Una visita amistosa: Sergey Lavrov viaja a Grecia

01.11.2016

Este 1 de noviembre, el canciller ruso, Sergei Lavrov, comienza su viaje de dos días a Grecia. Durante su visita, Lavrov planea discutir con los líderes griegos los temas actuales de las relaciones bilaterales, las contradicciones entre Moscú y Bruselas, así como buscar soluciones a los problemas internacionales más urgentes.

Un socio fiable

Las relaciones entre Rusia y Grecia se han destacado siempre por un alto nivel de confianza mutua. Una única identidad ortodoxa y fuertes lazos históricos y humanitarios convierten a ambos países en unos socios de confianza, a pesar de la integración de Grecia en la UE y la OTAN. Moscú considera a Atenas como un conductor de sus intereses en la Unión Europea, a su vez, Atenas ve a Moscú como un asistente económico y político en el contexto de la crisis actual.

La cuestión de Chipre del Norte

La parte griega intentará garantizar el apoyo de Moscú para implicar a todos los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU en la discusión sobre la búsqueda en una solución aceptable en el conflicto entre los griegos y la parte turca en Chipre. En 1974 se produjo la invasión turca de la isla. Debido a esto, en el norte de la misma se encuentra una república no reconocida. Atenas intentará utilizar la influencia de Moscú sobre Ankara en la resolución de este problema.

El proyecto "Turkish Stream"

Otro tema muy importante que no pasará inadvertido durante la visita de Sergei Lavrov, es el proyecto "Turkish Stream". A pesar de una fuerte presión por parte de Bruselas y Washington, Grecia está lista para formar parte activa en la ejecución del proyecto: si el gasoducto pasa a través del Peloponeso, entonces Atenas podrá usar este asunto a su favor en las conversaciones con la burocracia europea y con Berlín.