El federalismo identitario: del "E Pluribus Unum" al "E Unum Pluribus" (II)

15.12.2016

El federalismo identitario puede ser aprovechado como un arma geoestratégica de la Guerra de quinta generación, y hay una variedad de aplicaciones en las cuales puede promover la política exterior estadounidense. Las secciones siguientes detallan los dos proyectos de federalismo identitario que están formalmente en progreso y los cuatro en los que se espera ver un día puesta en práctica esta política.

Proyectos en curso

Sudán del Sur:

Hay actualmente dos proyectos de federalismo identitario que han sido oficialmente acordados por sus gobiernos respectivos y cuatro hacia los que los EEUU están trabajando con impaciencia. Los dos casos prácticos de federalismo identitario multilateral hasta el momento están en Sudán del Sur y Nepal, ambos excepcionalmente ricos en identidades etnregionales, acaban de salir de una cruel guerra híbrida y se encuentran en momentos geoestratégicos cruciales. El virus estructural que ha sido inoculado en ambas regiones se espera se convierta en un arma para exportarla contra sus vecinos. El federalismo identitario del sur de Sudán demuestra simbólicamente la "solución de compromiso" en torno a la cual podría unirse la plétora de identidades rebeldes etno-regionales de Sudán y Etiopía.

No sólo esta visión compartida después del conflicto les ayudaría a dejar temporalmente de lado sus diferencias en la reunión en un frente de combate más coordinado y eficaz, sino que la desestabilización inherente que el federalismo identitario traerá al territorio del sur de Sudán podría crear condiciones ventajosas en las que los mencionados rebeldes podrían encontrar refugios seguros, bases de entrenamiento, reclutas y armas que ayuden a reforzar sus capacidades anti-gubernamentales.

Sudán y Etiopía son blancos importantes para la estrategia de guerra híbrida de Estados Unidos porque ambos son componentes instrumentales de la política de proyección exterior de China en África. Sudán es un estado de tránsito necesario para el petróleo del sur de Sudán y ha sido un aliado chino durante las últimas dos décadas (lo que da a Pekín una influencia pivotal tanto en el Medio Oriente como en el Norte y Este de África), mientras que Etiopía es uno de los socios estratégicos más cercanos de China en el continente y el ferrocarril financiado por Pekín, Djibouti-Adís Abeba que próximamente se completará, se está convirtiendo en una "Ruta de la Seda del Cuerno de África". Desestabilizar a ambos países es claramente de interés para los Estados Unidos, ya que busca socavar el potencial global de China en la Nueva Guerra Fría.

Nepal:

Los diseños estratégicos regionales relacionados con el federalismo identitario de Nepal son ligeramente diferentes a los de Sudán del Sur. Aunque obviamente los Estados Unidos esperan ver puesto en práctica un sistema de este tipo en China, saben que es extremadamente improbable que esto suceda, y mucho menos a través de un "efecto de demostración" de un país tan pequeño y fácilmente "aislado" como Nepal. El objetivo real en este caso es en realidad la India, que tiene una relación mucho más estrecha con Nepal a través de una larga historia de vínculos civilizacionales, políticos y económicos.

Cerca de 300 millones de personas viven en los estados indios de Uttar Pradesh y Bihar que están directamente al sur de Nepal, y la frontera porosa entre ellos, así como los múltiples vínculos transnacionales que unen a cada una de estas entidades y pueblos, crean una situación casi perfecta en la que ciertos tipos de desestabilizaciones nepalís pueden difundirse más fácilmente en la India. El objetivo es que estos dos importantes estados se unan con las "Siete Hermanas" del nordeste en hacer campaña para una gran revisión del sistema político indio, ya sea a través de la creación de estados individuales basados en la identidad para cada población (como se ha ido desarrollando progresivamente en el noreste desde la independencia) o mediante un rotundo impulso hacia el federalismo identitario.

Hasta este punto, tales objetivos sólo fueron perseguidos por los separatistas del noreste (ya sean secesionistas con mentalidad independiente o aquellos interesados en su propia unión territorial), pero si este sentimiento ideológico puede romper el "corredor de contención" de Siliguri e "infectar" los mucho más grandes, diversos e importantes estados a nivel nacional de Uttar Pradesh y Bihar, podría conducir rápidamente a una crisis nacional. Es en este contexto particular que Nepal es útil para catalizar tal sentimiento al oeste del Corredor de Siliguri y tratar de popularizarlo en la identidad de diversos estados de la India geográficamente dominante, como por ejemplo las áreas que los nacionalistas sij consideran que forman parte del "Khalistan". En caso de que se agudizara esta tendencia, esto tendría el riesgo de desenredar la hasta ahora unidad política nacional que la India ha procurado sostener tan minuciosamente, y Nueva Delhi podría verse obligada a traspasar sus tácticas ocasionales de descentralización (por ejemplo, la creación de nuevos Estados) hacia la transferencia selectiva a varias unidades autónomas y / o federativas de identificación etno-regional.

