El futuro de Tailandia y las relaciones ruso-tailandesas posteriores al fallecimiento del Rey tailandés

27.10.2016

Desde que su majestad el Rey Bhumibol Adulyadej, el amado Rey del pueblo tailandés, falleciera el 13 de octubre de 2016 a las 15.52pm en el hospital de Siriraj, el pueblo tailandés ha estado en conmoción, con el corazón roto, y sumiéndose en la pena. Según las antiguas tradiciones tailandesas, cuando el Rey fallece, debe haber un luto de todo el pueblo tailandés y del gobierno tailandés y sus organizaciones. Sin embargo, depende de cada gobierno la determinación del periodo de luto. Algunas veces, toma más de 1 año o casi 3 años. Sin embargo, el luto no es una regla ni ha aparecido en las leyes tailandesas. Poner respeto a su Rey, solamente es el legado de la antigua tradición y costumbre tailandesa.

Recientemente, he leído periódicos y artículos analíticos de muchas agencias de noticias extranjeras. Intentan plantear las cuestiones acerca del motivo por el cual, Tailandia no ha nombrado a un nuevo Rey; si el punto central de la política tailandesa se ha roto y está afectando al futuro de Tailandia; y si hubo algún efecto sobre países vecinos y alianzas.

La referencia debería hacerse a la ley real de su majestad el Rey Bhumibol Adulayadej (Rama IX) en términos de la línea monárquica de sucesión en 1924 y la aprobación oficialmente de su heredero según la ley monárquica, que fue su alteza real el príncipe, Maha Vajiralongkorn. La ley monárquica determinaba que cualquier ley contraria a la ley monárquica debe ser cancelada. Esto significó que la ley monárquica que designó a su alteza real el príncipe, Maha Vajiralongkorn; era final e inviolable. Cualquier acción que hubiera para cambiar la ley monárquica era considerada como una rebelión. Pero su alteza real el príncipe, Maha Vajiralongkorn, no deseó suceder a su majestad Bhumibol Adulyadej (Rama IX) y quiso abdicar del trono. Por tanto, la respuesta a la cuestión de por qué no hemos nombrado a un nuevo Rey inmediatamente es debido a que su alteza real el príncipe, Maha Vajiralongkorn, no quiere ser nombrado sobre la pena por la pérdida de su amado padre. Es más, la Tailandia oficial está en raizada en la tradición. Así, los pasos para nombrar al Rey incluyen varios elementos tales como el tratamiento del cuerpo y el control de la armonía del pueblo, especialmente en un momento duro cuando algunos grupos con voluntad enferma intentan incitar y persuadir a la gente para que rompa la armonía y la unidad. Además, todo el pueblo tailandés está afligido y no puede aceptar la pérdida porque su majestad Bhumibol Adulyadej (Rama IX) era virtuoso y ocupó un lugar en el corazón del pueblo como ningún otro Rey pudo hacer. El mejor modo para manejar las cosas ahora es nombrar a un nuevo Rey sólo en el momento debido y adecuado.

El siguiente tema que me gustaría destacar y clarificar es cómo, después de que Tailandia cambie a su Rey, se verá afectada la política tailandesa y su gobierno. De hecho, la monarquía no pretende interferir en la política tailandesa desde el reinado de Rama VIII hasta el Rey Rama IX. Pero el monarca tiene las siguientes funciones:

El papel y deber del Rey en términos políticos

La monarquía juega un papel importante en la política como en la unidad de la nación, la creación de la independencia, y la estabilidad de los fundamentos políticos. Desde el pasado hasta ahora, en cuanto a la reforma administrativa, el papel del Rey es el de ayudar a forjar la gran unidad de la nación. El pueblo tailandés, incluso aquellos con diferentes tradiciones y religiones, comparten los mismos sentimientos hacia su Rey.

El papel y deber del Rey en la administración

El papel del Rey es el de ayudar a que su pueblo crea en la democracia. La fe y lealtad de su pueblo a través de la monarquía ha desembocado en la fe en la forma democrática de gobierno, con el Rey como Jefe de Estado. Es este sistema lo que ensalza la amada y fiel monarquía del pueblo tailandés.

El papel y deber del Rey en la economía

El Rey juega un gran papel en la felicidad y prosperidad de la nación. El Rey crea muchos proyectos importantes para desarrollar la economía y la sociedad. Él es un buen modelo para que el pueblo y el gobierno practiquen para el desarrollo beneficioso del país. Es más, él creó las oportunidades para nuevos modos de vida, tales como ganarse la vida con la ayuda de la ciencia y la tecnología, que ayuda a la sociedad para desarrollarse en un mejor modo.

El papel y deber del Rey como soporte de la cultura y la tradición

Las reformas y desarrollos importantes de la nación fueron conducidas principalmente por su majestad el Rey Chulalongkorn el Grande, o Rama V. Él sentó las bases de la democracia por la formación de ministerios, el apoyo a la educación, y la abolición de la esclavitud. En el presente, el Rey es un gran partidario de la educación y la cultura. Él crea muchos proyectos para resolver los principales problemas agrícolas y sociales del país. Muchos proyectos monárquicos están apuntados a la resolución de problemas agrícolas de los granjeros, de los pobres, y de la gente marginada, que es la mayor parte de la población de Tailandia.

Como se mostró antes, el papel y deber del Rey no es administración, ni gobierno ni autoridad, sino el de ser un creador, un modelo a seguir, el centro de la nación. Él trae la felicidad al pueblo. Él apoya al pueblo. La competencia en la política, administración, fuerzas armadas, asuntos exteriores, dependen principalmente del gobierno y los militares de Tailandia. Cualquier cambio y decisión que sea hecho, será informado al Rey, que también puede oponerse a cualquier cosa inapropiada. Esto es para equilibrar el poder y no está proscrito en el derecho o los escritos del servicio civil, sino que está destinado a honrar y continuar la tradición.

El gobierno actual emergió tras la revolución lanzada por grupos militares que se sacrificaron por la nación y la monarquía. Por tanto, creo que este gobierno continuará en sus objetivos para desarrollar y realizar sus deberes, poniendo por delante el servicio público y la estabilidad de la nación. Algunas veces, hay obstáculos y errores, pero con el propósito y la voluntad para desarrollar la nación en modos progresistas y positivos, el pueblo tailandés y yo todavía creemos en la capacidad del gobierno actual. Nosotros, el pueblo tailandés, no deseamos ser una nación rica o grande, sino que solamente deseamos que nuestra nación y sus descendientes vivan felizmente y en paz.

Otra cuestión principal es cómo reaccionará Rusia a este cambio. La respuesta yace en las relaciones a largo plazo entre Rusia y Tailandia. Hemos disfrutado de buenas relaciones desde el periodo del Zar Nicolás II de Rusia y su majestad el Rey Chulalongkorn el Grande o Rama V de Tailandia. Ellos incluso disfrutaron de buena amistad. Así, el cambio de monarquía en este momento, no afectará ni causará ningún problema en las relaciones con Rusia. De hecho, las relaciones podrían mejorar gracias a la simpatía continuada de Rusia por Tailandia, especialmente durante los tiempos más duros. Rusia siempre ha entendido y nunca ha interferido en Tailandia, incluso en situaciones de anarquía. Por tanto, creo que Tailandia y Rusia todavía tienen la capacidad para desarrollar relaciones incluso más armoniosas.