Reino Unido elige un "Hard Brexit"

19.01.2017

La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado los planes del gobierno para un Brexit completo y planea una nueva relación con la Unión Europea.

Theresa May ha dado los siguientes pasos específicos: retirarse del mercado europeo y cancelar los acuerdos comerciales, poner fin a la jurisdicción de la Corte Europea sobre el territorio del reino y un control independiente sobre la migración. Sin embargo, el primer ministro destacó la necesidad de cooperación con la UE en el ámbito de la defensa y la seguridad, en particular en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia internacional.

Reacción

Los políticos y expertos británicos y europeos occidentales han reaccionado de manera diferente al plan de Londres de retirarse por completo de la Unión Europea. El plan ha inspirado a los euroescépticos, pero ha decepcionado a los partidarios de la UE.

La declaración de Theresa May ha causado una reacción de pánico entre las élites liberales. Muchos políticos han declarado que hay riesgos altos implicados en un "Brexit duro". Los críticos prometen consecuencias catastróficas para la economía y graves problemas políticos con la Unión Europea.

Además, las fuerzas neoliberales temen que el proceso de salida de la UE conduzca al establecimiento de un nuevo orden mundial, así como a un fortalecimiento de los partidos de derecha y de los euroescépticos en las próximas elecciones en Holanda, Francia y Alemania. Los expertos no excluyen que el Brexit podría causar un efecto dominó.

Pendiente de la decisión del Parlamento

En noviembre del año pasado, la Corte Suprema de Londres dictaminó que el procedimiento del Brexit no puede iniciarse sin la aprobación del parlamento. Después de la declaración de la corte, el gobierno apeló ante la Corte Suprema.

El Tribunal Supremo del Reino Unido decidirá el 24 de enero si los ministros o el parlamento tienen la autoridad legal para activar Brexit.

Antecedentes

Los residentes del Reino Unido votaron en un referéndum general acerca de la retirada del país de la Unión Europea. El 52% de los participantes votaron a favor de esta decisión, mientras que permanecer en la UE contó con el 48% del voto de la población. Así, el proceso de salida del país de la Unión Europea ha comenzado. Los resultados del referéndum tendrán un impacto directo en el futuro no sólo del Reino Unido, sino también de toda la UE.