Desde la perspectiva estadounidense, la presión interna que esto pondría sobre la India podría colocarla en posición de acceder más fácilmente a los dictados estratégicos de los Estados Unidos frente a la Nueva Guerra Fría y la "contención de China". Es especialmente revelador que muchas ONG occidentales estén activas en Nepal y hayan estado presionando precisamente en el tipo de procesos de federalización identitaria que podrían desbordar algún día la frontera, como ha revelado el investigador Arun Shrivastava.

Conectando las piezas e identificando la mano americana que está detrás de la transferencia federalista identitaria de Nepal, es razonable concluir que Washington podría tratar de aprovechar su influencia sobre los acontecimientos allí a cambio de lograr un acuerdo estratégico con Nueva Delhi, el último de los cuales podría llegar rápidamente a un acuerdo con el reconocimiento de la amenaza administrativamente existencial que podría emanar pronto de su vecino norteño influenciado por Estados Unidos. Mientras que algunos en el Ministerio de Asuntos Exteriores pudieron haber pensado antes que podrían explotar el separatismo terai y el federalismo identitario en Nepal en su propia ventaja, es probable que lleguen a realizar esto sin ser conscientes de que abrieron la caja de Pandora del caos que los EEUU habían plantado para ellos, lo que podría hacerlos mucho más susceptibles al tipo de chantaje geopolítico al que apunta Washington.

Conspiraciones prospectadas

Myanmar:

La estrategia que Estados Unidos persigue en Myanmar está estrechamente relacionada con la que está avanzando en Nepal, aunque el escenario del Sudeste Asiático está aún mucho más atrasado que el que está siendo formalizado en el Himalaya. Myanmar ha estado luchando la guerra civil más larga del mundo, a pesar de que las hostilidades han cesado en los últimos dos años, especialmente después de que los militares firmaran un acuerdo nacional de cese del fuego con más de la mitad de los principales grupos étnicos regionales. El gobierno pro-occidental de Suu Kyi, que recientemente ganó con abrumadora mayoría en las últimas elecciones, ha estado insinuando que quiere buscar una "solución federal" al conflicto, y probablemente podría proponer el federalismo identitario como resultado.

Estados Unidos tiene un interés estratégico en ver institucionalizadas las divisiones de la guerra civil del país a través de la creación de pequeños estados cuasi independientes, lo que permitiría que él y sus aliados saltaran directamente al interior de Kachin y Shan como parte de sus esfuerzos por "contener a China" a lo largo de su área fronteriza continental meridional. La provincia de Yunan, rica en identidades, también está madura para una potencial guerra híbrida a lo largo de una línea similar (aunque circunstancialmente modificada) como lo están Tíbet y Xinjiang, y podría convertirse un día en un tercer frente para la interferencia occidental en los asuntos soberanos de China (sin contar el subterfugio político en curso en Hong Kong). El potencial para este escenario se incrementa drásticamente si los EE.UU. y sus aliados son capaces de establecer centros de proyección de influencia en las próximas unidades de identidad federalizada a lo largo de la frontera entre Myanmar y China (los Estados Kachin y Shan).

Correspondiendo a las similitudes estratégicas regionales entre el federalismo identitario de Nepal y lo que parece ser su imposición inminente en Myanmar, ambos casos están alineados con los intereses de la India. Mientras que el modelo de Nepal se dirige a los estados indios de Uttar Pradesh y Bihar, Myanmar podría crear un precedente tentador que podría alentar a los diversos rebeldes en el noreste de la India a unirse en la lucha por algo similar en su región natal. El Frente Unido de Liberación del Sudeste Asiático (UNLFW) ya reúne a 15 grupos distintos bajo su bandera, pero aún tiene que articular una visión política inclusiva para lo que espera lograr después de que las autoridades centrales sean derrotadas. Eso podría cambiar si Myanmar adapta el federalismo identitario y el UNLFW recoge como su toque llamada para el noreste.

