El día de la Australia real

06.06.2016

El día 3 de junio, Australia celebró el enormemente importante Día de Mabo.

A finales del siglo 17, los europeos alcanzaron el continente todavía más lejano de Australia. Encontraron gentes que no eran del gusto de los europeos, y por tanto, de forma altanera los denominaron como subhumanos. Obsesionados con su propia creencia en el progreso y concibiéndose a sí mismos como portadores de un modo universal de desarrollo, los europeos blancos, sobre todo los anglo-sajones, ocuparon las nuevas tierras del continente, los archipiélagos, y las islas del océano pacífico, todo mientras equiparaban la población a la fauna. Algunos de los nativos fueron esclavizados, mientras que otros fueron asesinados. El resto fueron enviados a los zoológicos de América o Europa. Los cínicos perpetradores de esto, gimoteaban sobre “la carga del hombre blanco”.

La tierra habitada por naciones nativas de Australia y Polinesia fueron privatizadas por los colonizadores sin ninguna convención. Dado que los aborígenes no tenían leyes anglosajonas, sus elegantes y delicadas visiones del mundo, con sus ríos, montañas, desiertos, colinas, costas, y los límites y habitantes de las sagradas islas australianas, visibles e invisibles, completamente alejadas del nacionalismo europeo, fueron simplemente ignoradas. 

Tal peculiaridad fue retratada perfectamente por el director alemán, Werner Herzog, en su película “Donde las hormigas verdes sueñan”. Si las invisibles hormigas verdes que llegan en sueños o visiones portaban los derechos de unas u otras tierras sagradas de los aborígenes, después los anglosajones pensaron que esas creencias habían de ser los desvaríos de unos locos. Ellos trocearon la tierra sin remordimientos.

Pero Eddie Mabo de la Isla del Estrecho de Torres, demandó justicia. Este patriota de la sagrada Australia se puso al frente de la lucha para hacer que el gobierno australiano reconociese el derecho de los habitantes nativos a las tierras en que ellos habían vivido durante setenta mil años. Al principio, se rieron de Eddie Mabo, y por supuesto, la gente civilizada no se atrevería a creer en alguna hormiga verde. Pero Eddie Mabo y sus amigos no se rindieron, continuaron “atacando” los tribunales e instituciones del gobierno. Entonces, ocurrió un milagro. El 3 de junio de 1992, el Tribunal Supremo determinó que las naciones nativas habían poseído la tierra según el derecho tradicional antes de la colonización y que estos derechos de hecho existen todavía. Así, la justicia y sus sueños de mundo espiritual fueron restaurados para los habitantes nativos. 

Australia es para los australianos, tanto la visible como la invisible. Esto es lo que demostró el bravo patriota y ermitaño aborigen, Eddie Mabo, de la Isla del Estrecho de Torres. Ahora, toda Australia celebra el día de Mabo cada 3 de junio. En la isla nativa de Mabo, es incluso día de vacaciones, pero, de hecho, los aborígenes australianos no trabajan actualmente. Lo que ellos hacen actualmente es vivir la vida real. Ellos experimentan sueños proféticos.

El mundo sería un lugar más rico si abandonásemos nuestras concepciones racistas y nuestras creencias en el tiempo lineal y la gradual evolución de la humanidad. Hay muchos tipos de culturas así como naciones entre nosotros. Los aborígenes australianos tienen solamente tiempo para soñar. Dejémosles vivir como ellos han estado viviendo, como ellos quieren, y como ellos pueden en sus tierras nativas y sagradas.