Bulgaria quiere jugar a dos bandas con Rusia y la OTAN

15.08.2016

El primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, propuso declarar el mar Negro como una zona desmilitarizada, donde los barcos militares y submarinos no sean permitidos, escribe Novinite.

Zona desmilitarizada

Borisov también argumentó que las acciones militares o la instalación de misiles en la región del mar negro tampoco pueden permitirse. En lugar de ello, debería haber oportunidades para el desarrollo de la extracción del gas natural y del petróleo, así como turismo, pesca, y comercio.

El premier búlgaro explicó que los misiles, barcos de guerra, y submarinos desplegados en el mar Negro no traerían nada positivo a las naciones vecinas. Boyko Borisov argumentó que el plan ya ha sido presentado a los líderes estatales que han visitado al país, y esto será discutido más tarde con sus homólogos de los países europeos.

El primer ministro dijo que un incremento en la presencia militar por una parte, conduce a recíprocas acciones por la otra parte. Por esta razón, se recomienda que los países en la región busquen construir puentes de cooperación en detrimento del conflicto.

De hecho, ningún país en el mar Negro, excepto Bulgaria y Rumanía, que prácticamente no tienen flotas con capacidad de combate en el mar Negro, se beneficiarán de tan radical solución. La flota rusa del mar Negro es el único grupo naval de combate que tiene en el sur. Turquía teniendo una flota de combate en el mar, amplía su zona de influencia geopolítica, que es improbable que sea consumada. Pero esta declaración no fue hecha por el plan para ser consumado, sino para designar la posición búlgara sobre el plan de la OTAN para una militarización futura de la región. Tal declaración entra en contradicción con los planes de la OTAN para fortalecer su presencia militar en el mar Negro y muestra que Bulgaria está preparada para entrar en un juego entre la OTAN y Rusia.

Sofía quiere la normalización de relaciones con Rusia

Borisov hizo los comentarios durante una visita a una aldea búlgara, mientras que una delegación oficial encabezada por el presidente búlgaro, Rossen Plevneliev, asistía a la cumbre de la OTAN en la capital polaca, informó Mediafax.

El primer ministro búlgaro, que recientemente declaró que el busca aliviar tensiones, y la normalización de relaciones entre su país –miembro de la OTAN y de la UE- y Rusia, se le preguntó para que comentase por la exigencia de líderes de la UE para sanciones adicionales contra Rusia. 

“Bien, si esto es lo que ellos quieren, las sanciones continuarán. Perdemos un montón de dinero en la agricultura”, dijo el premier búlgaro.

En 2015, Bulgaria sufrió pérdidas que sumaron los 80 millones de euros debido a las contramedidas rusas. El país no está interesado en ser involucrado en un nuevo conflicto con Rusia, que tiene lazos religiosos y étnicos con Bulgaria.

Recientemente, Bulgaria tuvo una reacción confusa a la proposición de una presencia naval permanente de la OTAN en el mar negro de Rumanía, y Turquía inicialmente apoyó la iniciativa, pero las autoridades en Sofía se han distanciado de esta iniciativa, aunque inicialmente parecían favorables. Después, Turquía se cayó de este plan al apuntar hacia la reconciliación con Rusia.

“Yo siempre he dicho que somos un país pacífico. No quiero que el mar Negro se convierta en un área de conflicto militar”, dijo Borisov en ese momento, renunciado a la idea de una flotilla conjunta de la OTAN en el mar Negro según la convención de Montreux, que prohíbe la presencia permanente de buques militares de países que no sean del mar Negro en esa región. Sólo pueden estar formadas por las flotas de Bulgaria, Rumanía, y Turquía.

El plan para el mar Negro de la OTAN y la ambigüedad búlgara

La declaración de Borisov llega entre los líderes de la OTAN que aprueban una expansión de la presencia militar aliada en el mar Negro. La decisión final será tomada en la cumbre fijada para octubre.

Un comunicado de la cumbre de Varsovia dice:

También desarrollaremos presencia avanzada y adaptada en la parte sureste del territorio de la alianza. Medias apropiadas, hechas a medida de la región del mar Negro e incluyendo la iniciativa romana de establecer una brigada multinacional de base para ayudar a mejorar el entrenamiento integrado de las unidades aliadas bajo el Cuartel General Multinacional de la División Sureste, que contribuirá a fortalecer la postura defensiva y disuasoria de la alianza, el conocimiento situacional, y la demostración en tiempos de paz de la intención de la OTAN para operar sin restricciones. También proporcionará una fuerte señal de apoyo a la seguridad regional. Serán evaluadas las opciones para una fortalecida presencia marítima y aérea de la OTAN.

El presidente Plevneliev, que encabezaba la delegación búlgara en la cumbre, dijo que los aliados respaldaron la posición búlgara sobre la presencia de la OTAN en la región del mar Negro. Al mismo tiempo él descartaba la idea respaldada por la OTAN sobre una flotilla conjunta diciendo:

Esto no significa de ningún modo, y que nadie esté comentando el tema por el uso de la palabra flotilla, que espero que ya hayamos olvidado… No hay tal cosa y nunca habrá tal cosa, enfatizó.

La contradicción entre Rumanía y Bulgaria sobre la seguridad en el mar Negro afectará a la actividad de la brigada multinacional rumano-búlgara para ser establecida según la resolución de la cumbre de la OTAN en Varsovia.

No está preparada para una intensificación

En abril de 2016, Gallop publicó un estudio sobre la opinión pública en Europa del este sobre las percepciones de las amenazas a la seguridad nacional. Rusia no fue considerada como una amenaza a la seguridad nacional en Bulgaria, al contrario que en Rumanía, donde la propaganda belicista de la OTAN hizo que el 52% considerase a Rusia como una amenaza principal a la seguridad nacional, incluso sin que Rusia mostrase ningún interés particular hacia Rumanía.

La maniobra del primer ministro búlgaro muestra que los EEUU y la OTAN tienen menos control sobre las élites políticas en este país que en Rumanía. Ellos prefieren la estrategia de un juego a dos bandas, apuntando a recibir preferencias tanto desde EEUU como desde Rusia. Fue Borisov quien realmente arruinó todos los proyectos conjuntos ruso-búlgaros, incluyendo el South Stream e impulsó la colaboración militar (incluyendo bases) con los EEUU. Si tal jugador se opone a los planes de la OTAN, dice mucho su postura suicida bajo el texto. Por otro lado, la reciente reconciliación entre Rusia y Turquía puede influir el cambio de comportamiento del liderazgo búlgaro (o al menos la parte representada por el primer ministro), debido a la gran influencia turca en el país. Esa señal sería vista indudablemente por las autoridades rusas.