Otro factor posible es que la zona auto-administrada Naga en la Región de Sagiang podría recibir aún más autonomía dentro del marco federalista identitarioa, lo que podría convertirla en una base trasera que el UNLFW podría utilizar para entrenar a sus cuadros y planificar ataques contra suelo indio. Este escenario podría obstruir la autopista de la ASEAN de India (formalmente la "Autopista Trilateral") que busca construir a través de Myanmar y Tailandia, poniendo así su política de Act Est bajo el potencial chantaje geopolítico de los Estados Unidos. A su vez, Washington, utilizando la influencia que tiene sobre el gobierno de Suu Kyi en Myanmar ,y cualquier contacto de inteligencia que tenga con los diversos grupos rebeldes del país, podría aplicar esta doble vía de influencia estatal y no estatal para presionar a Nueva Delhi para que se una a la "Coalición de contención de China" que está construyendo en la región.

Si la India acompaña esta construcción geoestratégica, entonces aumentaría las tensiones con China y conduciría al desmantelamiento de los BRICS y la OCS, además de provocar una intensa guerra fría asiática entre Nueva Delhi y Pekín para complementar la que ya existe entre Pekín y Tokio. Indudablemente, estos son escenarios que los Estados Unidos esperan actualizar en el futuro próximo, no importa por qué camino, pero la Guerra Híbrida y el federalismo identitario resultante en el Nepal de la India y enla periferia de Myanmar podrían funcionar indirectamente como las formas más efectivas de promover estos grandes objetivos estratégicos.

La República de Macedonia:

Este pequeño país de los Balcanes es el cuello de botella vital a través del cual deben pasar el Balkan Stream y la Ruta de la Seda de los Balcanes, razón por la cual ya fue objetivo de la desestabilización de la Guerra Híbrida el año pasado y podría muy bien enfrentar una segunda ronda de disturbios durante la próximas elecciones anticipadas que están provisionalmente programadas para abril. El autor escribió extensamente acerca de este último escenario en una reciente entrevista con medios de comunicación macedonios, pero básicamente esto se reduce a la puesta en escena desesperadamente por parte de los EE.UU. de otro intento de revolución de color en un último esfuerzo para salvar a su "oposición" subsidiaria en el país. Si eso falla, entonces existe el potencial real de que el movimiento de cambio de régimen se transforme rápidamente en una Guerra no convencional a través de la participación de terroristas albaneses, como se suponía que ocurriría la última vez antes de que los servicios de seguridad estatales los detuvieran preventivamente.

La amenaza de la "Gran Albania" se cierne sobre Skopje porque alrededor de una cuarta parte de la población del país es de etnia albanesa y reside cerca de la frontera internacional, lo que significa que son teóricamente susceptibles a un llamada al separatismo religioso al estilo "Kosovo". Por otra parte, es obvio que la operación de cambio de régimen sería coordinada desde Tirana y el Camp Bondsteel de Estados Unidos, que podrían proporcionar numerosos mercenarios para alimentar su insurgencia planeada. Si logran engañar a los albaneses locales para que se unan a ellos, y especialmente en el caso de que coordinen sus acciones junto a los agitadores de la Revolución de Color, Macedonia podría ser inmediatamente lanzada a una desagradable Guerra Híbrida.

Según las condiciones antes mencionadas, Skopje tendría que derrotar de manera decisivamente a los terroristas al comienzo de su campaña para evitar que cavaran en la frontera montañosa con Albania y la provincia serbia de Kosovo, ocupada por la OTAN, que en ese caso les daría acceso directo y continuo a las redes de apoyo físico y físico de sus patronos. Es aquí donde el aspecto de la Revolución de Color del escenario de la Guerra Híbrida podría trabajar en atascar a las fuerzas de seguridad y distraerlas de lo que de otra manera sería un enfoque unificado apuntando a los terroristas. La naturaleza totalmente distinta de los objetivos tácticos que habría que perseguir simultáneamente en entornos situacionales tan fluidos podría dificultar el restablecimiento del orden de inmediato, proporcionando así un avance ventajoso a uno u otro de los actores complementarios de la Guerra Híbrida. Sin embargo, es más probable que el gobierno pueda contener y / o tratar con más facilidad el escenario de la Revolución del color que el de la guerra no convencional, lo que significa que si algún estancamiento estratégico termina asentándose, entonces es probable que sea entre el gobierno central y la periferia occidental por las razones que acabamos de describir.

