EE.UU. tiene miedo de la herencia cultural mexicana

05.10.2016

La situación con el muro entre EE.UU. y México es muy compleja, como parece. México y EE.UU. tienen relaciones desde hace mucho tiempo. Hay más de 3.000 km de fronteras entre nuestros países.

No todo el mundo lo sabe, pero algunos de los estados norteamericanos - California, Arizona, Nuevo México, Texas, Colorado, Nevada - eran partes de México en el pasado. Sin embargo, después de la guerra de 1849 México perdió todos esos territorios. Por lo tanto, hay un antecedente histórico en las relaciones entre EE.UU. y México. Esta cuestión territorial es exactamente la razón por la cual todos los problemas comenzaron.

Muchos mexicanos decidieron quedarse en sus tierras históricas. Hay una comunidad en el sur de EE.UU. con una mentalidad deĺ México español. Muchos estadounidenses tienen familias en México, así como muchos mexicanos tienen familiares en los Estados. Hay una migración de ambas partes, no sólo económica sino también histórica.

EE.UU., en general, tiene una especie de temor hacia México, porque tenemos una cultura muy fuerte. Nuestra tradición tiene más de mil años; los antecedentes culturales de los mexicanos son más fuertes que en los EE.UU.. Los estadounidenses tienen miedo de la cultura mexicana, esto es muy importante.

La migración de los mexicanos a los EE.UU. y la tensión económica hacen que el problema sea muy complejo. Por supuesto, la tradición racista en los EE.UU. sigue siendo fuerte. Estos racistas trabajan junto con los estadounidenses, que tienen miedo del poder cultural de México. Por lo tanto, en lugar de una resolución amistosa, los estadounidenses decidieron seguir el camino racista.

Ahora, Trump está agravando el conflicto con la propuesta de construir un muro entre nuestros Estados. Esto es ridículo, porque estas relaciones familiares y culturales son tan fuertes, que no importa lo grande que pudiera ser el muro. La gente va a seguir trabajando y viajando de una ciudad a otra.

El Gobierno de México ha estado trabajando con el gobierno estadounidense durante los últimos veinte años contra los mexicanos. Ellos están tratando de integrar a México en los EE.UU.. Sin embargo, esta integración es simplemente imposible; no nos llevará a un futuro rico.

Antes del TLCAN, en 1992, México era casi autosuficiente en la mayoría de los campos agrícolas. Sin embargo, en la actualidad estamos exportando casi el 70% de los EE.UU.. El gobierno mexicano está siguiendo órdenes de Washington. Las consecuencias de estos acuerdos afectaron en gran medida a la economía mexicana. Nuestra industria quedó prácticamente destruida. Lo hemos perdido todo.

Otro problema es el tráfico de drogas entre los Estados Unidos y México. Los EE.UU. controlan a la población a través de las drogas y necesitan los tráficos de drogas. Este negocio da un beneficio enorme a un pequeño grupo de personas, que lucha por su dominio. En vez de luchar en los EE.UU., se envía esta violencia a México. De esta manera pueden tener todas las drogas. Los gobiernos de los EE.UU. y México también están involucrados en ella. Usan esos cárteles para controlar a las personas y hacer dinero. Esta situación dura desde hace mucho tiempo.