Cibeles vuelve a alzarse en el siglo XXI

25.01.2017

La "Marcha de la Mujer" celebrada en Washington puede interpretarse en varios niveles. El primero es político. La manifestación fue presentada como una protesta del electorado estadounidense contra el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump. El segundo es el de carácter técnico y organizativo. La investigación de la estructura de la marcha y de las organizaciones que participaron en ella muestra la red de grupos de presión ideológica vinculada a ciertos grupos financieros y oligárquicos.

Este es el espectro de la izquierda liberal del capitalismo global, que a menudo se presenta como un movimiento democrático progresista. Esta es la Internacional trotskista con numerosas ramas formadas a lo largo de muchos años para incluir movimientos tan diversos como el libertarismo y el feminismo.

La aparición de Planned Parenthood en la lista de patrocinadores de la marcha muestra claramente la naturaleza exacta de quienes salieron a marchar: aquellos ciudadanos que creen que no hay diferencia entre tener una mascota o un bebé. Ellos piensan: "Si estás cansado de tu perro, puedes ponerlo en un orfanato". Y si el niño no es "deseado", entonces uno puede simplemente tener un aborto o usar protección química.

Su participación en esta marcha no es una sorpresa, ya que Trump ha abogado por una posición pro-vida y ha denunciado el aborto desde el principio. La mayor parte de Planned Parenthood apoyó a Hillary Clinton. Además, sus intereses son evidentes. En vísperas de estos eventos, se anunció que Trump firmaría un decreto sobre la cancelación de los fondos para Planned Parenthood del presupuesto del estado de EE.UU. Esta organización aparece como patrocinadora exclusiva de la marcha.

El llamado Natural Resources Defense Council, la mayor organización internacional implicada, es la siguiente gran entidad que se presenta como patrocinadora platino de la marcha. La organización está supuestamente dedicada a temas ambientales, pero el contexto de su agenda política particular es característica de los globalistas.

Pero también existe un nivel simbólico. Los extraños trajes de los participantes de la mascarada en Washington y también en otras ciudades y países (como dicen los organizadores, fueron apoyadas por cinco millones de personas de todo el mundo, pero este no es un número muy grande capaz de dar la sensación de una norma global) indican el lado ritual de esta marcha. Los hombres vestidos con trajes de vagina eran una visión no especialmente agradable. Sin embargo, tales perversiones se han visto antes, incluso en las sociedades tradicionales.

Esto era característico de los cultos orgiásticos en los antiguos países mediterráneos. La adoración de Cibeles era de una pronunciada naturaleza matriarcal, y a menudo iba acompañada de violencia sexual contra los hombres. Los seguidores activos de este culto fueron obligatoriamente castrados y obligados a usar ropa femenina. Una paradoja interesante es que las ideas de progreso tecnológico que han florecido en el marco de la cultura puritana en los Estados Unidos podrían encontrar esto como un salvajismo.

Pero como el tiempo no es lineal, sino cíclico, de alguna manera este fenómeno tuvo que aparecer de nuevo en una nueva forma y manifestación.

La Revolución Francesa, en su día, dio a luz la idea de la "liberación" de las mujeres, pero con el "extra" de una guillotina constantemente en funcionamiento. La institución del terror se convirtió en la herencia de la estatalidad y luego fue utilizada activamente por las democracias liberales.

Y si el culto de Baal está encarnado en Wall Street y la cultura occidental de la sociedad de consumo, con efectos tan adversos como la adicción a las drogas, el alcoholismo y la prostitución, la política de género y el feminismo de la tercera ola son empujados por el culto de Cibeles y sus admiradores, homosexuales, extrañas criaturas, simpatizantes del feticidio que se esconden tras el "derecho a elegir", y los jóvenes drogados por los medios de comunicación corporativos en la escena global.

Estos tres niveles de la "Marcha de la Mujer" son de significación sustancial. Todo esto está ocurriendo en un mundo globalizado y por lo tanto afecta en última instancia más allá de los Estados Unidos solo.

La ingeniería social replicada por los globalistas tiene como objetivo cambiar el comportamiento de ciertos grupos sociales, estratos, clases e incluso naciones. Por lo tanto, es necesario analizar dónde podrán aparecer Baal y Cibeles la próxima vez y a qué circunstancias podría esto conducir al final.