Sin embargo, independientemente de qué actor de la guerra híbrida tenga éxito en estancar la situación o en ganar sin rodeos, el resultado final del federalismo identitario seguiría siendo el mismo. Estados Unidos no apoyará formalmente el irredentismo albanés sobre Macedonia, pero tampoco parece tener ningún plan para reconocer unilateralmente las porciones pobladas por albaneses como un país independiente. Si hiciera cualquiera de estos dos cosas, entonces no sería capaz de aprovechar su influencia hegemónica sobre la parte oriental del país a través de la cual se espera que pasen los proyectos pan-regionales de Rusia y China. El federalismo identitario, sin embargo, permitiría a lo que entonces sería la porción casi independiente de población albanesa de Macedonia conservar todavía una cantidad negociada de influencia sobre el resto del país. Los macedonios étnicos podrían estar de acuerdo con esto a regañadientes como parte de una "solución de compromiso" que coloca a Skopje bajo su zona federativa o la redefine como un área de administración conjunta con los albaneses. Si el gobierno central conservara el control sobre la capital durante las hostilidades previas, entonces el antiguo escenario sería atractivo para mantener nominalmente la unidad nacional; sin embargo, si los combatientes albaneses lograran tomar parte o toda la ciudad, entonces este último escenario podría ser el mejor trato que podrían esperar.

En lo que respecta al movimiento de la Revolución del Color, el líder de la "oposición" Zoran Zaev y sus aliados políticos han dicho anteriormente que examinarían las formas en las que podrían ser radicalmente mejoradas las disposiciones del Acuerdo de Ohrid más allá de su pretendida interpretación, lo que se ha entendido como una alusión al federalismo identitario. Como antecedente, la legislación en cuestión puso fin a la violenta insurgencia albanesa apoyada por Estados Unidos que se extendió en partes de Macedonia durante 2001, que era una consecuencia regional previsible de la guerra de la OTAN de 1999 contra Yugoslavia. El acuerdo estipulaba que la minoría albanesa tendría una representación proporcional en el parlamento, y que las leyes que tratan asuntos políticos, financieros y de identidad locales en cualquier parte del país no pueden ser aprobadas sin que una mayoría de sus políticos las apoyen. Como resultado, esto ha otorgado esencialmente al 12,5% de la legislatura (la mitad del número de representantes de etnia albanesa que imponer el Acuerdo de Ohrid) privilegios de veto de facto sobre el resto del gobierno en estas cuestiones. La motivación personal de Zaev al coquetear públicamente con el tema federalista, además de seguir las instrucciones de sus patrocinadores, es que espera que esto aliente a elementos albaneses extremos (tanto dentro como fuera del país) a apoyar sus planes de Revolución de color a través de una guerra no convencional sincronizada. La comprensión implícita es que después los "recompensaría" por su "servicio", concediéndoles unilateralmente un estado independiente de facto, lo que también satisfaría la visión estratégica de los Estados Unidos descrita anteriormente.

Siria/Iraq:

Uno de los otros proyectos planeados de federalismo identitario que los Estados Unidos prevén está en la frontera entre Siria e Irak, el área que actualmente está ocupada por el Daesh. El autor y su colega escribieron un informe en profundidad a mediados de octubre detallando los intereses geoestratégicos que Estados Unidos tiene en ver surgir un sub-estado transnacional "Sunnistán" en el centro de la región. Para resumirlo de manera concisa, si se formara una entidad de identidad compartida cuasi independiente en el este de Siria y el oeste de Irak, podría permitir facilitar el sueño unipolar tan querido de extender un gaseoducto qatarí a Turquía y la UE. No sólo eso, sino que el federalismo identitario que tendría que tener lugar en cada uno de los dos estados objetivo también conduciría a la creación de entidades soberanas similares en todo el resto de su territorio, por ejemplo, una unidad federativa transnacional kurda y una chiíta en el sur de Irak.

Las fuerzas centrífugas que se desencadenarían a través de este proceso también tendrían impacto en Turquía y Arabia Saudí, tal vez permitiendo el eventual cumplimiento del escenario de las "fronteras sangrientas" de hace una década de Ralph Peters. Si bien puede parecer extraño en este momento pronosticar que los EE.UU. trabajan activamente para la desestabilización y el eventual desmembramiento de dos de sus aliados más cercanos (ya sea formalmente o a través del federalismo identitario), la cambiante naturaleza geopolítica del Medio Oriente y el declive relativo de los EE.UU. en influenciar allí frente a la intervención antiterrorista de Rusia podría llevar a que algunos estrategas estadounidenses encuentren el escenario de las Fronteras de Sangre bastante atractivo. Podrían "razonablemente" considerar que el mayor juego de poder de Washington sería participar en tácticas geopolíticas de "tierra quemada" que conviertan la región en un tablero de damas de pequeños estados que podría ser competido estratégicamente entre las distintas potencias, entendiendo que es poco probable que Estados Unidos vuelva a ejercer la hegemonía plena sobre la mayoría de sus unidades territoriales y que quiere privar a sus rivales (Rusia, China e Irán) de ocupar ese papel para ello.

