mas sencilla y ademas no influye en las puertas giratorias.
Se olvida que son mas importantes los valores morales que los materiales y ambos son necesarios pero sin perder los primeros por los segundos que son efímeros.
En España se vota contra alguien mas que a favor de alguien, se llama al voto útil o del miedo y se etiqueta con “franquista” o “fascista” a quien no comulga con la mentira institucional.
Hasta ahora, ha habido una falta de proporción en la representación de profesionales de las diferentes especialidades en las Cortes y Senado, aunque España está bien dotada de profesionales en todas las ramas. La asignatura pendiente es la política de nivel donde quizás hagan falta mas decididores preparados y responsables en las diferentes ciencias y artes.
No verán a los generales guardando billetes en el colchón o poniendo dinero en paraísos fiscales o entrevistándose en las gasolineras o negociando con potencias no aliadas bajo cuerda o llamando al diálogo a los contumaces secesionistas cuando el Jefe del Estado, el Rey, ya había hablado,