Nigeria:

El país más poblado de África y su economía más grande es también uno de sus principales exportadores de energía. Actualmente vende grandes cantidades de petróleo, pero también tiene la tentadora posibilidad de utilizar su control sobre las mayores reservas de gas natural del continente para convertirse en un jugador aún más crucial en el mercado mundial de GNL de lo que ya es. Nigeria está divida actualmente en la lealtad geopolítica entre los EEUU y China, haciéndola el mayor premio en el campo de batalla africano de la nueva guerra fría. Los Estados Unidos consiguen adquirir una influencia predominante sobre los asuntos de Abuja, pero si eso falla, no tienen ningún reparo en practicar una política de "tierra quemada" al estilo del Medio Oriente, que rompa el país en una constelación desconectada de identidades federalizadas (o independientes). Este escenario es la única manera segura de mitigar los beneficios que China recibe de su asociación estratégica con el país. La Nigeria nuevamente reconstituida (si aún permanece como un estado formalmente unificado en ese punto) estaría en una posición mucho más débil que antes y sus terminales de exportación de energía podrían caer en mal estado y en desuso como lo están actualmente en Libia, si un conflicto hobbesiano estalla entre su dispares unidades.

Desde la independencia, Nigeria ha estado descentralizando progresivamente su federación convencional en una plétora de estados basados en la identidad, y ahora parece estar en la cúspide de una transferencia total hacia el federalismo identitario. La insurgencia terrorista de Boko Haram en el norte ha sido extremadamente perjudicial para la unidad nacional y ha desestabilizado las provincias circundantes en el área. Peor todavía, ha fomentado el temor a los musulmanes y a la gente del norte en general entre los cristianos que residen en gran parte en el sur del país. El Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger (MEND), que surgió en esta última y busca intentar revivir el separatismo de Biafra, podría devolver peligrosamente al país a la guerra civil y hundirlo en el centro de un escenario fabricado de "choque de civilizaciones" entre cristianos y musulmanes. Las amenazas simultáneas planteadas por Boko Haram y el MEND presagian un futuro muy negativo para Nigeria y podrían crear las condiciones para una "solución de compromiso" de federalismo identitario en el caso de que comiencen las hostilidades entre estos dos grupos militantes de radicalmente separados identitariamente. Más aún si finalmente llevan a una guerra civil multifacética en la que Boko Haram, el MEND y el gobierno federal luchan los unos contra los otros.

El resultado final del intenso conflicto interno de Nigeria sería que se convertiría en un socio mucho menos confiable y unificado para China, bloqueando así sus avances en infraestructura y energía en el estado más poblado del continente y colocándolo en una desventaja relativa en comparación con los EE.UU. Washington es menos dependiente de Nigeria en todos los sentidos en comparación con Pekín, por lo que su desestabilización no afectaría negativamente a su gran estrategia, y mucho menos a su visión para África. De hecho, el estallido del federalismo identitario en Nigeria o el secesionismo completo de una de sus áreas geográficas definitorias (el norte musulmán o el sur cristiano, en este caso) podría ser realmente un objetivo estratégico a largo plazo que los Estados Unidos desearían que ocurriera, ya que este proceso autodestructivo evidentemente podría extenderse por todo el resto del continente y adaptarse a las particularidades de la situación interna de cada estado.

China necesita la unidad africana ahora más que nunca, ya que busca capitalizar el potencial macroeconómico de sus socios multilaterales para proporcionar un destino para el tipo de inversión de salida que la Gran Potencia requiere tan desesperadamente para sostener sus tasas de crecimiento (y tangencialmente asegurar la estabilidad doméstica). Los estados federalizados identitariamente con diferentes niveles de autoridad central sobre sus unidades etno-regionales dispares, son socios poco confiables para los grandes proyectos transnacionales de infraestructura conectiva que Beijing ha previsto para el continente (especialmente en África Oriental), por lo que su creación subvertiría los objetivos de China y debilitaría toda su posición global con el tiempo. Relativamente hablando, esto obviamente colocaría a los Estados Unidos en ventaja, especialmente si es capaz de integrar su influencia en o cerca de un estado de tránsito identitariamente federalizado crítico, a través del cual puede pasar uno de los proyectos de China, lo que en ese caso daría a Washington potencial de chantaje geopolítico sobre Pekín.

niiglob.ru